«

»

Life coach o coach personal

 

De nuestro curso de coaching

El coaching, es una especie de consultor, mentor, amigo que permanece siempre disponible, que nos ayuda a modificar comportamientos y aptitudes; competencias y conductas. Que orienta y capacita al individuo para obtener lo mejor de sí mismo, con la finalidad de llevar a cabo una vida más satisfactoria.

Life coach o coach personal

El coaching es una forma interactiva de ayudar a los demás (personas, empresas, organizaciones), a desarrollarse rápidamente con la finalidad de conseguir resultados óptimos.

El coach, trabaja en diferentes aspectos de la vida:

  1. Vida privada.
  2. Vida profesional.
  3. En las finanzas.
  4. En la salud.
  5. En las relaciones humanas.Un coach profesional ayuda al coachee a:
  6. Es un profesional de la “escucha activa” y de la observación. Entre el coach y el coachee (cliente) se crea un ambiente de confidencialidad.
Definir objetivos.
Elaborar estrategias.
Utilizar sus recursos.
Tomar decisiones.
Enfrentarse a situaciones difíciles.
Desarrollar las actividades profesionales.
Establecer y mantener relaciones humanas sanas y duraderas.
Construir la vida que realmente le conviene.

 

El contacto con el coach puede ser directo y a través de la teleformación, en la cual se emplean el teléfono e Internet entre otros materiales pedagógicos.

“El coach es la persona donde se reflejan los contrasentidos del cliente, lo que ofrece a éste una forma diferente de comprender cómo se alinean su propia personalidad, sus roles, sus actos y sus resultados”.

Cuadro de cualidades y habilidades de un coach.

Un buen coach debe adquirir y tener la habilidad de:

      Armonía / rapport (relación)
      Articular lo que está pasando.
      Automanejo de las emociones, del tiempo.
      Brainstorming (Tormenta de ideas, creatividad).
      Claridad.
      Confidencialidad.
      Crear confianza.
      Desafío.
      Escuchar.
      Establecer y planear metas.
      Estructura.
      Fondo de la cuestión.
      Imparcialidad.
      Interés.
      Interrupciones con tacto, demostrando qué es importante.
      Intuición.
      Llevar a cabo la acción.
      Metáforas.
      Mantener la agenda del cliente.
      Mantenerse enfocado en el coaching.
      Paciencia.
      Pedir permiso.
      Preguntas poderosas (preguntas abiertas: cómo, qué, cuándo).
      Reconocer los resultados, ser consciente de ellos.
      Reencuadre.
      Responsabilidad (dar importancia a los logros obtenidos).
      Silencio.
      Solicitar información.
      Uso del lenguaje del cliente.
      Validación de los valores del cliente.
      Ver desde una posición de meta.
      Visión.
      Visualizar.

 

Al término de esta lista de relación de cualidades y habilidades de un buen coach, nos planteamos la siguiente cuestión:

“¿Existe alguna persona que pueda ser coach?”

No es necesario que una persona sea dueña de todas las habilidades expuestas, pero sí que al menos sea poseedor de la mayoría de estas cualidades, de modo que pueda potenciarlas, para así suplir la carencia de las demás.

A diferencia de un consultor o especialista, el coach no necesita tener conocimientos específicos de temas referentes a la consultoría o la sicología. Tampoco tener experiencia en el tema del que tratará con su cliente.

Sí debe estar convencido de que lo que ofrece es el mejor camino, de que su cliente será capaz de conseguir sus objetivos.

“El coach menos capaz tiende a usar su experiencia en exceso y así reduce el valor de coaching, porque cada vez que instruye de este modo, reduce la responsabilidad del discípulo” (John Whitmore, Entrenado para el desempeño empresarial).

 

Metodología del coaching.

El coaching utiliza las entrevistas para profundizar en la comunicación interpersonal, los estilos de comportamiento, la capacidad de liderazgo y la toma de decisiones de su cliente.

Todo ello mediante un diálogo privado basado en la confianza y la confidencialidad.

Las entrevistas se llevan a cabo mediante e -mail, conversaciones telefónicas, chat o presenciales. La frecuencia, los horarios y el lugar de dichas entrevistas se acuerdan entre coach e interlocutor.

Es importante que el interlocutor esté dispuesto a ver las cosas con nuevas expectativas. A reconocer cuáles son sus errores, de modo que el coach pueda proporcionarle aquello que sea necesario para mejorar su situación.

 

 

 

Proceso de coaching personalizado en siete etapas, creado por         W. Byham.
  1. Explicar el propósito y la importancia de lo que se está tratando de enseñar.
  1. Explicar los procesos.
  1. Mostrar a las personas los modos de realización y las técnicas que deben utilizar.
  1. Observar mientras las personas practican el proceso.
  1. Proveer retroalimentación inmediata y específica, ya sea para corregir errores o para reforzar éxitos.
  1. Expresar confianza en la habilidad de la persona para que tenga éxito.
  1. Llegar a acuerdos con las personas en relación con acciones de seguimiento.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *