Aplicación de técnicas de seguridad y primeros auxilios

Aplicación de técnicas de seguridad y primeros auxilios

Aplicación de técnicas de seguridad y primeros auxilios

Del curso online de Atención Sociosanitaria

APLICACIÓN DE TÉCNICAS DE SEGURIDAD Y PRIMEROS AUXILIOS

4.1. PRIMEROS AUXILIOS

Son los cuidados inmediatos, provisionales y adecuados que los cuidadores deben prestar mientras esperan la asistencia del personal sanitario especializado.

Ante situaciones de riesgo, los cuidadores deben:

  • Mantener la calma y actuar con decisión.
  • Conocer y saber identificar las situaciones en las que es imprescindible solicitar ayuda
  • Reconocer el lugar de los hechos y el estado general de la víctima

 

Su carácter inmediato radica en su potencialidad de ser la primera asistencia que esta víctima recibirá en una situación de emergencia, aspecto relevante en la atención a domicilio. Dadas las características en la prestación de la asistencia domiciliaria, el auxiliar de ayuda a domicilio debe estar familiarizado con las técnicas básicas de primeros auxilios, ya que, en muchos casos, ante la aparición de una urgencia seremos los únicos profesionales que estemos presentes en ese momento, por lo que es fundamental saber actuar ante la aparición de las principales urgencias que pueden darse en el domicilio del usuario.

 

Los principios básicos del socorrismo son: Proteger, Alertar y Socorrer (PAS).

  1. Proteger: en primer lugar, a él mismo y luego a la víctima. Podemos evitar nuevos accidentes, si señalizamos el lugar del accidente. Solo si hay peligro para el accidentado se deberá desplazar manteniendo recto el eje cabeza•cuello•tronco.

 

  1. Alertar: consiste en avisar, informar y pedir ayuda. Esto implica que, antes de iniciar cualquier maniobra de auxilio, el cuidador debe solicitar ayuda. La petición de ayuda ha de consistir en informar debidamente de lo ocurrido con el mayor detalle y con la mayor serenidad
  2. Socorrer: consiste en realizar una primera valoración primaria que consiste en reconocer los signos vitales de la persona evaluando el nivel de consciencia (consciente o inconsciente), la respiración (sí respira por sí misma) y la circulación (si tiene pulso) y posteriormente una valoración

 

4.2. INTOXICACIONES

Los accidentes por intoxicación más frecuentes en el hogar son los producidos por ingesta, inhalación o contacto de productos de limpieza, así como la ingesta de medicamentos o alimentos en mal estado. Una sustancia se considera tóxica cuando tomada en una concentración determinada es capaz de dañar el organismo.

Sustancias tóxicas son:

  • Los medicamentos
  • Los productos de limpieza de uso doméstico
  • Humo de
  • Intoxicaciones alimentarias

Las entradas de las sustancias tóxicas en el organismo pueden ser por vía:

  • Digestiva
  • Respiratoria
  • Parenteral

 

Las manifestaciones que puede presentar la víctima depende de:

  • La naturaleza de la sustancia tóxica
  • La vía de acceso de la sustancia tóxica
  • La cantidad o concentración de las sustancias tóxicas.
  • La sensibilidad de la persona

 

Actuación ante una intoxicación

  1. Ante la sospecha de una intoxicación, es importante averiguar el tipo de tóxico, la concentración, vía de entrada, tiempo transcurrido…
  2. Se valora el estado de conciencia, el pulso y la respiración.
  3. En algunas intoxicaciones existe la posibilidad de administrar antídotos (son sustancias que neutralizan los efectos tóxicos)
  4. Está prohibido provocar el vómito en los siguientes casos:
  • Inconsciencia
  • Si convulsiona
  • Si hay dificultad respiratoria
  • Si la sustancia ingerida es: lejía, agua fuerte,

 

Actuación ante una intoxicación por gases

Cuando se da una intoxicación por esta causa se dará oxigeno sin limitaciones, se trasladará a la persona semisentada. Se aflojará la ropa para facilitar la respiración, y se trasladará urgentemente a un Centro Hospitalario.

 

 

4.3. TRAUMATISMOS. VENDAJES E INMOVILIZACIONES

4.3.1- TRAUMATISMOS

Los traumatismos en las extremidades producen lesiones en huesos, articulaciones, músculos y en órganos próximos.

Las lesiones más corrientes son:

  • Esguince: lesión de los ligamentos que unen una articulación, lesión que se produce tras un movimiento forzado. Los más comunes son el de tobillo o rodilla.

Síntomas: dolor, inflamación e impotencia funcional.

Procedimiento de actuación ante un esguince

  1. Aplicar hielo o compresas frías.
  2. Levantar la extremidad afectada y dejarla
  3. Inmovilizar la articulación
  4. No se debe aplicar pomadas hasta no visitar al médico para no enmascarar los síntomas.

 

  • Luxación: separación de los dos extremos que forman una articulación. Síntomas: dolor intenso, inflamación de la articulación, deformación de la articulación e impotencia

Procedimiento de actuación ante una luxación

  1. Aplicar frío
  2. Inmovilizar y no intentar reducir la
  3. Trasladar a la persona a un Centro

 

  • Distensión: se produce cuando hay un estiramiento y desgarro de músculos o tendones al forzar demasiado el músculo.

Síntomas: dolor, inflamación e impotencia funcional, pero a nivel del músculo.

Procedimiento de actuación ante una distensión

  1. Elevar la extremidad e inmovilizar la
  2. Aplicar frío.
  3. No aplicar pomadas
  4. Trasladar a un Centro Sanitario a la
  • Fractura: se produce al romperse el

 

Técnicas de seguridad y primeros auxilios del curso de atención sociosanitaria a domicilio

 

 

Administración de medicación en el domicilio

Administración de medicación en el domicilio

Administración de medicación en el domicilio

Del curso online de Atención Sociosanitaria

 

ADMINISTRACIÓN DE MEDICACIÓN EN EL DOMICILIO

4.1. EVOLUCIÓN DEL METABOLISMO EN EL CICLO VITAL.

Las mitocondrias son las “centrales energéticas” de las células. Allí, algunas moléculas como la glucosa se oxidan y se rompen en trozos más pequeños. En esta reacción se liberan átomos de hidrógeno (se liberan electrones, pero suelen ir acompañados de protones: electrón + protón = 1 átomo de H). Este hidrógeno se une al oxígeno y se forma moléculas de agua.

Todas las células requieren energía para sus funciones. El alimento es la fuente de energía y también de materiales para construir. En la digestión se van degradando las grandes macromoléculas de alimentos en trozos más pequeños. Estas sustancias degradadas se llevan hasta las células, donde se obtienen la energía y los materiales (el objetivo de la nutrición). Para ello van a sufrir un conjunto de reacciones que se denominan metabolismo.

Metabolismo es el conjunto de reacciones por el que se obtiene, a partir de sustancias ya digeridas, energía y materia.

Al proceso de degradación de las grandes macromoléculas en otras mucho más pequeñas se le denomina Catabolismo. Luego hay otro proceso de síntesis de materias orgánicas -con gasto de energía- que se conoce como Anabolismo.

 

4.2. PRINCIPIOS DE FARMACOLOGÍA GENERAL.

La farmacología humana es la ciencia que estudia el origen, las acciones y las propiedades de los fármacos en el organismo humano.

 

Un fármaco es toda sustancia química de orígenes animales, vegetales o sintéticos que tiene propiedades preventivas, diagnósticas, terapéuticas, y paliativas.

Un medicamento es el estado final bajo el cual se presenta un fármaco para su uso práctico, para la consideración del máximo beneficio terapéutico para el individuo y minimizando los efectos secundarios indeseables.

Presentaciones de los medicamentos

  • Líquidas: solución, jarabe, infusiones, aerosoles, colirio, inyectables, emulsión, enema y
  • Sólidas: polvos, granulados, tabletas, grageas, cápsula y píldoras.
  • Semisólidas: suspensión, emulsión, pasta, crema, pomada, ungüento, geles, lociones, óvulos, jaleas y
  • Otras: nanosuspensión, dispositivos transdérmicos, inhaladores e

 

Componentes de los medicamentos:

Los medicamentos se componen de dos elementos fundamentales:

MEDICAMENTO = FÁRMACO (principio activo) + EXCIPIENTE.

FÁRMACO o principio activo: Sustancia que dota al medicamento de su capacidad para prevenir, diagnosticar o tratar una enfermedad.

EXCIPIENTE: Ingrediente que se añade al fármaco para constituir el medicamento (darle su consistencia, forma y volumen) y para facilitar su administración y absorción, pero que es inactiva farmacológicamente hablando.

Denominaciones:

Un fármaco puede denominarse de tres formas distintas:

  • Marca: Es el nombre comercial del fármaco (por ejemplo, Neobrufén).
  • Nombre químico: es el nombre del principio activo (Ibuprofeno).
  • Acción general del fármaco: El nombre recoge la acción que realiza el fármaco (analgésico).

 

Efectos que puede producir un fármaco:

  • Efecto terapéutico: Es el efecto conseguido con la administración del fármaco (por ejemplo, quitar un determinado dolor).
  • Efecto secundario: Efectos no perseguidos cuando administramos un fármaco. Generalmente son conocidos (vienen descritos en el prospecto del fármaco), siendo aceptados por la mayor acción beneficiosa del efecto terapéutico. Sólo en casos de especial significación se justifica la suspensión de la administración.

 

Vías de administración:

  • Vía oral: El medicamento se ingiere por la boca y absorbe en el tracto digestivo. Es la forma de administración más
  • Vía sublingual: El fármaco se deposita debajo de la lengua, donde debe permanecer hasta su total disolución. Es una vía de administración muy rápida dada la fuerte vascularización de la
  • Vía respiratoria: El fármaco se administra en las vías respiratorias, en forma de aerosoles o
  • Vía tópica: El fármaco se administra directamente sobre la piel y mucosas, ya sean de tipo dermatológico (sobre la piel) o en forma de gotas (nariz, oídos y ojos).
  • Vía rectal: El fármaco es administrado por el recto. La presentación más habitual es el
  • Vía vaginal: Fármaco administrado en la vagina, generalmente en forma de óvulos o
  • Vía parenteral: El fármaco se administra en el organismo atravesando la piel o membranas con catéteres. Es una vía muy rápida. Puede ser subcutánea (habitual en insulinas. Es la forma parenteral más lenta), intramuscular (en los músculos, generalmente brazos, piernas y glúteos) e intravenosa (directamente en una vena, pasando directamente al torrente circulatorio).

 

Administración de medicación en el domicilio. Curso de atención socio sanitaria

 

Utilización de técnicas de alimentación

Utilización de técnicas de alimentación

Utilización de técnicas de alimentación

Del curso online de Atención Sociosanitaria

TEMA 2. UTILIZACIÓN DE TÉCNICAS DE ALIMENTACIÓN

2.1. ALIMENTACIÓN POR VÍA ORAL, ENTERAL

2.1.1. ALIMENTACIÓN POR VÍA ORAL

La alimentación por vía oral (a través de la boca) es la primera elección en la alimentación de los usuarios. Es el que mejor prepara los alimentos para su posterior procesado, supone el mantenimiento de la autoestima y satisfacción del usuario al poder disfrutar más de los alimentos.

Comprende cinco etapas, que se corresponden con las fases del proceso digestivo: masticación. deglución, digestión, absorción y asimilación.

Se debe prestar especial atención a las dos primeras para evitar problemas. La masticación es fundamental para la preparación del alimento y para la absorción.

También para evitar riesgos en la deglución, como el atragantamiento, que puede resultar fatal para el usuario. Los ancianos son otro de los grupos con un elevado riesgo de atragantamiento por alimentos. El hecho de tener su sistema muscular y sus reflejos debilitados agrava la situación. Además, y muy a menudo, son personas que viven solas, por lo que un episodio de este tipo puede resultar fatal. Es por ello fundamental vigilar el estado dentario de los usuarios y su capacidad de deglución. En caso de tener las funciones de masticación disminuidas, resulta preferible, bajo prescripción médica, optar por una alimentación blanda o semilíquida.

 

 

Algunos de los alimentos que más se relacionan con episodios de atragantamiento son frutos secos, jamón, embutidos como chorizo o salchichón, sobre todo si tienen piel, lonchas de bacon, trozos grandes de carne, calamares, pulpo, quesitos, aceitunas, cerezas, huesos de frutas, palomitas de maíz, caramelos y chicles. También algunos alimentos en polvo como el cacao soluble pueden provocar cuadros de asfixia, si se inhalan por la boca, porque dificultan el flujo de aire. Además de evitar estos alimentos, conviene tener otras precauciones, como cortar los alimentos en trozos pequeños, y masticar la comida en forma lenta y cuidadosa, sobre todo si se usa dentadura postiza. También es fundamental evitar reírse y hablar mientras se mastica y traga, al tiempo que se debe tratar de no consumir mucho alcohol antes y durante las comidas.

Técnicas de alimentación. Atención socio sanitaria

 

 

 

Planificación del menú

Planificación del menú

Planificación del menú

Del curso online de Atención Sociosanitaria

TEMA 1 PLANIFICACIÓN DEL MENÚ DE LA UNIDAD CONVIVENCIAL.

  • PRINCIPIOS DE ALIMENTACIÓN Y NUTRICIÓN

El conocimiento exhaustivo de los aspectos fundamentales de la alimentación y nutrición humanas es fundamental en la labor de la atención domiciliaria, puesto que son uno de los pilares para el mantenimiento y mejora de la salud de los usuarios y de su calidad de vida.

Por otro lado, el auxiliar domiciliario cumple en muchos casos un papel fundamental en la planificación, aprovisionamiento y elaboración de las comidas a los usuarios que atiende.

El concepto moderno de nutrición fue establecido por Lavoisier a mediados del siglo XVIII. Demostró que la alimentación respondía a un problema energético. Sin alimentos un organismo muere igual que un coche sin gasolina. Pero, además de proporcionar la energía necesaria, los alimentos deben aportarnos ciertas sustancias químicas que se llaman nutrientes. Estos son liberados por los alimentos durante la digestión.

La nutrición es una disciplina científica que estudia y analiza los procesos mediante los cuales nuestro organismo utiliza, transforma e incorpora en sus estructuras una serie de sustancias químicas definidas que forman parte de los alimentos.

La dieta es, cómo, cuánto y qué clase de alimentos se deben tomar diariamente para satisfacer las necesidades nutritivas de nuestro organismo.

 

Una nutrición adecuada es la que cubre:

  • Los requerimientos de energía a través de la metabolización de nutrientes como los carbohidratos, proteínas y grasas. Estos requerimientos energéticos están relacionados con el gasto metabólico basal, el gasto por la actividad física y el gasto inducido por la
  • Las necesidades de micronutrientes no energéticos como las vitaminas y minerales.
  • La correcta hidratación basada en el consumo de bebidas, en especial el agua.
  • La ingesta suficiente de fibra dietética.

Los objetivos dietéticos se representan mediante diferentes recursos gráficos, uno de ellos es la pirámide de los alimentos.

 

 

Planificación del menú

 

 

 

Técnicas de aseo e higiene

Técnicas de aseo e higiene

Técnicas de aseo e higiene

Del curso online de Atención Sociosanitaria

 

TEMA 3. APLICACIÓN DE TÉCNICAS DE HIGIENE Y ASEO DE LA PERSONA DEPENDIENTE

3.1. PRINCIPIOS ANATOMOFISIOLÓGICOS DEL ÓRGANO CUTÁNEO Y FUNDAMENTOS DE HIGIENE CORPORAL. PATOLOGÍAS MÁS FRECUENTES.

La piel se puede definir como el órgano vital que funciona como barrera protectora entre las vísceras, órganos y músculos, que constituyen al ser humano, y el medio externo.

La piel es el órgano más extenso y voluminoso del cuerpo y tiene capacidad para renovarse y repararse. Forma junto con las faneras el sistema tegumentario.

Las faneras contribuyen o ayudan a la piel a realizar sus funciones. Son: el pelo, las uñas, y las glándulas sudoríparas y las sebáceas.

 

3.1.1.     CAPAS DE LA PIEL

La piel está formada por tres capas superpuestas que son:

  • epidermis,
  • dermis
  • Epidermis: es la capa más superficial de la Se caracteriza por la ausencia de vasos sanguíneos y porque se nutre a partir de tejido adiposo que se encuentra en estratos inferiores. Está formado por tres tipos de células diferentes: queratinocitos, melanocitos y las células de Langerhams.
  • Queratinocitos: suponen el 80% del volumen total de la estructura epidérmica y su principal función es llevar a cabo la síntesis de la queratina.
  • Melanocitos: se encargan de la producción de la melanina, sustancia encargada de la pigmentación de la La cantidad de melanina define la resistencia de la piel ante la agresión solar, ya que actúa como responsable de la absorción de la radiación ultravioleta.
  • Células de Langerhams: persiguen la captación de antígenos y linfocitos para garantizar las respuestas
  1. Dermis: es la capa intermedia de la piel. Es más gruesa que la capa epidérmica, dispone de vasos sanguíneos y estructuras nerviosas, y en ella se alojan la mayoría de los anejos (glándulas sudoríparas, glándulas sebáceas, el pelo y las uñas).

Esta capa contiene colágeno, elastina y fibras reticulares.

En esta capa se lleva la función esencial de recepción de estímulos y emisión de respuestas realizada por corpúsculos especializados. Ej. Los corpúsculos de Meissner son los responsables de la sensación táctil, los corpúsculos de Pacini son los responsables de la sensación de presión.

  1. Hipodermis: es la capa más profunda. Su grosor es variable según la zona del cuerpo que Ésta se compone de tejido conjuntivo y de tejido adiposo, y está en contacto con zonas internas del cuerpo como los músculos, las articulaciones, las prominencias óseas o las vísceras.

3.1.2.     FUNCIONES DE LA PIEL

Las principales funciones de la piel son las siguientes:

  • Termorregulación: Ayuda a mantener la temperatura corporal dentro de un valor constante. Los mecanismos de la piel para realizar esta función son, entre otros, la generación de sudor, el acúmulo de tejido adiposo y las reacciones locales. Se comporta como una estructura
  • Protección: protege al organismo de traumatismos mecánicos, radiaciones, invasión de sustancias extrañas y gérmenes.
  • Excreción: la piel posee una función excretora de sustancias de desecho a través del
  • Función de relación con el medio externo: comunica al individuo con el mundo exterior debido al gran número de terminaciones nerviosas que aseguran la recepción de los estímulos táctiles, térmicos y
  • Función secretora: la piel secreta grasa por las glándulas sebáceas. Esta grasa la protege de la sequedad y el agrietamiento, así como de la radiación
  • Función metabólica: asegura la síntesis de carotenos, melanina y vitamina D, esencial en el crecimiento y regeneración de los
  • Función de absorción: la piel puede ser utilizada como vía tópica en la administración de algunos

3.1.3.    PATOLOGÍAS MÁS FRECUENTES

Las lesiones cutáneas se originan cuando la integridad de la piel se ve alterada. Estas lesiones pueden ser de dos tipos:

A.                     LESIONES PRIMARIAS

Se originan a partir de trastornos cutáneos producidos por procesos sistémicos y en ellas no existe ruptura de la piel. Estas a su vez se pueden clasificar en:

Consistencia sólida:

  • Mácula purpúrea: Lesión no sobreelevada que se manifiesta por un cambio de coloración de la
  • Pápula: Lesión sobreelevada inferior a 1cm. De diámetro. Puede ser epidérmica (verruga), térmica (granuloma anular) o dermoepidérmica (liquen plano).
  • Roncha o habón: Lesión pápulo-edematosa, blanca o rosada, típica de la urticaria, de corta duración.
  • Tubérculo: Lesión elevada producida por inflamación crónica y que deja cicatriz cuando
  • Nódulo: Lesión de más de 1 cm. De diámetro localizada en epidermis o dermis.
  • Tumor: Masa que crece y se desarrolla en la piel, de material normal o patológico o por células. Con carácter benigno o

Consistencia líquida:

  • Vesícula: Lesión de tamaño inferior a 0,5 De contenido purulento.
  • Ampolla: De mayor tamaño que la vesícula. Pueden ser epidérmicas, rompiéndose en este caso fácilmente, o subepidérmicas, en cuyo caso son tensas.
  • Pústula: Pequeña elevación cutánea parecida a la ampolla pero con pus en el
  • Quistes: Lesiones de contenido variado (líquido, sólido o semilíquido) producidas por una pared epitelial que las rodea y

 

B.                              LESIONES SECUNDARIAS

Se producen como consecuencia o debido a la evolución sufrida por lesiones primarias

  • Lámina compuesta por células epiteliales queratinizadas desprendidas de la superficie (ictiosis, psoriasis, dermatitis seborreica, …)
  • Costras: Producidas por desecación de exudados o
  • Escara: Lesión producida por tejido neurótico, de color negro y límites netos.
  • Erosión: Pérdida superficial de la epidermis que cura sin
  • Excoriación: Solución de continuidad que afecta a epidermis y dermios papilar.
  • Úlcera: Pérdida de sustancia que afecta a epidermis, dermis, tejido subcutáneo.

 

 

C.                                          OTRAS PATOLOGÍAS

  • Acné: Es una enfermedad de origen multifactorial y de base Se puede definir como una enfermedad inflamatoria crónica.
  • Psoriasis: enfermedad inflamatoria crónica de la piel que se caracteriza por producir lesiones cutáneas en forma de máculas y pápulas recubiertas por escamas estratificadas. Enfermedad crónica con brotes de agudización. No
  • Herpes simple: Afección aguda que se presenta en forma de erupción. Son vesículas agrupadas que se sitúan sobre un área o zona eritematosa. De origen infeccioso, producida por el virus herpes
  • Forúnculo: Es una afección de la piel, una infección purulenta producida por bacterias. Se localiza en zonas de la piel ricas en folículos pilosebáceos (nuca, cuello, cintura, ingles, glúteos) y sobre todo en esas zonas que están expuestas al roce.
  • Pediculosis: Junto a la sarna, la pediculosis es la zooparasitosis más frecuente. El piojo se alimenta de sangre varias veces al día y al picar en la zona desencadena un cierto escozor acompañado de un prurito
  • Tiña: Es una infección producida por hongos que afecta a la piel, las uñas, pelos y cabello, causada por diferentes especies de
  • Sarna: Es una enfermedad parasitaria producida por un parásito (un arácnido del orden de los ácaros). La hembra labra en la capa córnea de la piel humana túneles donde deposita excrementos y huevos. Es una enfermedad de alta contagiosidad y se produce en forma de

 

3.1.4.    ANEJOS CUTÁNEOS (FANERAS)

Como hemos mencionado anteriormente, son el pelo, las uñas, y las glándulas sudoríparas y las sebáceas y contribuyen o ayudan a la piel a realizar sus funciones.

a)     Las glándulas sudoríparas

Son las glándulas encargadas de segregar sudor. Estas regulan la temperatura y eliminan desechos a través de la piel. Están distribuidas por todas las regiones de la piel excepto en los labios y en el tímpano. Hay dos tipos:

  • Glándulas sudoríparas ecrinas: Se encuentran por toda la piel y, en mayor número en palmas y plantas de pies y
  • Glándulas sudoríparas apocrinas: Se localizan en axilas, pubis, párpados…. El sudor segregado por estas glándulas es más espeso y oloroso.

b)      Las glándulas sebáceas

Son las glándulas encargadas de la producción de sebo, que permite la hidratación y la nutrición de la piel consiguiendo que la piel se mantenga impermeable y sea más flexible. Estas glándulas se encuentran repartidas prácticamente por toda la superficie corporal, manifestándose principalmente en la cara, frente y cuero cabelludo. Hay gran cantidad en las regiones genitales femenina y masculina. No existen en la palma de las manos ni en la planta de los pies.

c)    El pelo

El pelo propiamente dicho está formado por un tallo visible al exterior y una raíz situada en el espesor de la dermis. Se distribuye por toda la piel en número, longitud y espesor variables a excepción de ciertas regiones (las palmas de la mano y pie). En la especie humana existen dos variedades de pelo: vello y pelo. El pelo tiene una función protectora. Así el pelo de la cabeza protege la calota craneal de los rayos del sol y disminuye la pérdida de calor.

d)    Las uñas

Son producciones epidérmicas que se localizan en las extremidades. Su función es la de proteger las yemas de los dedos y permitir los movimientos finos de las manos. Son semitransparentes.

El déficit de algunos minerales y vitaminas puede modificar el color de las uñas o provocar la aparición de manchas.

 

3.1.5. FUNDAMENTOS DE HIGIENE CORPORAL

La higiene es una suma de procesos que permite una mejor defensa de la piel contra las enfermedades. Sin higiene personal corporal, la enfermedad es más grave ya que el organismo se hace menos resistente.

En el servicio de atención en el domicilio, el profesional es el responsable de la limpieza del usuario, debe dejarlo en las mejores condiciones de defensa posible, asegurándole una higiene perfecta. En la persona dependiente ésta debe hacerse de una forma más meticulosa que en un individuo sano, para que la piel cumpla eficazmente sus funciones de defensa.

La piel sucia de orina o excrementos corre el riesgo de macerarse e infectarse. Es por ello necesario en estos casos el aseo de los genitales varias veces al día.

Objetivos del aseo

  • Conservar el buen estado de la piel, eliminando la suciedad y el sudor (y de paso el mal olor). Sólo con una buena limpieza e higiene se consigue que la piel realice sus funciones con normalidad y no se produzcan infecciones bacterianas,
  • Estimular la circulación sanguínea. Si el usuario está acostado por tiempo prolongado, se disminuye el retorno
  • En caso de fiebre, reducir la temperatura
  • Refrescar al usuario, para que sienta sensación de confort y bienestar aumentando así su

Aspectos a tener en cuenta con respecto al usuario

  • Hay que tener en cuenta el pudor de la persona, pues a nadie le gusta mostrar su desnudez en esas circunstancias y ante personas extrañas. Para minimizarlo, se cubre al usuario con una sábana de forma
  • Moverlo con
  • Actuar rápidamente para disminuir el riesgo de
  • Evitar el enfriamiento. Para esto, descubrir sólo la región a limpiar y cubrir el resto del cuerpo. Utilizar biombos o cortinas que eliminen las corrientes de
  • Secar después de los cuidados y volverle a calentar si se ha
  • Reinstalar cómodamente a la

La técnica

Durante el aseo debe actuarse con método. Se limpiará cada parte del cuerpo de una en una. La secuencia de los gestos seguirá este orden:

  • Preparación de todo el material necesario antes de comenzar, y ponerlo a mano.
  • Poner sistemáticamente al usuario en la posición más cómoda posible, reduciendo al máximo sus
  • Protección del usuario y de la
  • Evacuación de las aguas, ropas sucias,
  • Volver a ponerlo todo en
  • Los cuidados se administrarán desde la derecha, a excepción del lavado, que se hará de arriba hacia

 

3.2. TÉCNICAS DE ASEO E HIGIENE CORPORAL SEGÚN TIPOLOGÍA DE AYUDA A DOMICILIO.

El material

Se hacen necesarios:

  • Los elementos de protección: hule, sábana pequeña, manta de baño.
  • Los elementos de lavado: toallas, guantes, esponjas, palangana, agua, jabón, crema hidratante, jarra,
  • Los elementos de recambio: ropa del usuario, ropa de
  • Los elementos de evacuación: orinal plano o cuña, bolsa para la ropa sucia o cubo,

El aseo completo y el baño

  • Lavado de pies diario. Lavado de cabellos una vez a la semana. Baño de limpieza en principio diario, si se puede en la bañera y si no, en la cama.
  • Deberán vigilarse la temperatura de la habitación y las corrientes de aire.
  • El aseo diario es el que se realiza todos los días, pero de una manera más simplificada (todos los días no se lavan los cabellos, etc.).

 

  • BAÑO EN BAÑERA O DUCHA

Descripción: es la técnica de aseo que se usa cuando el usuario es autosuficiente o requiere ayuda mínima. Como norma general, la ducha provoca efectos estimulantes en los usuarios, mientras que los efectos del baño son relajantes.

Material: alfombra antideslizante, jabón líquido adecuado, esponja desechable, toalla de baño (dos), pijama o camisón, bata y zapatillas, crema hidratante, peine y bolsa para la ropa sucia.

Protocolo:

  1. Explicarle al usuario que es la hora del baño y pedir su colaboración.
  2. Preparar el material de aseo, teniendo cuidado de que esté al alcance del
  3. Colocar la alfombra antideslizante en el suelo.
  4. Solicitarle al usuario que realice su higiene de forma
  5. Incidir en la importancia de secar correctamente la
  6. Proporcionar crema
  7. Introducir la ropa sucia en la bolsa.
  8. Recoger el material y anotar las incidencias si las
  9. Dejar al usuario en una posición cómoda en la cama o el sillón.

 

Observaciones:

  • Si el usuario no puede realizar su higiene de forma independiente, se le prestará la ayuda necesaria para: desvestirse, bañarse y aplicarse crema, vestirse y
  • Vigilar las medidas de seguridad, sobre todo si el suelo está
  • La higiene se puede realizar de pie o sentado en una silla de baño si el paciente lo necesita.

 

  • BAÑO COMPLETO EN LA CAMA

Descripción: es la técnica de aseo para los usuarios que por su estado no se pueden levantar de la cama, aunque conserven su movilidad. Se debe realizar siempre que sea necesario, pero como mínimo una vez al día, por la mañana, coincidiendo con el cambio de sábanas.

Material: guantes, palangana con agua caliente, jarra con agua, cuña o botella, esponjas desechables, toalla de baño y de cara, jabón desinfectante, champú, alcohol, gasas, pijama o camisón, crema hidratante, ropa de cama, bolsa para la ropa sucia, peine, cepillo y secador de pelo.

Protocolo:

  1. Explicarle al usuario la técnica que se le va a realizar y pedir su colaboración.
  2. Ofrecer la cuña o la botella antes de iniciar el
  3. Situar el material necesario de manera que esté a nuestro alcance.
  4. Lavarse las manos y ponerse los guantes.
  5. Colocar al usuario en decúbito supino.
  6. Desvestir al usuario y cubrirlo con la sábana o con una toalla o con una manta de baño para preservar su
  7. Iniciar el lavado por la cara con agua sin usar jabón:
  8. Los ojos se lavan con una gasa húmeda usando una para cada ojo.
  9. Para la higiene de los oídos, se empleará una gasa, nunca bastoncillos de algodón.
  10. Posteriormente el contorno de la boca y aletas de la nariz.
  11. Finalmente, cara y cuello, secándolos con otra toalla.
  12. Continuar con un orden descendente, colocando una toalla debajo y lavando de arriba hacia abajo: hombros, axilas, manos (meterlas en un recipiente con agua caliente, para facilitar la limpieza y el cortado de las uñas).
  13. Tórax, mamas y abdomen. En las mujeres lavar y secar bien el pliegue submamario. Para la zona pectoral hay que tenerla descubierta el menor tiempo posible o bien hacerlo por debajo de la toalla que la Insistir en la zona  umbilical.
  14. Piernas y pies. Se le coloca el pie en un recipiente con agua como ocurría con la mano. Primero se lava un miembro siempre de arriba hacia abajo y después se hace lo mismo con el Hay que secar muy bien los pliegues interdigitales.
  15. Colocar al paciente en decúbito lateral para el lavado y secado de la espalda. Aplicar crema hidratante masajeándolo.
  16. Posicionar de nuevo en decúbito supino y lavar la zona genital. Se le coloca una cuña debajo del periné con las piernas separadas y flexionadas. La higiene de los genitales se hace siempre en la dirección de genitales a región anal y nunca a la inversa. Se trata de evitar el arrastre de gérmenes del ano hacia los genitales, sobre todo en las mujeres. Enjabonar, aclarar y secar a fondo, realizando toques suaves con la toalla sin arrastrar ésta por la piel. Insistir en los pliegues inguinales.
  17. Cambiar la ropa de la cama.
  18. Vestir al usuario con pijama o camisón.
  19. Peinarlo y dejar al paciente en una posición cómoda.

Observaciones:

  • Se debe colocar al usuario en la posición más cómoda
  • Descubrir únicamente la zona sobre la que se está actuando.
  • El aseo se realiza por partes, haciendo enjabonado, enjuague y secado antes de pasar a la zona
  • En todos los pasos a seguir
  • Cambiar el agua y la esponja tantas veces como sea
  • Ofrecer al paciente la posibilidad de lavar él mismo la zona genital si puede
  • Se pueden realizar aseos parciales de diversas zonas del cuerpo si se
  • Escurrir bien la esponja para no mojar la cama innecesariamente. En todos los pasos se colocará la toalla de forma que proteja la almohada o la
  • Evitar enjabonar en exceso.
  • Evitar que en la habitación haya corrientes de aire. La temperatura adecuada es de 22-24º C
  • La temperatura del agua debe oscilar entre 37-40ºC. Es muy importante que el agua esté caliente, ya que con determinados usuarios (sudorosos, fatigados o con problemas cardíacos) utilizar agua con temperatura inferior a la corporal, puede producirles trastornos
  • Procurar preservar la intimidad de la persona, manteniéndola desnuda el menor tiempo
  • Si es posible, es importante que el aseo se realice entre dos personas, por ejemplo, el profesional y el cuidador principal, para disminuir la presencia de

 

3.2.3 BAÑO DE PERSONAS CON ALZHEIMER

Según el grado de evolución del Alzheimer, los cuidados de higiene que requiere el usuario varían. Se deben llevar a cabo unas medidas de seguridad:

  • Presencia de una persona responsable capaz de controlar las situaciones que puedan acaecer y vele por sus necesidades y
  • Seguridad, adecuar los accesos al baño. Protección antideslizamiento. Proveer un lugar bien iluminado, con temperatura adecuada y un ambiente tranquilo y tolerante, sin exigencias y con
  • Limitar el consumo de líquidos para fomentar la continencia vesical y
  • Adecuar la ropa (zapatos sin cordones, tirantes en lugar de cinturones, vestidos sencillos de fácil manejo, y usando velcro en lugar de ..)
  • No dejar que la persona se cierre por dentro del cuarto de baño. No debe haber ningún aparato eléctrico cerca de la bañera o ducha para evitar la electrocución.
  • A medida que avanza la enfermedad las uñas se cortarán para evitar lesiones.
  • Para el afeitado se usarán maquinillas eléctricas.

 

3.2.3 ASEO DEL CABELLO

Estas técnicas pueden realizarse junto al aseo general o bien por separado, puesto que su frecuencia variará dependiendo de las necesidades del usuario. Cuando el usuario pueda, las realizará por sí mismo y, si no, supliremos esta necesidad con los siguientes protocolos.

Descripción: los pacientes encamados necesitan realizar la higiene del cabello al menos una vez a la semana para evitar la suciedad y mejorar el confort.

Material: champú, palanca grande, pinza (Kocher, Pean o similar), peine, dos toallas, hule o plástico, 1 o 2 jarras de agua caliente, guantes y secador (opcional)

Protocolo:

  1. Explicarle al usuario lo que se le va a hacer y pedir su colaboración.
  2. Lavarse las manos y ponerse los
  3. Partiendo de la posición de decúbito supino, retirar la almohada y colocar al paciente en posición de Roser. Si no se puede retirar el cabecero, colocaremos al usuario en diagonal de forma que sobresalga la cabeza por un lateral de la cama y los brazos extendidos a lo largo del
  4. Retirar la ropa de cama que cubre a la persona hasta la cintura y taparle con una
  5. Enrollar una toalla por los hombros alrededor del cuello. Ponerle algodones en los oídos.
  6. Colocar el hule debajo de la cabeza y hombros del usuario, sujetando la toalla con una pinza.
  7. Hacer un canal con el hule hasta el recipiente o palangana para recoger el
  8. Proteger los ojos con la mano.
  9. Mojar el cabello y aplicar champú. Frotar y dar un masaje realizando movimientos circulares y suaves con las yemas de los dedos por el cuero cabelludo.
  10. Aclarar el cabello a fondo protegiendo los ojos. Repetir dos veces la técnica.
  11. Secar el cabello con una toalla.
  12. Retirar el hule con cuidado de no derramar restos de agua en la cama.
  13. Terminar de secar el cabello con la toalla o
  14. Peinar y acomodar al
  15. Verificar que la lencería de la cama y pijama o camisón no están mojados.
  16. Recoger el material, registrar la técnica y anotar las posibles incidencias.

 

En el mercado existente diversos accesorios para facilitar el lavado de cabeza en las personas encamadas.

 

3.2.3 ASEO DE LOS PIES

Materiales para el cuidado de pies y las uñas son: cortaúñas o tijeras de punta redonda, palangana con agua caliente, jabón, esponja, cepillo de uñas, toalla y crema hidratante.

Protocolo

  1. Los pies se introducen en una palangana con agua templada y se mantiene durante unos
  2. Después se lavan con esponja y cepillo.
  1. Posteriormente se secan, especialmente entre los espacios
  2. Cortar las uñas con cortaúñas o las tijeras. después del baño, procurando que el borde quede recto, redondeando con una lima un poquito en las
  3. Hidratar la

Observaciones

Tenga en cuenta que puede evitar muchos problemas si usted como profesional se asegura de que:

  • El usuario lleve un calzado que se adapte correctamente, de forma que no apriete ni roce sobre ningún área.
  • Debe realizar la limpieza de los pies diariamente con agua templada y con jabones
  • Se deben secar cuidadosamente, especialmente en los espacios interdigitales.
  • Asegúrese de que la persona mayor lleve medias o calcetines limpios diariamente y cambiar de zapatos
  • Evitar andar
  • Evitar la sequedad excesiva de la piel de los pies empleando cremas hidratantes o lociones (pero no usarlas entre los dedos).
  • Para suavizar los callos, sumergir los pies en agua templada con sal y frotar suavemente con piedra pómez. Acudir al podólogo con

 

  • CUIDADO DE LOS PIES DE PERSONAS CON DIABETES

Como consecuencia del mal control metabólico propio de la diabetes, el mecanismo de cicatrización se retrasa, apareciendo lesiones en los pies, que con frecuencia terminan en amputación. Por lo tanto, es importante el reconocimiento precoz y la prevención, vigilar los pies y mantener un corte adecuado de las uñas.

Durante la higiene es importante vigilar signos de enrojecimiento, inflamación y palidez de la piel.

 

Cuidados especiales:

Además de los que acabamos de indicar para el aseo normal de los pies:

  • Lavado diario, con agua tibia (no caliente, su insensibilidad puede producirle quemaduras),
  • Uso de jabón neutro o de
  • Tiempo de lavado
  • Cortar las uñas con frecuencia. Si tienen tendencia a encarnarse o son frágiles, acudir al podólogo.
  • Utilizar algodones entre los dedos si éstos presentan deformidades y se comprimen unos con
  • Uso de calzado adecuado y plantillas de
  • No andar descalzos. Se utilizarán calcetines de lana o algodón que no opriman los
  • No se debe utilizar calor directo (braseros, estufas, …) ya que el calor excesivo produce una mala irrigación sanguínea de los
  • Examen diario de los pies, observando color, temperatura, presencia de zonas de hinchazón, comienzo de ulceraciones, aparición de grietas e infecciones.

 

3.2.4 HIGIENE BUCAL

La boca, al ser una cavidad húmeda, es el lugar ideal para la anidación y el crecimiento de gérmenes, que perjudican la dentadura, las mucosas bucales y aumentan el riesgo de infecciones. La cavidad bucal requiere una atención diaria para mantenerse en las mejores condiciones. Una higiene oral deficiente lleva implícita problemas de salud tales como caries, enfermedad periodontal, etc. Los usuarios necesitan un control estricto de la higiene oral para prevenir enfermedades, aumentar el bienestar, mantener la mucosa en buenas condiciones y evitar contaminaciones de la vía respiratoria en pacientes intubados. Los cuidados evitan que los dientes se deterioren y así poder mantener hábitos de alimentación normales y una buena nutrición.

Como norma general, se realiza después de las comidas.

Podemos diferenciar tres procedimientos:

  1. Usuarios independientes o
  2. Usuarios inconscientes y/o con alto grado de dependencia.
  3. Usuarios con prótesis.

 

  1. Procedimiento para usuarios independientes o conscientes

Materiales: toalla, cepillo y seda dental, cepillo interdental, pasta dentífrica, vaso, batea, solución antiséptica (colutorio), riñonera, gasas, vaso con agua, toalla o pañuelo de papel.

Protocolo:

Siempre que un usuario pueda colaborar, hay que procurar que realice sus cuidados en la medida que se lo permitan sus posibilidades.

  • Explicarle al usuario la técnica que se le va a realizar y pedir su colaboración.
  • Lavarse las
  • Preparar el material para la higiene bucal y colocarlo al alcance del usuario.
  • Sentar a la persona en la cama si es posible. Si no puede incorporarse colocarla en decúbito lateral a un lado de la
  • Colocarle una toalla alrededor del cuello.
  • Si la persona se vale por sí misma, se cepillará ella misma los dientes. Explicarle la técnica de cepillado si es necesario. Colocar el cepillo en ángulo de 45° en el borde de las encías, cepillar los dientes con movimientos rotatorios, en sentido encía-diente siguiendo la línea longitudinal del diente.
  • Proporcionar al usuario un vaso con agua o colutorio para que se enjuague la boca y una batea para recoger los líquidos de enjuague.
  • Darle una toalla o pañuelo desechable para secarse la boca.
  • Recoger el material, acomodar al usuario, quitarse los guantes, lavarse las manos y anotar las posibles

b)      Procedimiento para usuarios con prótesis dental

Material: guantes, toalla, batea, gasas, cepillo dental o cepillo para limpieza de prótesis, dentífrico y solución antiséptica.

Protocolo:

  • Lavarse las manos y ponerse guantes.
  • Proteger el tórax del usuario con una
  • Pedir al usuario que se quite la prótesis. Si no puede, la retirará el técnico
  • sociosanitario con una gasa estéril y la colocará en una batea o en un vaso con agua y a continuación de hace la higiene de la boca de la forma indicada anteriormente. Las gasas usadas se van depositando en la riñonera o
  • Cepillar la prótesis con un cepillo especial y pasta dentífrica o solución antiséptica.
  • Aclarar con abundante agua fría o templada, pues el agua caliente puede alterar algunos materiales de las prótesis.
  • Proporcionar un vaso con agua o antiséptico al usuario para que se enjuague la boca y pañuelos desechables para
  • Recoger el
  • Acomodar al usuario, quitarse los guantes, lavarse las manos y registrar las posibles

 

Observaciones:

  • Si después de la higiene bucal el usuario no desea ponerse su prótesis, se depositará en recipientes especiales para ello o bien en vasos tapados con una gasa, convenientemente identificados, en el cuarto de baño del
  • La dentadura postiza debe limpiarse después de cada comida y antes de acostarse.
  • Se utiliza un cepillo duro, de cerdas rígidas para restregar la dentadura con la sustancia
  • Cuando la dentadura esté muy manchada puede dejarse en remojo con líquido limpiador. Las prótesis con partes metálicas no deben dejarse durante muchas horas en
  • Si no se dispone de ningún producto comercial para limpiar la prótesis, se puede hacer una mezcla con 1 ó 2 cucharaditas (5 a 10 ml) de vinagre blanco y una taza (240ml) de agua
  • La dentadura se quitará cada noche a menos que exista una contraindicación expresa y se sumergirá en un recipiente que contenga agua corriente con esencia de menta o algún producto apropiado, cambiando la solución
  • Al envejecer, la mucosa y las encías pueden atrofiarse, lo que provoca a veces un mal ajuste de las prótesis que pierden así su capacidad funcional y estética. Cuando esto ocurre es necesario visitar al dentista para que realice el ajuste y las reparaciones necesarias en la prótesis.
  • En algunas dentaduras que no se ajustan adecuadamente pueden ser útiles los productos en forma de polvos o las almohadillas

En usuarios dependientes inconscientes

Materiales: toalla, depresor lingual, abrebocas, sonda de aspiración, agua, toalla o pañuelos desechables, riñonera, gasas, pinzas de Kocher, jeringa de 20cc solución antiséptica, lubricante (vaselina).

Protocolo:

  • Lavarse las manos, ponerse los guantes y preparar el
  • Colocar al usuario en posición decúbito lateral con la cabeza ligeramente girada a un lado, si no hay contraindicaciones, quitar la
  • Colocar el empapador o toalla debajo de la cabeza del
  • Poner la batea bajo la cara del
  • se sujetar las gasas con las pinzas en forma de torunda y a continuación mojarlas en un antiséptico bucal y limpiar la cara interna de las mejillas, lengua, encías dientes, paladar y labios. Para ello hay que ayudarse con el depresor
  • La gasa se cambia después de limpiar cada zona diferente, se utilizarán tantas torundas como sean necesarias para una higiene
  • Al finalizar la técnica, secarle bien los labios con una gasa e hidratar los labios con vaselina o crema hidratante para que no se resequen
  • Recoger el equipo, reinstalar al usuario, quitarse los guantes, lavarse las manos y anotar

 

Observaciones:

  • Si el usuario está intubado, la higiene bucal se realiza irrigando la boca con la solución antiséptica, cargada en una jeringa de 20 cc., y lavando la misma con la torunda, eliminando el líquido mediante aspiración. Repetir la operación las veces que sean necesarias.
  • Si el usuario precisa oxigenoterapia, no aplicar sustancias con grasa para protección de los labios, debido al riesgo de quemaduras que produce el oxígeno con estas

 

  • LIMPIEZA DE PLIEGUES CORPORALES

Los pliegues acumulan sudor, lo que favorece el crecimiento bacteriano y la maceración de la piel, por lo que pueden aparecer grietas y escoceduras. Hay que vigilar todos los pliegues del cuerpo: cuello, axilas, ingles, espacios interdigitales, región retroauricular, submamario, infraabdominal y pliegue interglúteo.

Se debe realizar un lavado frecuente de estas zonas con agua y jabón neutro, y lo que es más importante, secar minuciosamente para evitar el riesgo de colonización por hongos.

 

3.2.5 ASEO PERINEAL

Es muy importante mantener esta zona limpia, ya que, si no se corre el riesgo de ensuciarse el resto del cuerpo, los tejidos de los glúteos están amenazados por la maceración y la humedad y el mal olor de la ropa sucia molesta a la propia persona.

 

Protocolo:

Cuando esta región está sucia, debe iniciar el lavado por esta zona, procediéndose de la siguiente manera:

  • Lavarse las manos
  • Ponerse los guantes
  • Destapar a la persona retirándole la ropa de cama, tapándole las piernas y el tórax con una
  • Proteger la ropa inferior de la cama colocando un hule pequeño y una entremetida en la zona donde se va a proceder a la
  • Retirar el material excretado con unas gasas o torundas y proceder al lavado de la región perineal siguiendo esta secuencia:
  • En mujeres lavar de arriba abajo en el siguiente orden: pubis, interior de los muslos, zona genital, ano y pliegue interglúteo.
  • En el hombre, primeramente colocar la botella o conejo y empezar por lavar los genitales externos. Posteriormente realizar el aseo de la zona
  • Si el usuario tiene sonda vesical, antes de iniciar el aseo, observar muy bien para ver si en la zona alrededor del meato urinario existe inflamación, olor o supuración. Después limpie la zona perineal y la sonda mediante movimientos circulares. Es preferible utilizar agua y un antiséptico no irritante en vez de jabón.
  • Si el usuario presenta úlceras en la región sacra o glútea: No se usará el orinal plano ni se aclarará con un chorro de agua, sino que se aseará con una esponja empapada en agua jabonosa y se aclarará con la esponja limpia o con un paño húmedo, procurando no mojar los apósitos y vendajes que protegen la úlcera.

 

 

3.2.5 LIMPIEZA DE ZONAS DE RIESGO. HIGIENE DE LOS GENITALES

El objetivo de esta técnica es evitar infecciones urinarias y ulceraciones, así como proporcionar al usuario una sensación de bienestar y comodidad. Se realiza siempre al final del aseo general, después de las deposiciones y cada vez que sea necesario.

Material: guantes desechables, toalla, cuña, palangana con agua caliente, empapadores, gasas o torundas, esponjas desechables y jabón líquido.

Protocolo

  • Explicarle al usuario la técnica que se va a realizar y pedir sus colaboraciones las manos y ponerse los
  • Colocar al usuario en posición ginecológica de encamado si es mujer y en decúbito supino con piernas separadas si es
  • Dejar al descubierto la zona genital, cubriendo el resto del
  • Colocar un empapador debajo de los glúteos y colocar la cuña.
  • Verter el agua templada sobre los genitales.

 

Higiene genital masculina

  • Enjabonar el pene y los testículos.
  • Si el usuario no está circuncidado, retraer el prepucio y limpiar el glande realizando movimientos circulares desde el meato hacia fuera. Utilizar una esponja o torundas exclusivamente para ello.
  • Aclarar con abundante agua y secar suavemente. Colocar el prepucio en su posición
  • Si no se ha hecho la higiene general, colocar al paciente en posición decúbito lateral y proceder al lavado y secado de la zona perianal: ano y pliegue ínter-glúteo.

 

Higiene genital femenina

  • Enjabonar y lavar la zona genital en el siguiente orden: pubis, zona interna de los muslos, meato urinario, labios menores, labios mayores, hendidura vulvar, ano y pliegue  interglúteo.
  • Separar los labios mayores con una mano y con la otra lavar de arriba abajo y de dentro hacia fuera, utilizando esponja o torundas para cada maniobra. Prestar especial atención a los pliegues que hay entre los labios mayores y los
  • Aclarar con abundante agua y secar
  • Si no se ha hecho la higiene general, colocar a la paciente en posición decúbito lateral y proceder al lavado y secado de la zona perianal: desde la hendidura vulvar hasta el ano y pliegue interglúteo.

 

Observaciones:

  • Observar el flujo excesivo de los orificios perineales-genitales y la existencia de olores que nos puedan indicar la presencia de infecciones.
  • En usuarios con sondas vesicales, inspeccionar la zona de inserción de la misma, ya que la sonda puede producir

 

3.2.9. RECOMENDACIONES PARA EL VESTIDO Y CALZADO

La función principal del vestido es mantener la temperatura del cuerpo y protegerlo de los agentes externos (frío, sol, calor, lluvia, etc.), pero no hay que olvidar que la ropa limpia y atractiva ayuda a tener una buena imagen. El cambio diario de la indumentaria refleja el control sobre la propia vida y es un vínculo con el mundo exterior. Hay que animar al usuario a que se vista solo o con la mínima ayuda posible.

Para que la persona se sienta cómoda y la tarea de vestirse y desvestirse resulte sencilla, se debe tener en cuenta:

  • La ropa debe cumplir su tarea de mantener la temperatura del cuerpo y aislar de los agentes
  • El vestido debe permitir libertad y amplitud de
  • Se debe seleccionar la ropa según las preferencias de la persona ya que esto influye considerablemente en su
  • Son preferibles los tejidos naturales y las telas lavables que necesiten poco p
  • Hay que eliminar la ropa difícil de ponerse y quitarse: evitar prendas ajustadas, cuellos y puños estrechos y cerrados, géneros poco elásticos, etc.
  • Son más fáciles de poner y quitar las prendas que se abren por
  • Los cierres, abotonaduras y cremalleras se deben sustituir por elásticos y cintas de
  • Es preciso simplificar el vestuario de la persona mayor, invitándola a eliminar de su armario todo lo que no use habitualmente y no corresponda a la estación del año.
  • Hay que colocar la ropa en el orden en que la persona vaya a ponérsela.
  • Para vestirse y desvestirse, es mejor estar sentado y con todo lo necesario preparado junto a la
  • Si la persona tuviera afectada alguna parte de su cuerpo, deberá comenzar a vestirse primero por la parte afectada y desvestirse al revés: quitándose las prendas de las extremidades no
  • Vestido de la parte superior del cuerpo. Puede hacerse sentado o de pie. Se debe comenzar por el brazo más
  • Vestido de la parte inferior del cuerpo. Es más cómodo hacerlo tumbado en la cama. Para los pantalones se comenzará por la pierna más discapacitada, luego se mete la otra pierna, luego se suben los pantalones hasta la cadera y por último hasta la

 

3.3. ÚLCERAS POR PRESIÓN. PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO

Cuando se quiere medir la calidad de los cuidados que recibe una persona, uno de los ítems que siempre aparece en todos los estudios es la incidencia y prevalencia de las úlceras por presión (UPP) entre la población a estudio. Esto es así porque cuidar con calidad implica prevenir, y el 95 % de las úlceras por presión serían evitables si se hubieran establecido las medidas de prevención adecuadas para evitar su aparición. Si esto ocurre, el pronóstico del individuo se agrava enormemente.

Las UPP o escaras son heridas producidas por la necrosis de los tejidos, son lesiones que aparecen en la piel y en las mucosas por la interrupción del flujo sanguíneo, causada por la presencia de presiones externas sobre la piel durante un tiempo prolongado. Se observan con frecuencia en usuarios y personas malnutridas como resultado de la inmovilización. Uno de los planos lo constituye una parte ósea del esqueleto y el otro una superficie externa (cama, silla, sondas, etc.).

Las UPP representan uno de los problemas de salud más importantes debido a las enormes repercusiones socioeconómicas y sanitarias que conllevan.

 

  • FACTORES QUE FAVORECEN LA APARICIÓN DE (PERSONAS PREDISPUESTAS)
  1. FACTORES EXTRÍNSECOS O EXTERNOS
  • Rozamiento: La fricción entre la piel y cualquier superficie como puede ser la ropa de cama, produce el deterioro de la
  • Efecto cizalla: Se produce cuando la piel permanece fija y el esqueleto se desplaza. Esta situación se produce frecuentemente cuando el cabecero de la cama está elevado y el paciente se desliza por efecto de su
  • Presión prolongada: y el tiempo de exposición a esta situación. Cuando la presión sobre el tejido es superior a la presión del flujo capilar ocurre un proceso en cascada, que va desde la hipoxia (falta de oxígeno por impedimento a la circulación de la sangre) hasta la muerte celular, necrosis y rotura del
  • Piel húmeda: la piel es más vulnerable cuando está húmeda a la fricción y a la presión. Además, si existe una úlcera, está en contacto con el sudor, la orina y las heces incrementa la probabilidad de infección.
  • Pliegues y objetos extraños en la ropa, como migas, horquillas del pelo, aumentan la fricción.
  1. FACTORES INTRÍNSECOS O INTERNOS
  • Edad: La aparición de úlceras por presión aumenta de forma muy importante en personas de edad avanzada. Se considera que el 70 ó 90% de las úlceras aparecen en pacientes mayores de 75 años. Esto es debido a la pérdida de elasticidad, turgencia y mala circulación.
  • Inmovilidad: La inmovilidad impuesta por enfermedad hace que el paciente mantenga una presión prolongada en los mismos puntos de apoyo durante largos espacios de tiempo. Además, la inmovilidad no favorece el riego sanguíneo.

 

  • Incontinencia: La piel en contacto con la orina y heces se humedece y, es más vulnerable a la aparición de
  • Estado nutricional: Influye tanto en la persona delgada como en la En el primer caso, disminuyen el tejido muscular subcutáneo y el adiposo. Los estados de desnutrición no permiten mantener ni regenerar los tejidos, más aún cuando ya existe una lesión ulcerosa que precisa de proteína para regenerarse. En la obesidad, se produce un aumento de la presión.
  • Enfermedades: Ciertas enfermedades pueden interferir en el proceso de curación de las UPP, como por ejemplo la diabetes mellitas, la insuficiencia renal…

·         Deshidratación

  • Déficit
  • Causas vasculares: destacar los estados de shock, la arterioesclerosis, edemas, ausencia de reflejos vasomotores, y las alteraciones en la microcirculación.
  • Causas nerviosas: Incluyen la parálisis, que hace que la persona se mantenga siempre en la misma

En las personas sanas, la presión sobre la piel produce una sensación desagradable que hace que se cambie de posición, aunque se esté dormido. Sin embargo, la pérdida de sensibilidad cutánea impide al enfermo sentir dolor, y, por tanto, la necesidad de cambiar de posición.

 

  • ESTADIAJE O CLASIFICACIÓN

El proceso de desarrollo de las UPP se divide en cuatro grandes estadios:

Estadio I: Son aquellas situaciones en las que la piel aparece rosada o enrojecida, sintiéndose escozor en la zona. El enrojecimiento no desaparece al retirar la presión que se ejerce sobre la zona. Afecta a la dermis y epidermis.

Estadio II: En este estadio aparece disminución del grosor del tejido cutáneo, la piel se encuentra agrietada o aparecen vesículas. Se encuentra afectada la epidermis y la dermis, y comienza a afectarse la hipodermis.

Estadio III: Pérdida de continuidad en la piel, pérdida total del grosor de la piel con la aparición o no de necrosis del tejido subcutáneo. Aparece exudado y si hay necrosis puede aparecer una costra de color negro denominada escara.

Estadio IV: La piel presenta una úlcera necrótica extensa con afectación del tejido muscular, hueso y, a veces, vasos y nervios. Aparece exudado abundante.

Algunos autores hablan de un estadio V, donde hay una afectación importante del hueso produciendo procesos como ostomielitis, osteítis, etc.

 

  • ZONAS DE APARICIÓN DE LAS UPP

Pueden aparecer en cualquier lugar del cuerpo, allí donde exista un apoyo prolongado, es decir, todo aquél que sobrepase las 3 horas y donde los tegumentos estén cerca de una superficie ósea y según la posición del usuario. Las localizaciones más frecuentes van a ser zonas de apoyo que coinciden con prominencias o máximo relieve óseo:

  • Decúbito supino: occipucio, omóplatos, codos, sacro región glútea, espina dorsal y talón. El sacro soporta la presión máxima.
  • Decúbito lateral: oreja, hombros, acromion, costillas, trocánter mayor, cóndilo y maléolo y borde externo del
  • Decúbito prono: mejilla, oreja, acromión, senos (mujer) y órganos genitales en hombres, espinas ilíacas, costillas, codos, rodilla y dedos del
  • En sedestación: omóplatos, isquion, coxis, trocánter, talones, metatarsianos.
  • En posición de Fowler: talón, sacro, tuberosidad isquiática y

El 75% de las úlceras por presión se localizan en el sacro (aprox 40%), talones (20%) y tuberosidad isquiática (15%)

 

Las úlceras iatrogénicas hacen referencia a las úlceras por presión que salen en otras partes del cuerpo, como:

  • La boca, debido al uso inadecuado y continuo de los tubos endotraqueales.
  • La nariz, debido a las sondas nasogástricas o a las mascarillas de oxígeno.
  • Meato urinario, debido a las sondas
  • Muñecas y pies, debido a los medios de sujeción mecánica,
    • MÉTODOS PARA VALORAR EL RIESGO DE APARICIÓN DE UPP

Al ingresar al paciente en un centro sanitario, se debe realizar una valoración del riesgo de desarrollar una úlcera por presión. Existen una serie de escalas o índices de valoración. Por ejemplo: la escala de Norton.

 

ESTADO GENERAL ESTADO MENTAL ACTIVIDAD MOVILIDAD INCONTINENCIA
4.BUENO 4.ALERTA 4.CAMINANDO 4.TOTAL 4.NINGUNA
3.DEBIL 3.APÁTICO 3 CON AYUDA 3.DISMINUIDA 3.OCASIONAL
2.MALO 2.CONFUSO 2.SENTADO 2.MUY LIMITADA 2.URINARIA
1.MUY MALO 1.ESTUPOROSO 1.EN CAMA 1.INMOVIL 1.DOBLE INCONTINEN-CIA

 

Cada uno de los 5 parámetros se puntúa de 1 a 4, de modo que la puntuación máxima sería de 20 y la mínima de 5.

  • Puntuación de 5 a 9: riesgo muy alto
  • Puntuación de 10 a 12: riesgo alto
  • Puntuación de 13 a 14: riesgo medio
  • Puntuación mayor de 14: riesgo mínimo/no riesgo

Otra escala muy utilizada para valorar los riesgos de padecer úlceras por presión es la escala de Braden.

 

  • PREVENCIÓN DE LAS UPP

El tratamiento debe comenzar por la prevención de la aparición de las úlceras. Pero cuando ya existan, se abordarán con tratamiento médico y/o quirúrgico.

  1. TRATAMIENTO PREVENTIVO

Las medidas preventivas y tratamiento de las UPP están destinadas tanto a evitar la formación de las úlceras, como su extensión. Irán encaminadas hacia 4 áreas principales:

  1. Combatir los efectos de la presión
  2. Mejorar la circulación sanguínea de la zona comprimida
  3. Mantener la higiene y aseo de la piel
  4. Acciones a nivel general

– Combatir los efectos de la presión

  • Restricción del encamamiento

Se hará todo lo posible por evitar el encamamiento, pero cuando no se pueda evitar se vigilarán las zonas de mayor presión. En períodos de sedestación (sentado) se efectuarán movilizaciones horarias y, si fuese posible, se enseñará al usuario a realizar pulsiones (contraer y relajar) cada 15 minutos.

  • Cambios posturales

Debe establecerse un plan de cambios posturales en los que la frecuencia será cada 2-3 horas y se tendrá en cuenta los siguientes aspectos: se vigilará la piel, se movilizará al usuario, se evitarán las arrugas en la ropa de la cama, no se arrastrará al usuario en el cambio. Si las zonas enrojecidas de la piel no recobran su color normal tras 5 minutos, deben realizarse los cambios con mayor frecuencia.

 

 

–             Dispositivos que disminuyen la presión

Para ello existen sistemas físicos o mecánicos encaminados a evitar, aliviar o repartir la presión ejercida sobre las diferentes partes del cuerpo. Los hay de dos tipos:

  • Medios físicos: Son protectores locales, se colocan en las prominencias óseas, principalmente en codos y talones. Entre ellos, taloneras, protectores de algodón, esponja, celulosa, cojines, almohadas, etc.

 

 

  • Dispositivos mecánicos: colchones antiescaras de agua, de aire fluidificado, de plumas, de látex, camas oscilatorias,etc. No es conveniente utilizar flotadores, porque en vez de reducir la presión, la concentra sobre la zona corporal que está en contacto con ellos, produciendo además un efecto compresor.

 

Colchones especiales.

 

–     Mejorar la circulación sanguínea de la zona comprimida

  • Deambulación precoz: El ejercicio físico activo estimula la circulación y con ello la vascularización de los tejidos. Cuando la persona dependiente no pueda colaborar, se realizarán movilizaciones pasivas.
  • Masaje: Indicado siempre que la piel no esté enrojecida.
  • Termoterapia: La aplicación de calor tibio y de forma controlada sobre la piel produce vasodilatación y aumento de flujo sanguíneo, con el consiguiente mayor aporte de nutrientes y oxígeno.
  • Electro-magneto-terapia. La estimulación eléctrica y magnética de la piel mejoran la circulación.
  • Rayo láser

 

–     Higiene correcta:

Se realizará la higiene diaria con agua tibia y jabón suave y posteriormente, se realizará un secado a fondo, sobre todo en los pliegues cutáneos. Conservando la piel limpia y seca se evita la proliferación de bacterias patógenas y la aparición de escoriaciones. Después, se puede aplicar crema hidratante, glicerina o solución emoliente. Durante el aseo deben observarse los puntos de apoyo. La ropa de la cama será de tejidos naturales y siempre se mantendrá limpia, libre de sudor, secreciones, orina y heces. Estas secreciones son particularmente irritantes para la piel. A la persona dependiente encamada se le lavará cada vez que defeque o se orine. Y en áreas donde no es posible evitar secreciones se utilizarán ungüentos protectores. Otras medidas para el cuidado de la piel son no usar colonias, alcohol u otras sustancias que puedan irritar, secar sin frotar, apósitos protectores en las zonas de mayor fricción, uso de ropas holgadas y de tejidos naturales,

 

Acciones a nivel general

  • Control de la incontinencia: Siempre que un usuario tenga alguna alteración de este tipo, se utilizarán medios para minimizar el riesgo relacionado con la Para ello se podrán utilizar:

Sondas

Dispositivos colectores

Absorbentes de celulosa

  • Estado nutricional: Debe cuidarse la alimentación del usuario, procurando que sea equilibrada y rica en proteínas para facilitar la regeneración de tejidos (huevos, leche y carne). También son importantes alimentos ricos en vitamina C, que favorecen la cicatrización, y vitaminas A y B. Cuando no es posible administrar una dieta adecuada se puede recurrir a suplementos comerciales específicos para usuarios con
  • Hidratación adecuada: Es necesaria una ingesta de líquidos apropiada, unos 1,5 litros/día. Si es dificultoso, puede suministrarse en forma de Los líquidos serán de alto contenido mineral y vitamínico.
  • Es fundamental la objetivación de los estadios iniciales de ulceración por parte de los médicos, enfermeros y auxiliares, así como la educación sanitaria del usuario y de sus

 

  1. TRATAMIENTO CURATIVO

Se tratará de restablecer la integridad de la piel del usuario, siempre bajo la pauta de un profesional sanitario (médico o enfermera).

 

3.4. TIPOS DE CAMAS, ACCESORIOS Y LENCERÍA. TÉCNICAS DE REALIZACIÓN DE CAMAS.

3.4.1. CARACTERÍSTICAS DE LA CAMA ADAPTADA PARA PERSONAS DEPENDIENTES

  • Están equipadas para que la persona ahorre energía. Muchas están mecanizadas.
  • El profesional y los cuidadores deben poder llegar fácilmente a la persona encamada en
  • Los colchones son generalmente duros para facilitar un buen soporte al cuerpo.
  • Se mueven fácilmente: suelen tener ruedas y frenos para
  • Las dimensiones de una cama standard son: ancho (80-90), largo (180-190) y altura (unos 70 cm sin colchón).
  • Debe cumplir una serie de requisitos:
  • Debe ser accesible desde tres
  • Frente a ella no habrá ninguna fuente de
  • Nunca estará ubicada debajo de una ventana ni muy cerca de una puerta.

 

  • TIPOS DE CAMAS Y ACTUACIÓN ANTE LAS MISMAS.

Cama metálica, de somier rígido o sin articulación: se trata del tipo de cama menos ergonómica y, por tanto, la menos utilizada en los centros sociosanitarios.

Cama articulada: consta de un somier articulado en dos o tres segmentos, de forma que permite modificar la postura de la cabeza, el tórax, la pelvis y los miembros inferiores. Los distintos segmentos de somier se mueven mediante la utilización de una manivela o eléctricamente. Suele tener ruedas y un sistema de frenado. Se trata de un tipo de cama muy ergonómica y, por ello, la más común en las instituciones sociosanitarias.

Cama ortopédica o traumatológica: se emplea fundamentalmente en pacientes politraumatizados. Este tipo de cama se compone de un marco que se fija en el cabecero y en el piecero y que cubre toda la cama. Asimismo, está provista de un sistema que facilita la movilización o el pequeño cambio postural del usuario mediante un asa colgante que se denomina «triángulo de Balkan». Existe también el armazón para el volteo (Foster), que está en desuso por la aparición de nuevas camas tecnológicas.

Cama libro: Es una variedad de cama articulada que permite la angulación lateral.

Cama roto-test: Cama que mantiene en un giro continuo al usuario. Es muy útil para la prevención de úlceras por presión ya que produce una disminución de los puntos de roce en el cuerpo del enfermo.

 

  • ACCESORIOS DE LA CAMA

Barra de tracción: Pende del denominado marco de Balkan y sirve para facilitar la incorporación de enfermos con fracturas de miembros inferiores

Barandillas o rejas de seguridad: su uso es muy común. Se utilizan para evitar las caídas de usuarios que presentan alteración del nivel de conciencia o agitación. Se sujetan a los laterales de las camas y se pueden subir y bajar.

Cojines: para almohadillar o facilitar determinadas posturas. El objetivo es asegurar una posición adecuada, evitar giros, caídas, …

Centinelas de cama: Son almohadillas de polietileno hinchadas con aire y ubicadas a los lados de la cama con la finalidad de prevenir lesiones y caídas.

Arco metálico, de cama o férula de acero: es un semicilíndrico amplio que se sitúa entre las sabanas bajera y encimera y cuya función es sostener la ropa de la cama, para que no roce la piel.

Pupitre. Respaldo regulable compuesto por un marco metálico colocado a 45ºC, que ayuda a la persona a adoptar la posición de Fowler.

Almohada. Facilita a la persona encamada adoptar diferentes posiciones sin resbalarse. Siempre se utilizan varias para facilitar los cambios posturales.

Soporte para la bolsa de la orina: es un rectángulo metálico, que se cuelga a un lado del marco del somier y en él se sujeta la bolsa que recogerá la orina evitando que la bolsa toque el suelo.

Empapadores: similares a unas medias sábanas de material parecido al de los pañales de adultos. Su finalidad es proteger la cama de la humedad y de la suciedad. Los más utilizados son de celulosa y desechables.

 

 

Colchón: Actualmente hay una gran variedad. Entre ellos:

  • Colchón de muelles: se caracteriza porque en su núcleo se encuentra un bloque de muelles de alambre, cubierto por un elemento aislante sobre el que se deposita una tapicería de fibras de algodón y lana, cada una de ellas expuesta en una de las carillas del colchón. Sus lados superior e inferior se diseñan para ser utilizados de diferente forma en verano e invierno. Este tipo de colchón es uno de los más económicos del mercado.
  • Colchón de látex: se caracteriza porque tiende a adaptarse mejor a la morfología de la Es un colchón no tan rígido.
  • Colchón de viscoelástica: es el más adecuado para utilizar en personas inmovilizadas. El material que lo constituye permite al cuerpo adaptarse y acoplarse perfectamente, se consigue distribuir la presión uniformemente.
  • Colchón de agua: se caracteriza por tener en el núcleo celdas estancas rellenas de Está protegido por un material vinílico y recubierto por una tapicería que aísla, minimiza el ruido del agua ante la movilización e incrementa la percepción de confortabilidad. La percepción térmica de este colchón es mucho más fresca que en cualquiera de los anteriormente descritos.
  • Colchón de agua y bolas de poliuretano: no se utilizan mucho hoy en día. Se coloca encima de un colchón La temperatura adecuada es de 30ºC. Las bolas actúan como aislante para evitar la sensación de frio del agua.
  • Colchón de espuma: está fabricado con un centro de espuma de poliuretano, recubierto simplemente por una funda de tela aislante. Este tipo de colchones no es recomendable para usuarios que deben permanecer mucho tiempo
  • Colchón de aire, antiescaras o alternating: su diseño es similar al de las colchonetas de playa. Posee unas celdas que se llenan de aire alternando, para así cambiar los puntos de apoyo de la

 

  • ROPA DE CAMA

La cama deberá hacerse con la ropa apropiada a la estación del año y a las condiciones ambientales de la propia habitación. Se utilizarán materiales fáciles de lavar, de colores claros y resistentes, con poca probabilidad de producir arrugas y que pesen poco. La ropa de cama estará compuesta  por:

  • Cubre colchón: Funda impermeable utilizada para cubrir el colchón protegiéndolo de la
  • Sábanas bajera y encimera: deberán ser sustituidas cada vez que se ensucien o
  • Entremetida: Sábana que se sitúa bajo la pelvis del usuario y el Es de tamaño inferior a la bajera. Su misión es proteger. También se puede utilizar para desplazar a la persona hacia la cabecera de la cama cuando se ha ido resbalando y reencuentra cerca de los pies de la cama.
  • Manta de algodón o lana: No debe estar en contacto con la piel del enfermo.
  • Funda de almohada Debe ser cambiada al menos diariamente, además de cada vez que sea
  • Colcha o cubrecama: Se coloca cubriendo la manta. Generalmente es blanca.

 

  • TÉCNICAS DE REALIZACIÓN DE CAMAS

A la hora de la realización de las camas se debe tener en cuenta:

  • Se debe evitar la sacudida de la ropa, tanto la limpia como la sucia, para evitar el movimiento de las partículas de polvo y los posibles microorganismos.
  • Se evitará el contacto de ropa sucia con la ropa
  • El arreglo de la cama se realizará por las mañanas, coincidiendo con la higiene del
  • La ropa de la cama se cambiará con cierta frecuencia, según los protocolos de la institución.

 

  1. LA CAMA CERRADA

Es toda aquélla que permanece vacía hasta la ocupación de la habitación por un nuevo usuario.

El protocolo de actuación de una cama cerrada es el siguiente:

  1. Preparar material: funda de colchón (si se precisa), dos sábanas (bajera y encimera), entremetida, colcha, funda de almohada, mantas (si se precisan), bolsa para la ropa sucia y guantes
  2. Lavar las manos y poner guantes
  3. Colocar la cama en posición horizontal, frenada y a una altura cómoda para la realización.
  4. Se retira la colcha y manta y se
  5. Se retira la ropa sucia e introducir en la bolsa de ropa
  6. La sábana bajera se extiende sobre el colchón.
  7. Se ajustará por la cabecera de la cama y se finaliza por los La sábana se ajustará en forma mitra, inglete o pico.
  8. Posteriormente se ajustan los laterales, garantizando que no queden arrugas ni
  9. Posteriormente se colocan el empapador y la sábana entremetida a lo ancho de la
  10. Posteriormente se coloca la sábana encimera, dicha sábana sólo se ajusta a los pies formando el ángulo mitra, y los laterales se dejan colgando a ambos lados de la Muy importante que la sábana esté centrada.
  11. Luego se colocan la manta y En la parte de arriba se recubre con un doblez la sábana encimera.
  12. A continuación, se colocará la funda de la

Forma mitra:

 

 

 

  1. EL PROTOCOLO DE ACTUACIÓN DE UNA CAMA OCUPADA

Cama ocupada: cuando el usuario que se encuentre en ella no pueda movilizarse y el recambio de la ropa de cama haya que realizarlo con él en la misma. La realización de la cama se realiza a la vez que se le realiza la higiene.

Material: funda de colchón (si se necesita), dos sábanas (bajera y encimera), entremetida, colcha, funda de almohada, mantas (en el caso de que se precisen), bolsa para ropa sucia, guantes desechables.

Protocolo:

  1. Preparación del material y se dejará sobre una silla en correcto
  2. Lavar las manos y colocar guantes
  3. Informar al paciente y solicitar su colaboración.
  4. La cama se coloca en posición horizontal y a una altura adecuada para la persona que va a realizar la Si fuese una habitación compartida para preservar la intimidad del usuario se colocarán biombos….
  5. Se retira la colcha y la manta se doblarán y se colocarán en la
  6. Si la sabana encimera no está sucia, se utilizará para cubrir al Si la sabana estuviese sucia, en este caso utilizaríamos una toalla del baño.
  7. Retirar la almohada, dejándola sobre la
  8. Se coloca al usuario en posición de decúbito lateral, de forma que quede sujeto por uno de los auxiliares y descanse en un lado de la cama. El otro técnico recogerá la entremetida, el empapador y la sábana bajera desde el lado más lejano de la cama hacia el cuerpo del
  9. Extender la sábana bajera en el lado libre del colchón desde la cabeza a los pies de forma que quede bien Sujetarla bajo el colchón en la cabeza y los pies y hacer en ambas esquinas el doblez en forma de mitra. Recoger el resto de sábana limpia enrollándola hacia el paciente, procurando que no queden arrugas.
  10. Colocar el empapador y la entremetida en el tercio medio de la cama, fijándolos bajo el colchón. El resto se recoge próximo al cuerpo del paciente.
  11. Entre los dos técnicos cambiar de posición al paciente, girándolo hacia el lado contrario de forma que quede acostado en la otra orilla de la cama ya limpia
  12. Un técnico sujeta al paciente y el otro técnico extiende bien la bajera, el hule y la entremetida estirándolas para evitar que se formen
  13. Retirar la ropa sucia e introducirla en la bolsa de
  14. Fijar la ropa en las esquinas mediante mitra en la sabana
  15. Colocar al usuario en decúbito supino, con la cabeza sobre la almohada, en la que se ha puesto un almohadón
  16. Extender la sábana encimera limpia al tiempo que se recoge la sábana sucia que cubría al usuario en sentido
  17. Ajustar la ropa bajo el colchón con holgura suficiente para no presionar los pies… Poner después la manta y la colcha, haciendo las esquinas de media mitra. Adaptar la parte superior de la lencería sobre los hombros del
  18. Ordenar la habitación y retirar la ropa
  19. Quitarse los guantes y lavarse las

Observaciones:

  • Es importante asegurar la intimidad del usuario; para ello, puede ser necesaria la utilización de biombos si la habitación es compartida, así como el cierre de puertas y
  • Se garantizarán las condiciones ambientales adecuadas de la estancia, evitando corrientes o enfriamientos. Hay que recordar que no debe mantenerse al usuario
  • Se separarán las sábanas sin sacudir ni airear excesivamente para no hacer evidentes las manchas o la diseminación de partículas o microorganismos.
  • Se realizará el cambio de lencería prestando especial atención a la ropa usada, de manera que no manche o contamine la
  • Es necesario mantener en todo momento al usuario cubierto con una sábana o una

 

 

3.5. CUIDADOS DEL PACIENTE INCONTINENTE Y COLOSTOMIZADO.

La incontinencia aparece cuando una persona es incapaz de controlar de forma voluntaria la emisión de orina y heces. Son muchas las causas que pueden contribuir a la presencia de trastornos en la eliminación: el envejecimiento fisiológico y sus cambios anatómicos y funcionales, pluripatología, polifarmacia, modificaciones físicas y mentales, y factores ambientales que rodean al anciano. Es un trastorno en el que hay que prestar especial atención a los cuidados.

 

  • CUIDADOS DEL USUARIO CON INCONTIENCIA URINARIA

La incontinencia urinaria es la pérdida involuntaria de orina demostrable objetivamente producida en un momento y lugar no adecuados y que provoca en la persona que la sufre un problema higiénico, social y psíquico, así como una importante limitación de su actividad laboral, educacional, familiar e individual.

El envejecimiento por sí mismo sólo no explica el problema. Se unen también las transformaciones fisiológicas junto con la presencia de otros factores, como:

  • Transformaciones del aparato genitourinario: alteraciones de la vejiga (disminución de capacidad, divertículos, …), de la uretra (disminución de células, de presión de cierre…), el crecimiento prostático, disminución de células vaginales, fibrosis y debilidad en el suelo pélvico…
  • Transformaciones del aparato locomotor: la movilidad reducida junto con un medio la que dificulte aumentan la probabilidad de padecer dependencia en relación a la eliminación
  • La hidratación inadecuada: La falta de hidratación hace que una cantidad de líquido insuficiente disminuye la producción de orina en la vejiga, reduciendo la estimulación nerviosa sensitiva a nivel de la vejiga, cuyo efecto es volver a la persona
  • La polifarmacología: El número elevado de fármacos predispone a las alteraciones de las funciones urinarias: algunos aumentan la frecuencia y el volumen de la orina (como los diuréticos), otros disminuyen la sensación de la necesidad de orinar (como los sedantes) etc.

El cuidado

  • Recomendarle el mantenimiento de una higiene escrupulosa. Para ello se utilizarán pañales, compresas, sondajes vesicales, colectores peneanos….
  • Evitar amonestar al usuario por su incontinencia, genera estrés en el usuario.
  • Evitar la ingesta de sustancias que favorezcan la micción.
  • Adquirir hábitos miccionales, intentando que orine cada dos horas como máximo.

 

Dispositivos de ayuda

  • Los colectores peneanos: son dispositivos que envuelven el pene desde su base, adhiriéndose a la misma. Su estructura es parecida a la de un preservativo y en su extremo constan de una prolongación tubular para conectar a la bolsa colectora. Los colectores deben cambiarse a diario, y la bolsa se cambiará tantas veces como fuese
  • Los sondajes vesicales: son tubos estériles que se introducen hasta la vejiga y se fijan. Estos tubos se conectan con una bolsa recolectora de

 

Ambos sistemas implican que el profesional sociosanitario se encargue de los cuidados de la bolsa de recolección de orina teniendo en cuenta:

  • La bolsa no se levanta por encima de la
  • Si el usuario deambula, se puede sujetar la bolsa de orina a su tobillo, ocultándola bajo la ropa. Si el usuario está encamado, se colocará en los bajos de la cama, sin tocar el
  • Los pañales: para su correcta colocación se deberá elegir el tamaño Se deben cambiar cada 3 ó 4 horas.

 

Cambio de la bolsa de diuresis

Material: bolsa de orina, gasas estériles, antiséptico, pinza de kocher, batea y guantes desechables.

Procedimiento:

  1. Lavar las manos y colocación de
  2. Se explica la técnica a realizar al
  3. Se pinza la sonda con las pinzas
  4. Separar la bolsa de la
  5. Quitar el capuchón a la bolsa nueva y conectar a la
  6. Colocar la bolsa en el soporte del borde de la cama.
  7. Observar la orina y anotar la cantidad y las incidencias…

Colocación del colector peneano

Material: colector, guantes, bolsa colectora, y material para la higiene genital.

Procedimiento:

  1. Lavar las manos y colocación de guantes
  2. Se informa al usuario la técnica a
  3. Realizar la higiene genital
  4. Colocar la tira adhesiva alrededor del pene, fijándola con seguridad pero sin limitar el riego sanguíneo.
  5. Desenrollar el urocolector , cubriendo la tira adhesiva para que la unión sea hermética.
  6. Unir el sistema a una bolsa colectora. Dicha bolsa se puede colgar en el extremo de la cama o se sujeta a la extremidad
  7. Lavar las

 

  • CUIDADOS DEL USUARIO CON INCONTINENCIA FECAL

La incontinencia fecal es la incapacidad para controlar la salida del gas y las heces por el ano. Se produce ante la incapacidad de controlar el estímulo fecal, lo que causa la emisión involuntaria de las heces. Los dispositivos utilizados son dispositivos absorbentes.

Una persona ostomizada es aquella que ha sido objeto de una intervención quirúrgica para realizar una apertura artificial del intestino delgado o grueso a la pared abdominal (estoma). Puede ser temporal o permanente.

En estos casos el usuario suele llevar una bolsa adherida a la piel para favorecer la recogida de las eliminaciones. El cambio de bolsa se realizará tantas veces sea necesario y el aseo y la higiene de la piel para prevenir lesiones se realizará con agua y jabón neutro.

Existen diferentes tipos de bolsas de colostomía:

  • Bolsas de una pieza:
    • Bolsa cerrada de una pieza
    • Bolsa abierta de una pieza
  • Bolsas de dos piezas:
    • Bolsa cerrada
    • Bolsa abierta

Las bolsas abiertas tanto de una pieza, como de dos piezas permiten el vaciado de las deposiciones sin necesidad de despegar la bolsa de la piel.

 

Protocolo de cambio de bolsa de colostomía

  1. Informar al usuario de la técnica a
  2. Preparar el material. Lavar las manos y poner guantes
  3. Retirar la bolsa sucia, despegando desde el borde superior al borde inferior, sujetando la piel con las
  4. Lavar la zona con agua templada y jabón neutro, observando el estado del estoma (color, diámetro, aspecto…). El estoma se limpiará desde la parte interior a la
  5. Secar cuidadosamente la zona, e hidratar la piel con crema
  6. Colocar la bolsa nueva, pegando desde la parte inferior a la parte posterior del
  7. Colocar al usuario en una posición cómoda,
  8. Posteriormente recoger el material y lavarse las

3.6. PREVENCIÓN Y CONTROL DE INFECCIONES

En el cuidado de las personas dependientes se deben tomar medidas para evitar la diseminación de las enfermedades infecciosas. Esas medidas son parte del control de las infecciones.

Lavarse las manos correctamente es la forma más eficaz para prevenir que la propagación ocurra.

 

Otras medidas que deben y pueden tomarse incluyen:

  • Cubrirse la boca al toser o
  • Mantener sus vacunas al día.
  • Usar guantes, mascarillas y ropas
  • Tener dispuestos pañuelos desechables y limpiadores de
  • Medidas de aislamiento: por un lado, proteger a los usuarios con riesgo elevado; por otro, prevenir que los usuarios infectados transmitan la infección a las personas con quienes

 

3.7. CUIDADOS POSTMORTEM. FINALIDAD Y PREPARACIÓN DEL CADÁVER.

La muerte es el cese total y definitivo de todas las funciones vitales del organismo humano. Recibe distintos nombres: fallecimiento, exitus, defunción, deceso, óbito.

El amortajamiento es la preparación del cadáver a través de algunos cuidados técnicos.

Material necesario: Mortaja o sudario para envolver el cuerpo; Vendas para atar las muñecas y tobillos, esparadrapo; bata, mascarilla, recipiente con agua y jabón para lavar todo el cuerpo; esponja; guantes, para realizar la técnica del lavado; toalla para secar después de lavar el cuerpo; material para curas; algodón; jeringas de 10 c.c.; pinzas; tijeras; bolígrafo y etiqueta para identificar el cadáver.

 

Protocolo:

  • Verificar y confirmar el éxitus en el parte médico. Se deberá colaborar con la enfermera responsable durante todo el

 

  • Solicitar a la familia que abandone la habitación mientras realizamos el amortajamiento, ayudarles en todo lo necesario en esos difíciles momentos;
  • Trasladar al paciente que comparte la habitación con el fallecido (si lo hubiera) a otra habitación o, en su defecto, aislarlo mediante un biombo o cortina;
  • Lavarnos las manos y colocarnos guantes de un solo uso;
  • Preparar todo el material necesario y trasladarlo a la habitación del fallecido;
  • Dejar el cuerpo en decúbito supino colocando la cama en posición horizontal si estaba levantada y se le deja una almohada;
  • Desconectar y retirar catéteres, drenajes, que llevara el fallecido;
  • Realizar la higiene completa del fallecido. Lavarle la cara y afeitarle si hace falta, limpiarle las secreciones y peinarle;
  • Colocar en un carrito el material para curas y ayudar a la enfermera a taponar las salidas de sangre u otras secreciones, si las hay, y a colocar el apósito perineal tras un taponamiento rectal y vaginal si se precisaran;
  • Estirar las extremidades inferiores y colocar los brazos a lo largo del cuerpo. El cadáver debe quedar alineado;
  • Cerrarle los ojos bajando los párpados superiores tirando levemente de las pestañas. Colocarle la dentadura si se le había quitado al enfermo moribundo, y cerrarle la boca;
  • Sujetar la mandíbula del cadáver con un vendaje alrededor de la cabeza;
  • Entregar a la enfermera los objetos de valor retirados del fallecido (para su posterior entrega a los familiares) y ponerle una bata mortuoria o sudario. Si la familia lo desea, se facilitará que puedan vestir con sus ropas al cadáver;
  • Sujetar los tobillos y las muñecas juntas con una venda o
  • Cubrirle por completo con una sábana y ponerle la etiqueta de identificación: identificar al cadáver con nombre, fecha, hora y unidad de procedencia;
  • Antes del traslado por los Celadores, asegurarse de que las puertas de las demás habitaciones están cerradas y de que no circulan pacientes por los pasillos;
  • Notificar el éxitus a los servicios que corresponda: Farmacia, Admisión, Cocina,
  • Recoger y limpiar la habitación, después avisar para su desinfección;
  • NOTA: Los fallecidos por causa de ciertas enfermedades contagiosas deben ser amortajados de forma

 

3.8. TÉCNICAS DE LIMPIEZA Y CONSERVACIÓN DE PRÓTESIS.

3.8.1. PRÓTESIS DENTALES

Tanto las medidas higiénicas como el uso, cuidado y conservación de las prótesis dentales son un tema de gran importancia para los portadores de éstas, pues sólo aplicando lo establecido en el punto de higiene, anteriormente, podrán evitar las caries dentales en los dientes pilares y la aparición de lesiones premalignas.

  • Después de cada comida debe lavar las prótesis y la
  • Las prótesis se deben limpiar, al menos una vez al día, con un cepillo especial para prótesis (de venta en farmacias) o un cepillo de uñas con cerdas de nailon, y un poco de pasta dentífrica o, mejor, jabón, para evitar la formación de sarro y el depósito de tinciones. Después, aclárelas muy bien con
  • Es especialmente importante la limpieza de las partes metálicas, sobre todo las que contactan con los dientes (cara interna o cóncava de los ganchos). Para ello, pueden frotarse con un bastoncillo empapado en alcohol, hasta que la superficie quede brillante. Si quedan mate o deslustradas, es que están cargadas de placa bacteriana, que puede producir caries y desgastes debido a los ácidos que dicha placa Sin embargo, si están libres de placa, es decir, brillantes, no producen ni lo uno ni lo otro.
  • Conviene quitar las prótesis para dormir, para que los tejidos descansen diariamente unas horas de la presión a que pudieran verse
  • Para evitar golpes y deformaciones mientras están fuera de la boca, conviene conservar las prótesis en agua, a la que puede añadir pastillas desinfectantes comercializadas para ese
  • Recuerde que es conveniente usar la seda dental para limpiar entre los dientes, y enjuagarse la boca con colutorios fluorados, al objeto de prevenir la aparición de caries, sobre todo entre los dientes, donde el cepillo no limpia Es aconsejable que masajee las encías, para mejorar su riego sanguíneo y prevenir en lo posible su reabsorción.

 

Revisiones e incidencias

  • Siempre que aparezcan ulceraciones, dolor o inestabilidad de la prótesis, deberá acudir de inmediato a revisión.
  • Si surge algún problema, o en cualquier caso en que crea que se haya producido un hecho anormal, no intente resolverlo mismo.
  • Se debe realizar una revisión cada seis meses para observar el estado de los dientes y mucosas, detectar desgastes en los dientes y realizar las adaptaciones apropiadas para corregir los desajustes provocados por el cambio de forma de los maxilares y de la posición de los dientes, que siempre ocurren con el paso del
    • PRÓTESIS AUDITIVAS

Los audífonos necesitan mantenerse secos. Los métodos para la limpieza de los audífonos varían dependiendo del modelo y la forma. Algunos consejos para el cuidado de los audífonos:

  • Cuando no los use, guárdelos en su estuche o caja, en un lugar seco y fresco, donde no puedan alcanzarlo los niños ni los animales domésticos.
  • No lo exponga nunca a condiciones de temperatura ni humedad muy alta.
  • No lleve su audífono cuando se someta a un tratamiento con ultrasonidos, rayos x o
  • Apáguelo cuando no esté en uso, y si no lo utiliza durante un periodo prolongado, retire la
  • Cambie las baterías
  • Evite la utilización de laca para el pelo u otros productos capilares cuando lleve puesto los audífonos.

 

Limpieza del molde y del audífono:

  • Las prótesis auditivas se pueden limpiar utilizando productos específicos que están pensados para asegurar una limpieza y desinfección a fondo sin dañar los moldes y los audífonos.
  • Puede limpiar los contactos de la pila con un bastoncillo higiénico. No use nunca disolventes ni objetos que puedan dañar su audífono.
  • La humedad puede acumularse en su audífono, principalmente por la sudoración y las condiciones ambientales. Esta puede dañar los circuitos electrónicos del

 

Cómo limpiar y desinfectar un molde:

1º Separar con cuidado el molde del audífono.

2º Introducirlo en un recipiente con agua y un producto desinfectante, dejando actuar toda la noche.

3º Enjuagar con agua, secarlo con una toalla y eliminar toda la humedad.

El funcionamiento de los audífonos, especialmente los digitales, dependen en gran medida de las características de las pilas. Para obtener el mayor beneficio de un audífono es importante utilizar una pila de la mejor calidad posible.

La duración de las pilas depende de varios factores:

  • Características del audífono: cuanto más potente menos duración.
  • Cómo esté regulado el audífono: aun siendo el mismo modelo pueden existir diferencias de duración dependiendo de la pérdida auditiva y por lo tanto de cómo esté regulado.
  • Cómo se utilice y qué cantidad de horas se
  • Es importante que una vez haya empezado una pila la utilice hasta que se agote, puesto que una vez quitado el precinto la pila se activa y su duración oscila entre 4 y 6 semanas, aunque no se utilice el audífono. Por ello no podrá guardarla para un uso

Las pilas deben guardarse en un lugar seco y fresco, pero no en el refrigerador, y con su embalaje original.

Es importante usar las más nuevas posibles, Ud. puede controlar este factor mirando la fecha de caducidad que se encuentra en la parte posterior del embalaje.

 

3.9. FOMENTO DE LA AUTONOMÍA DE PERSONA DEPENDIENTE Y SU ENTORNO PARA LA MEJORA DE SU HIGIENE Y ASEO.

El enfermo consciente y colaborador puede intervenir en su propio aseo, por lo que se estimula su participación en tareas como el lavado de la cara, el afeitado, la higiene bucal, de los genitales, etc.

Conviene enseñar a la familia a realizar la higiene del paciente inmovilizado, para dar continuidad a los cuidados.

Debe explicarse la importancia de una buena higiene diaria para prevenir complicaciones, como úlceras por presión e infecciones y la necesidad de cambiar la ropa interior todos los días.

 

Técnicas de aseo e higiene

 

 

Plataformas online | Tienda Cursos | Cursos online  | Tutores formación |  Material Educativo | Profesionales

Delimitación del ámbito de atención domiciliaria

Delimitación del ámbito de atención domiciliaria

 

Delimitación del ámbito de atención domiciliaria

 

Del curso online de Atención Sociosanitaria

TEMA 2. DELIMITACIÓN DEL ÁMBITO DE LA ATENCIÓN DOMICILIARIA

2.1- Unidades convivenciales con personas dependientes: tipología y funciones. Necesidades y riesgos de los cuidadores principales.

Una unidad convivencial con personas dependientes es el ámbito donde dos o más personas unidas por relaciones de parentesco, familiar o no familiar, conviven en el mismo domicilio, y alguno de sus miembros es dependiente.

 

2.1.1.     TIPOLOGÍA Y FUNCIONES

  • TIPOLOGÍA

Las unidades convivenciales con personas dependientes pueden subdividirse en familiares (se comparte domicilio y parentesco familiar), y en no familiares (no existe parentesco).

  1. UNIDADES CONVIVENCIALES FAMILIARES

Existen multitud de posibilidades, pero las más habituales son las siguientes:

  • Familias nucleares: compuestas por padres (casados o no) e hijos no emancipados, con alguno de sus miembros en situación de dependencia (bien alguno de los padres, bien alguno de los hijos).
  • Familias monoparentales: un solo padre convive con hijos no emancipados, con alguno de éstos en situación de
  • Familia extensa: familias nucleares o monoparentales conviven con otro u otros familiares con diferentes grados de parentesco (abuelos, tíos…), con alguno de sus miembros en situación de dependencia (habitualmente la persona o personas mayores)
  • Familia reconstituida o ensamblada: familias en las que, tras una separación o divorcio, uno de los miembros de la pareja vuelve a casarse o convive con otra persona, existiendo como mínimo un hijo de la relación anterior y con alguno de sus miembros en situación de dependencia (bien alguno de los miembros de la pareja, bien alguno de los hijos, )
  • Familias de personas de la tercera edad: pareja de personas mayores, con uno o ambos en situación de
  • Familia de una sola persona en situación de dependencia: aunque no es una unidad convivencial tiene un amplio interés en el ámbito de la ayuda a domicilio. Suelen ser personas mayores (viudos o viudas que viven solas) aunque pueden darse casos de personas más jóvenes con enfermedades mentales crónicas emancipadas, con algún grado de dependencia, o personas con algún tipo de discapacidad física o enfermedad degenerativa (p.ej. esclerosis múltiple).

 

  1. UNIDADES CONVIVENCIALES NO FAMILIARES

Entre ellas podemos encontrar:

  • Unidades de acogida: familias o personas que acogen en su domicilio a personas dependientes con las que no hay parentesco. Se ofrece desde algunas unidades de servicios
  • Unidades de tutela: acogimiento de un dependiente sin parentesco en una familia bajo régimen de La tutela siempre estará dictaminada por un juez.
  • Alojamiento con estudiantes: posibilidad para personas dependientes (generalmente personas mayores) de compartir domicilio con un estudiante, de manera que se ofrecen mutuamente compañía, colaboración en tareas y reparto de los gastos. Se impulsa desde la Universidad, con la colaboración de la Obra Social de alguna Caja de Ahorros y los Servicios Sociales

 

2.1.1.2.    FUNCIONES

Las funciones de una unidad convivencial, en relación con las personas dependientes son múltiples. Podemos destacar:

  • Económica: pueden darse diferentes funciones económicas como mantenimiento de los miembros no productivos, unidad de consumo o compartir
  • Educativa-socializadora: corresponde a la educación e integración en la sociedad de los diferentes miembros de la
  • Psicológica: satisfacción de las necesidades de afecto, seguridad y reconocimiento.
  • Cuidado y protección: cuidado a los miembros con necesidades de atención y protección psicológica.
  • Domiciliaridad: establecimiento o creación de un espacio de convivencia y
  • Establecimiento de roles: según las culturas, cada miembro de la unidad adquiere algún tipo de rol dentro del funcionamiento de la propia unidad

 

2.1.2. NECESIDADES Y RIESGOS DE LOS CUIDADORES PRINCIPALES.

  • NECESIDADES DE LOS CUIDADORES PRINCIPALES

Entendemos por cuidador principal a aquella persona que, aunque no pertenece al mundo sociosanitario ni se ha formado en él, procura los cuidados necesarios a un enfermo crónico o persona dependiente. Pertenece a la red de cuidadores informales, es decir, existen vínculos familiares. En la mayoría de las ocasiones la responsabilidad de los cuidados la asume una única persona, generalmente una mujer (esposa, hija o nuera) y muchas de las veces sin que haya habido un consenso o acuerdo explícito con el resto de la familia.

Estas mujeres, con frecuencia se suelen sentir desbordadas, porque además de atender a su familiar mayor, deben continuar con su vida laboral (si la tienen) y con la atención al resto de miembros de la familia: hijos, esposo…

Los estudios realizados acerca de cuáles son las necesidades más importantes de la persona cuidadora principal, han puesto de manifiesto que las más importantes y urgentes son las siguientes:

 

–     Información:

La necesidad de información abarca una gran gama de temas (características del envejecimiento, características de las demencias, alimentación e higiene del dependiente, manejo de los medicamentos, prevención de accidentes diurnos y nocturnos, cambios de personalidad y de la conducta, niveles de comunicación, etc.) y permitirá una mejor relación y comprensión de la persona dependiente, una ayuda en la toma de decisiones, una mejor comunicación con los miembros de la familia, un saber hacer y una mayor seguridad en la propia persona.

–     Formación en diferentes habilidades:

Hace referencia a la habilidad de comunicación, el afrontamiento del estrés, la autoconfianza, … y además enriquecerse en aspectos personales, afectivos, emocionales y de relación a fin de conseguir una suficiente autoconfianza, al objeto de controlar aspectos de la enfermedad, delimitar el tiempo, permitir que otros miembros de la familia o del vecindario le ayuden, y mantener una vida afectiva y personal activa para saber que está haciendo las cosas lo mejor que puede en cada circunstancia.

Se debe reforzar especialmente el autocuidado:

  • Llevar una alimentación
  • Descansar cada día lo
  • Practicar
  • Conservar y cuidar la propia
  • Practicar la relajación.
  • Mantener una vida social
  • Utilizar los recursos
  • Pedir

–     Apoyo emocional:

Se trata de una necesidad básica caracterizada por el afecto, comprensión y apoyo de otras personas de su círculo social (sean familiares o no). Para ello, en ocasiones se forman grupos de apoyo, constituidos por personas que viven situaciones similares.

–     Fórmulas adecuadas para facilitar el descanso de las personas cuidadoras:

Deben existir opciones para atender a las personas dependientes en determinadas circunstancias (mañanas, vacaciones, fines de semana…) y permitir a la persona cuidadora principal tener momentos de respiro. Así podemos hablar de centros de día, acompañantes, voluntarios, ONG, cuidadores profesionales, asociaciones de familiares, familias de acogida, etc.

Como es obvio, existen muchas otras necesidades (económicas, domésticas, ayuda en el cuidado físico, ayuda en las compras, etc.). no obstante, las señaladas anteriormente son las que presentan una mayor demanda.

En todo caso, los cuidadores son auténticos agentes de salud que necesitan apoyo y asesoramiento para poder llevar a cabo las actividades cuidadoras eficazmente. Ello se justifica porque sus conocimientos son muy limitados, porque tienen que compatibilizar sus actividades habituales con un trabajo remunerado y con el propio cuidado de la persona dependiente. En fin, porque no cuentan con conocimientos, recursos y habilidades suficientes.

 

2.1.2.2.    RIESGOS DE LOS CUIDADORES PRINCIPALES

Ocuparse del cuidado de una persona dependiente exige la reorganización del funcionamiento de la vida personal, familiar, laboral y social.

–     Consecuencias del cuidado:

De forma repentina o gradualmente, la persona cuidadora se encuentra ante la necesidad de reorganizar su vida para incluir la atención de su familiar dentro de sus actividades cotidianas. Ello a veces implica que su vida diese un giro de 180º. El cuidado puede llegar a repercutir tanto en la persona cuidadora principal como en las de su entorno y, provocar cambios importantes en diferentes ámbitos (relaciones familiares, trabajo, situación económica, tiempo libre, salud, estado de ánimo). De esta forma:

  • Pueden surgir peleas con otros miembros de la familia por las tensiones que conlleva el cuidado, por falta de colaboración, por falta de reconocimiento del esfuerzo y dedicación, por las diferencias de opinión entre unos y otros, por la alteración del ritmo y desarrollo normal de la vida cotidiana (nietos que deben ceder su habitación, que no tienen ambiente de .. ), etc.
  • Es cada vez más complicado compaginar el cuidado con el trabajo, se puede tener la sensación de estar incumpliendo con éste o de estar abandonando al familiar dependiente cuando se va a trabajar, o puede que, finalmente, se tenga que dejar o reducir la jornada laboral. Los ingresos disminuyen en ese caso a la par que los gastos derivados del cuidado pueden
  • Las nuevas responsabilidades adquiridas, pueden reducir una parte sustancial del tiempo que antes se dedicaba al ocio y a los amigos/as. Además, se corre el peligro de ser absorbido por el papel de cuidador, renunciando a las necesidades propias de relación, aislándose y cayendo progresivamente en la depresión. Es por tanto determinante la actitud que adopte el cuidador, siendo muy conveniente el aprovechamiento de los recursos formales (residencias temporales, respiro familiar, centros de día, ayuda a domicilio) y de otros informales (red de apoyo en su entorno: otros familiares, amigos, ..) produciendo en el cuidador un desahogo y desconexión mental que le beneficiará de forma muy positiva.
  • Se produce un impacto negativo en la salud física: es probable que sienta cansancio físico y fatiga mental, que el riesgo de aparición de enfermedades aumente (dolores dorsales, alteraciones psicosomáticas…), insomnio, agotamiento físico y mental, y, que tenga la sensación de que su salud ha empeorado desde el inicio del Los cuidadores no sufren los problemas de salud de uno en uno, sino de forma simultánea, siendo varias áreas las que se encuentren afectadas pluripatología).
  • Se experimentan un buen número de emociones y sentimientos:
    • Algunos negativos, como los sentimientos de tristeza, desesperación, impotencia, desesperanza, enfado, irritabilidad, preocupación, ansiedad y culpabilidad. Todos ellos derivados de múltiples
    • Otros positivos, como la satisfacción por contribuir al bienestar del ser querido, por el agradecimiento recibido de éste, por descubrirse cualidades, aptitudes o talentos que, de otra forma hubieran pasado desapercibidas, por haber establecido una relación más cercana con la persona cuidada o con otros familiares y, conocer en ellos/as facetas interesantes anteriormente ocultas, o por ser útil a los familiares más próximos.

Todas estas reacciones emocionales positivas y negativas pueden ser contradictorias, generando en la persona cuidadora una gran ambivalencia.

Es muy importante prestar atención a las reacciones emocionales del cuidador, puesto que, si éste no se siente bien, la situación acabará afectando de manera inevitable a la calidad de los cuidados que dispensa a su familiar.

Éstas son mayoritariamente las consecuencias significativas que tiene ser cuidador principal de una persona dependiente y que ponen en riesgo su calidad de vida. No obstante, hay que señalar que la experiencia que cada cuidador familiar tiene sobre el cuidado es única y depende de muchos aspectos: por qué se cuida, a quién, la relación previa con la persona cuidada, la causa y el grado de dependencia del familiar, la ayuda que prestan otros miembros de la familia, las exigencias que se marquen los cuidadores…

 

2.1.2.3.    SEÑALES DE ALARMA

A veces, la persona cuidadora principal está tan preocupadas por el bienestar de la persona a la que está cuidando, que olvida sus propias necesidades y puede llegar a enfermar. A continuación se exponen las diferentes señales de alarma ante esa situación:

  • Problemas de sueño.
  • Pérdida de energía, fatiga crónica, cansancio continuo,
  • Consumo excesivo de bebidas con cafeína, alcohol o
  • Consumo excesivo de pastillas para dormir u otros medicamentos…
  • Problemas físicos: palpitaciones, temblores, molestias
  • Problemas de memoria y dificultad para
  • Menor interés por actividades y personas que anteriormente eran objeto de interés.
  • Aumento o disminución del
  • Actos rutinarios repetitivos, como limpiar
  • Enfadarse fácilmente.
  • Dar demasiada importancia a pequeños
  • Cambios frecuentes de humor o de estado de ánimo.
  • Propensión a sufrir
  • Dificultad para superar sentimientos de depresión o
  • No admitir la existencia de síntomas físicos o psicológicos que se justifican mediante otras causas ajenas al
  • Tratar a otras personas con menor consideración que

 

2.2. SERVICIOS, PROGRAMAS Y PROFESIONALES DE ATENCIÓN DIRECTA DOMICILIARIA A PERSONAS DEPENDIENTES: CARACTERISTICAS Y ESTRUCTURA FUNCIONAL.

Los servicios de atención directa domiciliaria tienen como finalidad mantener a la persona integrada en su entorno habitual, siempre que sea posible y deseado, facilitándole los apoyos necesarios en las AVD. En algunos casos la persona necesitará apoyo en la realización de las actividades domésticas, en otros casos en las actividades de autocuidado, las necesidades pueden ser diversas.

Existen 2 tipos de servicios de atención directa domiciliaria: teleasistencia y el Servicio de Ayuda a Domicilio.

 

2.2.1.     LA TELEASISTENCIA

Es un servicio público que utiliza las tecnologías de comunicación y que permite al usuario la comunicación fácil y directa con un centro de atención.

  • Previene los riesgos que puedan surgir en el domicilio ofreciendo asistencia rápida y
  • Es un servicio dirigido a personas mayores, personas enfermas o con discapacidad que viven solos o que pasan gran parte del día solos en sus
  • Se necesita disponer de línea de teléfono.
  • Consta de un aparato que permite la comunicación entre el usuario y un equipo de profesionales que le proporcionan atención rápida y personal, avisando a los servicios de emergencia si fuera
  • Para que el usuario pueda comunicarse no necesita descolgar el teléfono, ya que el dispositivo, en forma de pulsera o colgante con un pulsador, permite la comunicación a través de un altavoz (manos libres) que da cobertura en el
  • No sólo interviene en situaciones de emergencia, sino que además se lleva una “agenda” de cada usuario y en caso necesario (personas que viven solas,…) se les recuerda la toma de medicación, la fecha y hora de consulta con el médico,
  • En los últimos tiempos ha avanzado mucho y ha incorporado al sistema inicial mecanismos de detección de humos, dispositivos de localización por GPS (muy útil con personas enfermas de Alzheimer), etc.

 

Profesionales de la teleasistencia:

  • El Coordinador: se encarga de coordinar a los trabajadores, usuarios y
  • El técnico informático: que lleva a cabo el control y mantenimiento de las aplicaciones informáticas.
  • El teleoperador: que atiende y gestiona las llamadas de los
  • El oficial: que interviene en la atención directa en las necesidades de tipo sanitario, técnico o doméstico

2.2.2.     El Servicio de Ayuda a Domicilio:

Es un servicio de carácter complementario y transitorio realizado en el domicilio personal o familiar, dirigido a personas que se encuentran en situación de dependencia por motivos físicos, psíquicos o sociales para realizar con ellos o por ellos, mediante personal cualificado y supervisado, las AVD que no pueden realizar de forma autónoma, con el objetivo de que permanezcan en su entorno y mejorar o mantener su autonomía. Proporciona atenciones de tipo preventivo, formativo, asistencial y rehabilitador.

Constituye una prestación básica del Sistema Público de Servicios Sociales, que ofrece un servicio integral de apoyo a las personas y a las familias, para garantizar la permanencia en el propio hogar y en su entorno.

 

Desde el SAD podemos diferenciar 3 programas:

  • Programa de atención doméstica: cuidado y mantenimiento del domicilio
  • Programa de atención personal: (ABVD) asistencia en la movilización, higiene personal o alimentación.
  • Programa de atención social y relacional con el entorno: acompañamiento en gestiones externas (administrativo o sanitario) actividades lúdicas y sociales para prevenir la soledad y favorecer la integración.

 

Modalidades:

  • Servicio de Ayuda a Domicilio básico: Comprende la atención habitual en el domicilio, es decir, todas las tareas propias de la auxiliar dentro del propio
  • Servicio de Ayuda a Domicilio intensivo: Son servicios dirigidos a personas solas o unidades familiares con alto grado de dependencia, generalmente las intervenciones son de 4 a 5 horas, dividido el servicio en 2 o 3 turnos, en función de las
  • PRO Servicio de Ayuda a Domicilio: Es un servicio sin coste alguno destinado a las personas recién dadas de alta en un centro hospitalario y que durante la convalecencia necesitan una atención personal en cuanto a aseo y movilización. Se inicia en menos de 24 horas, manteniéndose durante un
  • Servicio de Ayuda a Domicilio de menores: Está destinado a hogares monoparentales o familias con menores, cuando existen dificultades para atender al

La tarea de la auxiliar se centra en la atención al menor y el apoyo a la persona adulta en la realización de las tareas del hogar. Este servicio, por sus características, exige una actuación intensiva.

 

  • Servicio de Ayuda a Domicilio Convalecientes: Consiste en alojar en un centro a personas del servicio.

 

Objetivos del Servicio de Ayuda a Domicilio:

Objetivos generales:

  • Potenciar la autonomía de los usuarios
  • Evitar la institucionalización,

Objetivos específicos:

  • Conseguir cambios de conductas en las personas que son atendidas para mejorar su calidad de
  • Prevenir y/o compensar la pérdida de autonomía, prestando ayuda para realizar las actividades de la vida diaria y/o mantener el entorno doméstico en condiciones de habitabilidad, facilitarles la realización de tareas y actividades que no puedan realizar por sí solas, sin interferir en su capacidad de decisión.
  • Fomentar el desarrollo de hábitos saludables (alimentación, higiene y ejercicio físico).
  • Potenciar el desarrollo de actividades de ocio y tiempo libre en la propia casa y en el entorno comunitario, dentro de las posibilidades reales de la Aumentar la seguridad de la persona.
  • Potenciar las relaciones sociales estimulando la comunicación con el exterior y paliar así posibles problemas de aislamiento
  • Disminuir el problema de soledad y aislamiento que sufren muchas personas dependientes, favoreciendo la participación del usuario en la vida de la
  • Prestar apoyo a las personas cuidadoras que constituyen la red natural de
  • Servir como elemento de detección de situaciones de necesidad que pudiera requerir la intervención de otros

Principios en los que está basado el Servicio de Ayuda a Domicilio

  • Universalización: todas las personas que necesiten el servicio deben tener acceso a él en igualdad de
  • Normalización: se aplica para mantener a la persona en su entorno y en sus
  • Individualización: se adapta a las características y necesidades personales de cada
  • Respeto y aceptación a las
  • Autodeterminación. Reconocer el derecho de cada persona a tomar decisiones sobre su
  • Globalización: supone atender a la persona en sus necesidades biológicas, psicológicas y

 

Funciones

  • Preventiva: Se desarrolla al evitar que las limitaciones que presentan los usuarios generen otros
  • Educativa-rehabilitadora: Además de realizar las tareas encomendadas el/la auxiliar debe recordar que igual de importante es la realización de la tarea, como el enseñar al usuario a hacerlo por sí mismo o con
  • Asistencial: Se desarrolla la función asistencial, cuando la auxiliar desempeña tareas que la persona usuaria no puede realizar por imposibilidad física o psíquica.

 

Colectivo al que va dirigido

  • Personas mayores que viven solas o que no pueden ser atendidas por sus familiares, con dificultades para la realización de determinadas actividades.
  • Familias que necesitan apoyo para atender a algún miembro de la misma.
  • Personas con minusvalía que con esta ayuda podrán mantener su validamiento personal
  • Menores que hay que atender cuando sus padres y/o madres tienen dificultades para ejercer sus

 

Profesionales del Servicio de Ayuda a Domicilio:

  • El trabajador social: se encarga de la relación con los usuarios y la coordinación de auxiliares y servicios prestados
  • El auxiliar de ayuda a domicilio: realiza las tareas de apoyo en los domicilios.
  • El psicólogo: Orienta sobre las intervenciones psicosociales más adecuadas.

 

2.2.3.     OTROS SERVICIOS

Desde el Sistema Nacional de Salud se puede prestar otros servicios de atención domiciliaria: Atención sanitaria a domicilio y Hospitalización domiciliaria.

 

Atención sanitaria a domicilio

Ofrece atención médica en el domicilio del paciente cuando éste no puede desplazarse al centro sanitario que le corresponde (problemas de movilidad, enfermedades avanzadas, limitaciones funcionales importantes, enfermedades terminales.

 

Hospitalización domiciliaria.

Presta atención en el domicilio siempre bajo la supervisión de un hospital. Es un servicio temporal para pacientes agudos en situación estable o altas médicas precoces. Para acceder a este servicio es necesario cumplir unos requisitos mínimos (condiciones de la vivienda, distancia al hospital, que haya un cuidador en el domicilio).

Los profesionales de estos servicios: médico, enfermero, auxiliar de enfermería, fisioterapeuta, trabajador social.

 

2.2.4.    SERVICIO DE COMIDAS A DOMICILIO

Dirigido a personas en situación de dependencia con dificultades para realizar las compras de alimentos, planificar los menús o preparar comidas y cenas.

  • Se les suministra la comida elaborada, pueden consumirla en el momento o guardarla (congelarla).
  • Puede ofertarse desde los ayuntamientos, en este caso cada ayuntamiento publicará los requisitos para acceder al O desde empresas privadas.

Los profesionales de este servicio: médico o dietista, cocinero, ayudante de cocina, repartidor de comidas.

 

2.2.5.    SERVICIO DE LAVANDERÍA A DOMICILIO

Servicio de recogida, lavado, planchado y entrega en el domicilio de ropa de hogar y personal dirigido a personas dependientes.

2.2.6.    AYUDAS TÉCNICAS Y ADAPTACIÓN DEL HOGAR

El servicio de ayudas técnicas es aquél que a través de personal cualificado, se encarga de la provisión, seguimiento y mantenimiento de las ayudas técnicas.

Se denominan ayudas técnicas a todos aquellos productos, instrumentos, equipos o sistemas técnicos utilizados por una persona dependiente, destinados a prevenir, compensar, mitigar o neutralizar una deficiencia, discapacidad o minusvalía.

 

2.2.7.    CENTROS DE DÍA

No es un recurso de asistencia directa en el domicilio propiamente dicho.

  • Son instituciones para mayores o personas con discapacidad que ofrecen atención integral durante el día para favorecer su autonomía personal e integración, la permanencia en su entorno, el retraso en la institucionalización a los casos en situación límite y con grave deterioro físico y/o
  • También ofrecen atención a las familias y/o cuidadores proporcionándoles apoyo psicosocial a través de grupos de
  • Permite que no se queden solos en casa y se relacionen con otros, resuelve la atención en la jornada laboral, alivian la sobrecarga de los familiares–cuidadores, y el hecho de que regrese a su domicilio posibilita una mayor integración social en su entorno, encuadrándose como servicio de cuidados en la
  • Este servicio integral ofrece: servicio de transporte adaptado, atención médica y de enfermería, social, fisioterapéutica, terapia ocupacional, alimentación (desayuno, comida y merienda), higiene personal y dependiendo del centro, atención psicológica.
  • Pueden ser públicos o privados
  • Requisitos de acceso: para mayores tener cumplidos 60 años, para personas con discapacidad entre 18 y 65 años, no padecer enfermedad infectocontagiosa, residir en la comunidad autónoma donde se solicita
  • Adjuntar acreditación de minusvalía (para personas con discapacidad)
  • Informes médico y social, DNI, acreditación de ingresos, certificado de empadronamiento.

Las solicitudes se presentan en los Servicios Sociales de Base o en las Delegaciones Provinciales del Bienestar Social. Si son privados en la entidad gestora, concediéndose ayuda económica individual según ingresos.

 

2.2.8. ESTRUCTURA FUNCIONAL DE LA AYUDA A DOMICILIO

Atendiendo a la titularidad del servicio, nos encontramos con:

  • Servicio de Ayuda a Domicilio de titularidad pública y gestión directa: El Ayuntamiento o la Mancomunidad organiza y gestiona la ayuda a domicilio, administra el presupuesto y establece los criterios para conceder el servicio. Realiza la contratación directa de los auxiliares a domicilio. Es habitual en localidades pequeñas y zonas
  • Servicio de Ayuda a Domicilio de titularidad pública y gestión concertada con empresa privada: se financia con fondos públicos, los criterios de admisión son públicos, pero son gestionados por una empresa privada. Una vez que se selecciona la empresa se firma un convenio de duración determinada y se organiza la ayuda a domicilio con la supervisión del Ayuntamiento (Administración pública). Es habitual en grandes
  • Servicio de Ayuda a Domicilio de titularidad y gestión privada: es la propia empresa la que establece los criterios de concesión, el precio y la organización del servicio, así como la contratación del

 

2.3.     EL EQUIPO INTERDISCIPLINAR Y EL PAPEL DEL PROFESIONAL DE ATENCIÓN DIRECTA.

Como hemos visto en el Servicio de Ayuda a Domicilio pueden intervenir diferentes profesionales. Cada uno realizará las tareas que le competen, pero las actuaciones no serán de forma aisladas, sino que forman parte de un equipo de trabajo.

El Equipo interdisciplinar está formado por profesionales de diferentes disciplinas que se interrelacionan de manera coordinada para intervenir con cada usuario.

El equipo de ayuda a domicilio está formado como mínimo por el trabajador social, que realiza las funciones de coordinador del servicio, y los auxiliares de ayuda a domicilio, que realizan las tareas de atención personal y doméstica.

El V convenio marco estatal de servicios de atención a las personas dependientes y desarrollo de la promoción de autonomía personal publicado en 2008 y vigente hasta 31 de diciembre de 2011, establece las condiciones para los trabajadores y usuarios del Servicio de Ayuda a Domicilio; y en el artículo 14 aparece la siguiente clasificación profesional:

 

 

 

Estos perfiles se refieren tanto a la atención a la dependencia en domicilio, como en los centros sociosanitarios

El trabajo en equipo es uno de los elementos fundamentales del servicio de ayuda a domicilio. Ningún profesional trabaja de forma aislada, sino coordinada bajo la dirección de un equipo integral que abarca todas las áreas para cubrir así todas las necesidades. Por lo tanto, el carácter del servicio es claramente dinámico, y se va modificando y adaptando continuamente a las necesidades y demandas que van surgiendo diariamente. Para ello es imprescindible actuar con flexibilidad y dejar a un lado los automatismos y los comportamientos mecánicos, tratando a cada persona como un caso único y exclusivo que precisa de un plan de actuación individual.

A.                     Funciones del coordinador del Servicio de Ayuda a Domicilio

Al frente del equipo de ayuda a domicilio encontraremos en la mayoría de los casos a un trabajador social, quien marcará las pautas de actuación de cada integrante, y realizará un seguimiento de cada caso, resolviendo todas las dudas y cuestiones que pudieran aparecer. Funciones:

  • Organizar el trabajo de los auxiliares y realizar un seguimiento conjunto de cada caso, de forma individual y en Valorar las acciones que se realicen.
  • Mantener el contacto con los usuarios por teléfono y de forma
  • Comunicarse periódicamente con los otros profesionales con el fin de coordinar las
  • Organizar y supervisar el trabajo del auxiliar de coordinación.
  • Recoger las necesidades formativas de los auxiliares de ayuda a domicilio y diseñar las actividades de formación

 

B.                     Funciones del auxiliar de ayuda a domicilio

Los auxiliares domiciliarios son la piedra angular del servicio por su papel de acción directa sobre el usuario. Mantendrán contacto permanente con el trabajador social informando del desarrollo de su trabajo y de todos los acontecimientos y cambios que puedan ir apareciendo a través de contactos personales y telefónicos. De esta manera todos los profesionales están informados de las actuaciones del equipo completo, evitando malos entendidos o confusiones por falta de información y coordinación. Funciones:

  • Actividades de carácter personal: cuidados personales (higiene, alimentación, vestido, traslados y movilizaciones). Administración de medicación de forma correcta y según prescripción médica, gestión domiciliaria, instrucciones para la utilización de productos de
  • Actividades de carácter domiciliario: limpieza integral del hogar, (cuidado de la ropa, limpieza de dormitorios, mobiliarios, superficies, cocina, baños) confección de la lista de la compra y elaboración básica de los
  • Actividades de apoyo familiar y relaciones con el entorno: evitar situaciones de soledad, fomentar la participación en actividades lúdicas, sociales y terapéuticas, realización de trámites sanitarios (citas médicas) y administrativos, potenciar una vida saludable y activa, facilitar estrategias para que mantenga lazos y vínculos familiares y

 

C.                     Funciones del psicólogo en la ayuda a domicilio.

  • Participar en el equipo realizando pruebas o valoraciones psicológicas
  • Orientar sobre las intervenciones psicosociales que se desarrollen con la persona
  • Proporcionar pautas de intervención psicosocial a los
  • Colaborar en las actividades de formación a los usuarios y

 

D.                     Funciones del fisioterapeuta

  • Aplicar tratamientos y estrategias rehabilitadoras
  • Formar parte del equipo para la valoración y realización de pruebas relacionadas con las capacidades funcionales del usuario. Realizar el seguimiento y evaluación del
  • Asesorar a los auxiliares sobre las pautas de movilización, y tratamientos con el fin de mejorar la atención al

 

E.                     Funciones del terapeuta ocupacional

  • Programar, supervisar y desarrollar actividades relacionadas con la psicomotricidad, lenguaje y rehabilitación personal y
  • Formar parte del equipo para la valoración y realización de pruebas para determinar la capacidad funcional de la persona. Seguimiento y evaluación del
  • Dar pautas a los auxiliares sobre las materias de su
  • Reeducar a los usuarios en la realización de las AVD, adaptación al ambiente, psicomotricidad, entrenamiento de la memoria, ..

 

F.                     Funciones del logopeda

  • Evaluar junto con el equipo interdisciplinar los trastornos de comunicación, establecer un diagnóstico y un plan de intervención.
  • Realizar las intervenciones necesarias y en su caso implantar un SAAC (Sistema Alternativo Aumentativo de Comunicación) y uso de productos de
  • Realizar el seguimiento y evaluación del
  • Dar pautas a los auxiliares para mejorar las estrategias de comunicación.

 

Coordinación del equipo de ayuda a domicilio

Es importante que el equipo de ayuda a domicilio trabaje de forma coordinada y para ello es importante tener en cuenta las siguientes actuaciones:

  • Acordar unos criterios comunes de actuación
  • Establecer canales de comunicación sistematizados y fluidos, utilizando un lenguaje común y comprensible para todos los miembros del equipo (reuniones de equipo, hojas de registro, cuadernos).
  • Respetar el trabajo del Mostrar respeto por todas las aportaciones.
  • Delimitar competencias. Así evitar el intrusismo profesional, concretar las tareas de cada miembro del
  • Establecer y respetar la figura del coordinador, ya que garantiza la buena marcha del trabajo

Además de las reuniones de equipo, la comunicación entre los miembros puede ser a través de la comunicación telefónica, para que las incidencias puedan recibirse de forma rápida y ser eficaces en las intervenciones. También son útiles las nuevas tecnologías: foros, chat, e-mail… para comentar aspectos del trabajo diario.

Un buen trabajo en equipo es más que la suma de todas las intervenciones individuales, ya que se enriquece no sólo con las aportaciones personales y profesionales, sino también con las interacciones de sus miembros.

Cada cierto tiempo se programarán de nuevo los objetivos de cada plan individual en función de las nuevas necesidades detectadas, teniendo en cuenta los deseos y preferencias de la persona mayor y su familia.

 

  • LOS CUIDADORES PRINCIPALES Y EL SERVICIO DE AYUDA A DOMICILIO

Cuando se inicia el cuidado del familiar, el cuidador principal no es consciente en muchos casos de que será la persona que asuma la mayor responsabilidad sobre los cuidados, y que éstos le obligarán a dedicar una gran cantidad de su tiempo y de su energía física y mental para ello. Situación que se mantendrá durante un largo periodo.

La concesión de la prestación del servicio de ayuda a domicilio a un usuario supone, para el cuidador principal, una ayuda fundamental. Las tareas y obligaciones que tenía que hacer solo comienzan a realizarse con el apoyo profesional de los trabajadores del servicio.

No obstante, la mayoría de la responsabilidad del cuidado de la persona dependiente recae sobre el cuidador principal ya que el servicio de ayuda a domicilio se desarrolla, en el mejor de los casos, durante unas pocas horas al día. Por tanto, el servicio de ayuda a domicilio, además de la función de prestación de cuidados que tiene encomendada, tiene que:

 

  • Actuar como educador del cuidador principal, para dotarle de los recursos y estrategias necesarios para mantener un buen nivel de cuidados el resto del día.
  • Ser un apoyo emocional para el
  • Prestar información al cuidador sobre la enfermedad y la situación concreta del
  • Aportar pautas y estrategias de cuidado adecuadas, que den solución a los problemas específicos del
  • Fomentar la colaboración y cohesión familiar sin sustituir nunca el papel de la
  • Recomendar al cuidador programas de respiro familiar como centros de día.
  • Recomendar al cuidador la utilización de grupos de apoyo dentro de los recursos sociales existentes donde pueda compartir su experiencia, además de ser espacio de formación en habilidades, y de estrategias de afrontamiento eficaz de la situación.

 

  • USO DEL VOCABULARIO BÁSICO DE LA ATENCIÓN DOMICILIARIA

Atención doméstica: ayuda a la persona en las actividades instrumentales de la vida diaria. Entre las actuaciones realizadas, se incluyen la compra y preparación de comidas y la limpieza del hogar.

Atención personal: ayuda a la persona en el desarrollo de las actividades básicas de la vida diaria. En este grupo de prestaciones se incluyen, además, las gestiones y los acompañamientos, ya que son actividades que recaen directamente sobre la persona usuaria atendida.

Cuadrante horario: documento que recoge las atenciones que tiene asignadas el profesional de asistencia domiciliaria, junto con el horario de atención. Suele ser de carácter semanal.

Cuidador principal: aquella persona que, aunque no pertenece al mundo sociosanitario ni se ha formado como tal, es el responsable del cuidado y atención de la persona dependiente en el domicilio. Suele ser un familiar del mismo.

Parte de trabajo: documento donde se recogen las actuaciones de atención doméstica y/o personal a desarrollar con el usuario y su domicilio. En muchas ocasiones forma parte del cuadrante horario.

Servicios de atención domiciliaria: conjunto de servicios de carácter sociosanitario destinados a la atención de personas dependientes en el domicilio del mismo (servicios de ayuda a domicilio, teleasistencia…).

Servicios Sociales: instituciones públicas encargadas de la atención social de los ciudadanos. Son los responsables de la prescripción de los servicios de atención domiciliaria a los usuarios.

Usuario del Servicio: persona objeto de la atención domiciliaria.

 

  • PRINCIPIOS ÉTICOS DE LA INTERVENCIÓN SOCIAL CON PERSONAS Y COLECTIVOS CON NECESIDADES ESPECIALES. ACTITUDES Y APRECIO POR LOS PRINCIPIOS ÉTICOS DE LA INTERVENCIÓN CON PERSONAS DEPENDIENTES.

La Deontología hace referencia a los principios y reglas éticas que regulan y orientan una actividad profesional. En el caso del trabajo diario del auxiliar domiciliario, caben destacar dos aspectos fundamentales que lo hacen especialmente necesitado de guiarse por unos principios éticos sólidos: Por un lado, trata con personas en situación de vulnerabilidad, por lo que su objetivo último será el respeto a la dignidad de la persona. Y, por otro lado, se trata de un trabajo que se realiza fundamentalmente en el domicilio del usuario, lo que le otorga características muy especiales.

 

2.6.1. PRINCIPIOS DEONTOLÓGICOS

Los principios deontológicos que deben orientar la práctica profesional de la asistencia domiciliaria son:

  • Respeto por la dignidad de la persona. Sea cual sea la situación de la persona atendida, no se puede perder la consideración de su valor como persona.
  • El respeto debido hacia las personas con las que se interviene impone reconocer las diferencias encontradas en cada una de las casas, sean de nacionalidad, de religión, de opinión política o de formas de vida, asegurando a cada individuo la misma calidad de servicio y adaptando la forma de intervención.
  • Promoción de la autonomía del usuario, así como de la independencia en las decisiones sobre su propia vida, en la medida en que las circunstancias lo
  • Compartiendo las tareas, dejando toda posición de superioridad o de
  • No imponiendo los propios valores, sino sugiriendo diversidad de otros
  • Adaptándose, tanto como sea posible, a los comportamientos y hábitos de las personas
  • Dando a los menores atenciones, sin sustituir a sus
  • Respeto por la intimidad de la
  • Respetar a cada miembro de la unidad convivencial así como mantener el secreto profesional sobre cualquier aspecto de la
  • No modificar el orden ni la situación de los objetos del hogar sin consultar al usuario del

 

  • Medir las repercusiones de nuestro comportamiento en el interior del marco de vida de la persona usuaria. En particular, ser cuidadosos en el mantenimiento de bienes y objetos que pertenecen a las
  • Respecto al hogar de la persona usuaria, es importante evitar gastos y ruidos
  • Ser una persona discreta, tanto de cara al exterior como dentro de la familia. Ello implica:

+ Evitar comentarios sobre nuestra vida personal.

+ Mantener actitudes imparciales, no evidenciando ningún tipo de posicionamiento, tendencia o simpatía especial por ningún miembro de la familia. Debemos evitar emitir juicios y opiniones.

+ No hacer comentarios sobre los otros casos de los que somos responsables.

+ Ser prudentes respecto a temas económicos externos a la propia administración del usuario.

  • No imponer las propias opiniones sobre un determinado aspecto, sino sugerir aquello que se crea más oportuno y, en todo caso, utilizar los conocimientos
  • Ofrecer una actitud cercana y de confianza, sin caer en paternalismos o faltas de
  • Actuar como garante de la seguridad de las personas usuarias y su familia, así como vigilancia de nuestra propia seguridad en el desarrollo de la labor profesional. Mención especial al uso de guantes en las actividades de aseo y cuidado personal, y estériles en la realización o ayuda en las
  • Reclamar a la institución para la que se trabaja, y a la vez utilizar y poner en práctica, todos los procedimientos y medios necesarios para el desarrollo de un trabajo de
  • Registro de las actuaciones realizadas, para asegurar el seguimiento y cumplimiento de los objetivos marcados y los planes de actuación desarrollados con el
  • Absoluta observancia del secreto
  • Responsabilidad del auxiliar sobre el trabajo, las intervenciones y los métodos
  • No aceptar propinas, regalos, ni favores de los usuarios, así como relaciones de carácter laboral fuera de la actuación profesional que tenemos
  • Evitar el contacto con el usuario fuera del horario estipulado para la atención, así como no facilitar medios de contacto personales (teléfono, dirección de ..)
  • Ser una persona muy pulcra y cuidadosa respecto a la higiene y aspecto personal (ropas, cuerpo, etc.), ya que como educadores de hábitos debemos ser un modelo a seguir para el usuario. Interesarse por las mejoras y perfeccionamiento de los procedimientos y técnicas de su profesión. Adoptar una actitud de ampliación de competencias y conocimientos, realizando las actividades de formación pertinentes (que deberá exigir a la institución para la que trabaje).
  • No fumar ni comer en el domicilio de los
  • Notificar la renuncia a un servicio con la antelación suficiente (unos 15 días) y en ningún caso continuar realizando (nosotros o algún conocido) el servicio de forma particular e
  • Comunicar las faltas de asistencia o retrasos puntuales al trabajo con la mayor antelación posible para que tanto la entidad como la familia puedan tomar las medidas

2.6.2. ACTITUDES

La manera de atender y cuidar a las personas dependientes está muy condicionada por las ideas, emociones y actitudes de quienes lo llevan a cabo. Por tanto, es importante que el profesional reflexione sobre sus ideas y pensamientos sobre el envejecimiento y la dependencia, evitando estereotipos y actitudes negativas sobre el mismo.

Es necesario para el desempeño de las tareas de cuidado presentar unas actitudes positivas, como satisfacción y compromiso con el trabajo realizado, optimismo ante los problemas que se nos planteen, visión positiva ante las circunstancias del trabajo, … Así mismo, es también esencial mantener actitudes que favorezcan la independencia del usuario, y emplear unas habilidades sociales y de comunicación adecuadas, tales como capacidad de empatía, respeto, utilizar un lenguaje adecuado, comunicación orientadora, …

 

2.6.3. VALORES

Los valores sirven como principios que dan orientación a nuestra manera de actuar con nosotros mismos y con los demás. Cada persona tiene sus propios valores, dependiendo de su valoración y adhesión a estos principios.

El profesional de ayuda domiciliaria debe tener clarificados sus propios valores personales, puesto que éstos se manifiestan a través de la conducta en la prestación de sus servicios. Valores como el humanismo, el respeto, la tolerancia, la honestidad o la responsabilidad serán unas sólidas pautas morales sobre las que asentar su trabajo.

 

2.7.- CONFIDENCIALIDAD A LA HORA DE MANEJAR INFORMACIÓN PERSONAL Y MÉDICA.

Se entiende por confidencialidad, en el ámbito de la atención domiciliaria, el derecho de la persona usuaria al respeto de la privacidad de todos los datos relacionados con su persona por parte de los profesionales, incluyendo los datos e información de carácter sanitario.

Se entiende por secreto profesional, el deber de custodiar la información relativa a la persona usuaria, revelada por ella o conocida a través de la relación profesional establecida por y para su atención.

Hay que guardar el secreto profesional y la confidencialidad ante los datos de las personas usuarias. Su divulgación podría suponer su estigmatización o discriminación.

Se mantendrá en todo momento con la persona usuaria una relación de confianza y respeto a la intimidad, así como de confidencialidad con la información sensible que reciba de él, a no ser que la no comunicación de la misma pueda causar perjuicio mayor a la propia persona usuaria o a terceros.

Se hará saber a la persona usuaria, siempre que su capacidad cognitiva se lo permita, que las informaciones que traslade se mantendrán en un ámbito de respeto y reserva, no haciéndose uso de ellas indebidamente.

 

2.7. RESPETO POR LA INTIMIDAD DE LAS PERSONAS DEPENDIENTES

Además de la confidencialidad, el auxiliar debe mostrar respeto por la intimidad de las personas dependientes, esto es, el derecho de las mismas a mantener sus vidas, sus actos y sus circunstancias personales fuera de la “vista de los demás”. El respeto a la intimidad es un derecho fundamental de cualquier persona. En este sentido, caben destacar algunas pautas de actuación:

 

  • Comentar los aspectos referentes al estado o evolución de los enfermos en voz
  • Nadie más que el usuario debe saber si está enfermo o si se le debe practicar determinado Se evitará exponer o mostrar listados de usuarios, datos médicos, evolución de su estado…
  • Abstenerse de hacer comentarios frívolos (con otro/as auxiliares…) sobre cualquier circunstancia de salud o personal tanto del usuario como de su
  • La información personal del usuario no deberá usarse para fines distintos de los
  • Todo documento en el que aparezca el nombre de un usuario deberá sustraerse del alcance de personas ajenas al ámbito asistencial.
  • No se permitirán filmaciones o fotografías en las que se pueda identificar a los usuarios sin su autorización expresa o la de la familia en caso de
  • Sólo las personas autorizadas podrán acceder a las aplicaciones informáticas que recojan datos del usuario, utilizando su clave de acceso, personal e
  • En el transcurso del aseo o cura de un usuario se respetará al máximo su legítimo pudor a mostrar la desnudez o las partes más íntimas de su
  • El profesional de apoyo domiciliario, en el ejercicio de sus funciones, invade con frecuencia la “esfera personal” o zona íntima de los usuarios, por lo que se hace necesario ser extremadamente cuidadoso y respetuoso a la hora de realizar las técnicas y los cuidados, informando en cada momento de qué se va a hacer, cómo, durante cuánto tiempo y para qué.

2.9.- MANTENIMIENTO DE LA HIGIENE Y PRESENCIA FÍSICA PERSONALES DEL PROFESIONAL DE LA AYUDA A DOMICILIO.

La imagen que el auxiliar da a los usuarios es la imagen del servicio de ayuda a domicilio ante ellos. Hay que preocuparse por causar una buena primera impresión en la persona usuaria y una buena imagen, y conservarla cada día. La buena apariencia puede crear sentimientos de confianza y acercamiento por parte de las personas usuarias, haciendo más agradable el servicio.

Por otra parte, el auxiliar debe “predicar con el ejemplo”. No sólo porque persigue con el usuario los objetivos de aseo, higiene y presencia física correcta, sino también porque esto afecta no sólo en el aspecto físico sino en el psicológico.

Para ello ofrecemos una serie de consejos básicos:

La higiene personal:

Marca las pautas de higiene que esperan las personas usuarias.

  • Hay que tener las uñas bien recortadas y limpias, y lavarlas antes y después de atender al usuario (aun llevando guantes).
  • Se debe mantener el cabello siempre limpio, recogido y cuidado (con buen aspecto y bien peinado)
  • Es esencial ducharse y bañarse de manera habitual. Si se utilizan colonias tendrán que ser discretas, evitando el uso de perfumes. No utilizar desodorantes como sustitutos del baño o de la

El vestuario:

  • Llevar el uniforme o ropa de trabajo bien lavada y
  • Hacer visible en la ropa de trabajo el nombre del trabajador para favorecer la orientación del usuario si tiene problemas para
  • Llevar limpios el calzado y los
  • No llevar joyas ni objetos que supongan un riesgo o dificulten la
  • Procurar no salir del domicilio vestido/a con el

 

La expresión:

  • La cara revela los sentimientos; a través de la expresión no sólo les mostrará cómo se siente en ese momento el trabajador, sino también sus sentimientos hacia
  • La sonrisa se contagia. La gente responde a las sonrisas y adopta una actitud más
  • El contacto visual es una manera de mostrar interés por lo que la otra persona dice; hay que mantener siempre contacto visual con la persona con la que nos
  • El lenguaje corporal transmite información.
  • Hay que mantener siempre una buena postura, para tener una buena apariencia y para evitar molestias derivadas de una inadecuada posición.
  • Evitar realizar gestos que reflejen inquietud, inseguridad…, por ejemplo, jugar con el reloj, con el anillo, bostezar, tocarse el pelo, hurgarse las uñas, tamborilear con los dedos, con los pies, con el bolígrafo, morderse las uñas, mirar el reloj, rascarse…

La voz:

  • Adaptar el tono a los posibles déficits auditivos del

 

2.10. ATENCIÓN INTEGRAL DE LAS PERSONAS. TÉCNICAS DE HUMANIZACIÓN DE LA AYUDA.

2.10.1-  ATENCIÓN INTEGRAL DE LAS PERSONAS

El hombre es un ser único en el que conviven distintas realidades o niveles (físico, mental y emocional, relacional, y espiritual). La atención integral hace referencia a tener en cuenta a la persona en su totalidad.

Estos niveles son dependientes los unos de los otros y un cambio en uno de ellos afectará, en mayor o menor medida, a los demás. Por lo tanto, cuando la persona evidencia problemas de funcionamiento a nivel físico, por ejemplo, hay que tener en cuenta que estos problemas tendrán su correlato en los otros niveles. La calidad de vida es el resultado de lograr el equilibrio entre las múltiples dimensiones que forman la persona.

Pero además, esta estructura multidimensional de la persona está siempre en continua interacción con el entorno, con lo que podemos decir que la persona es además una estructura plurirrelacional.

La enfermedad y las situaciones de dependencia tienden a producir una desestructuración que siempre será global, es decir, que en mayor o menor medida, afectará a todas las dimensiones de la persona, así como también a la interacción de ésta con su entorno. Por lo que atender a una persona dependiente supone realizar una serie de intervenciones de “reconstitución” de ésta, interviniendo en todas sus facetas y en la relación con su entorno.

 

 

Atención a la dimensión corporal:

Es algo inherente a la propia asistencia. Para ello, hay que ofrecerle atención médica y de enfermería, atender la higiene, cuidar la alimentación, aliviar el dolor, atender el patrón de eliminación del enfermo, favorecer el confort y la seguridad física, etc.

Esta atención se debe realizar con una actitud humanizada (es decir, con amabilidad, empatía, acompañamiento,…) y de competencia profesional, a través de un proceso de formación continuada.

 

Atención a la dimensión psicológica:

Supone acercarse al conocimiento del mundo emocional (funcionamiento mental) de la persona y cubrir sus necesidades. Conocer cómo es la persona y cómo vive la enfermedad, comprenderla (poniéndose en su lugar) y apoyarla y acompañarla emocionalmente)

 

NECESIDAD COMENTARIO
Seguridad Sentimiento de protección ante una amenaza
Pertenencia Deseo de sentirse necesario y no suponer una carga para  los demás.
Amor Necesidad de expresión de afecto y contacto humano.
Entendimiento Necesidad de comprender las explicaciones sobre los síntomas y sobre la naturaleza de la enfermedad.
Aceptación Necesidad de ser aceptado con independencia del estado de ánimo, la sociabilidad y la apariencia.
Autoestima Se favorece involucrando al enfermo en la toma de decisiones, especialmente en aquellas que se refieren a su dependencia física.
Confianza Necesidad de una comunicación honesta con la familia y los cuidadores. Seguridad de estar recibiendo el mejor cuidado posible.

 

Atención a la dimensión social:

Hay que favorecer las relaciones sociales de la persona atendida con su entorno. Para ello, hay que conocer la situación de la persona (cultural, económica, social…) y apoyarla decididamente ante el rechazo y la exclusión social que algunas enfermedades (como los trastornos mentales, por ejemplo) todavía hoy conllevan.

 

Atención a la dimensión espiritual:

La atención a la dimensión espiritual y trascendental en la persona dependiente la hemos de entender en un sentido amplio que incluya:

  • Atención religiosa-espiritual (respetando la voluntad y creencias de cada persona)
  • Atención a la parte trascendental de la persona, que se ve afectada ante la enfermedad:
  • Sentido de la vida y la existencia
  • Valores personales
  • Criterios morales que rigen decisiones y conductas de la persona

La atención integral además supone:

Personalización de la atención

No hay enfermedades sino enfermos. La persona atendida es más que unos síntomas, un diagnóstico o una situación de dependencia; tiene un nombre, una historia, unas costumbres…

 

Respeto absoluto de la dignidad de la persona

Respeto absoluto de sus derechos como ciudadano, independientemente de su edad, raza, sexo, posición económica y social, creencias, tendencia sexual, etc. Poniendo énfasis en los derechos de intimidad y confidencialidad.

 

2.10.2- TÉCNICAS DE HUMANIZACIÓN DE LA AYUDA

En el ámbito domiciliario humanizar la ayuda se refiere a hacer humana la asistencia, en todas las esferas de la persona, y no quedarse simplemente en la dimensión técnica de la atención.

El profesional debe aplicar una serie de técnicas que permiten humanizar la asistencia. Además de emplearlas en el trabajo e interacciones cotidianas, debe ser capaz de transmitirlas y enseñarlas a las personas usuarias y sus familiares. Entre ellas:

Empatía: Ponerse en el lugar de la persona y/o su familia. Detrás del comportamiento de cada persona siempre hay una razón, un miedo, una frustración, una dificultad. Es importante ponerse en el lugar de la persona, meterse en su piel, acercarse desde el punto de vista emocional al modo en el que está viviendo la situación: cómo le afecta, que supone para él/ella, cómo se siente…

Escucha activa: No sólo consiste en captar y comprender las palabras que se dicen, sino prestar atención a los sentimientos. Es escuchar a través del lenguaje verbal y no verbal (silencios, gestos, miradas…, dan pistas de determinados estados emocionales). Significa escuchar y atender y entender la comunicación desde el punto de vista del que habla.

La escucha activa implica:

  • no interrumpir,
  • mirar a los ojos,
  • tener actitud y postura de disponibilidad, sin sensación de tener prisa,
  • sentarse al lado,
  • no distraerse,
  • dar señales de que se está escuchando,
  • no juzgar ni hacer gestos de valoración, aunque las manifestaciones sean de irritabilidad o indiquen una crítica.
  • No ofrecer ayuda ni soluciones prematuras
  • No rechazar lo que el otro esté sintiendo, por ejemplo: “no te preocupes, eso no es nada”
  • No contar la “propia historia” cuando el otro necesita
  • No utilizar contraargumentos. Por ejemplo, la persona dice “estoy cansado” y responderle “y yo también”.
  • Evitar el “síndrome del experto”: ya tienes las respuestas al problema de la otra persona antes incluso de que haya contado apenas lo que le

 

Expresión de la emoción: Drenar emociones, cuando éstas son vivencialmente intensas es absolutamente necesario y terapéutico. Su represión conduce a la acumulación de tensión que aumenta innecesariamente el malestar emocional. La expresión en el clima adecuado, por el contrario, facilita la relajación.

 

Evitación de mensajes impositivos: Tiene que … , debe de… La imposición genera actitudes contrarias a las que se persigue, es más útil sugerir.

Refuerzo: Las sensaciones positivas son necesarias para contrarrestar las dificultades personales. Reconocer las buenas actuaciones, comprender las malas, en la persona atendida.

Asertividad: Es fundamental para poder comunicarse, expresar los sentimientos, inquietudes, aspiraciones,… sin provocar rechazo en la otra persona.

Las claves de la comunicación asertiva:

  • Expresar las intenciones de forma directa, pero relajada, dirigiéndose al interlocutor por su nombre y haciéndole partícipe.
  • Es importante mantener el contacto visual con nuestro interlocutor y la cercanía, pero sin invadir su
  • Es imprescindible defender las propias opiniones y puntos de vista, sin dejar de respetar a la otra

 

  • DINÁMICA DE LA RELACIÓN DE AYUDA: ADAPTACIÓN, DIFICULTADES, LÍMITES Y PREVENCIÓN DE RIESGOS PSICOLÓGICOS

Se entiende por relación de ayuda un intercambio humano y personal entre dos seres humanos. En este intercambio, uno de los interlocutores (en nuestro caso el profesional de atención domiciliaria) captará las necesidades del otro (la persona usuaria), con el fin de ayudarle a descubrir otras posibilidades de percibir, aceptar y hacer frente a su situación actual.

La relación de ayuda busca cambios en la conducta de la persona, persiguiendo modificaciones que sean importantes para ella. Para lograr cambios duraderos, el impulso tiene que venir de dentro.

 

En el caso de personas dependientes, los cambios buscados pueden traducirse en una actitud positiva ante la enfermedad y las situaciones de dependencia, ayudando a integrar la experiencia en su propia vivencia, aceptando los límites, ayudando a aclarar aquellas situaciones que provocan miedo y sufrimiento, resolviendo los conflictos que pueden surgir en la persona, animando a luchar contra la enfermedad y no abandonarse a ella.

 

Podemos distinguir varias etapas en la dinámica de la relación de ayuda:

  • Configuración del encuentro personal: acogida y orientación. Esta fase se refiere a la recepción adecuada del usuario tanto en el ámbito físico como psicológico. Así en el ámbito físico se dan las características que debe tener el espacio físico, al igual que el aspecto, expresión, que debe tener el profesional para mostrar una sensación de acogida a la persona usuaria. En el ámbito psicológico se vuelve a hacer hincapié en la empatía, disponibilidad, etc. que debe mostrar el profesional.
  • Exposición, clarificación e identificación del problema. El objetivo último de esta fase es definir el problema. Para ello es necesario que el profesional ponga en práctica la empatía, escucha activa, respeto, así como saber ayudar a la persona usuaria a concretarse en su problema y a comprometerse y responsabilizarse del tratamiento terapéutico. Conviene también analizar las actitudes tanto positivas como negativas que puede mostrar la persona usuaria durante esta
  • Confrontación y reestructuración del problema. El profesional debe ayudar a la persona usuaria a cambiar su visión del problema y ver en esta nueva visión perspectivas de solución, debe concienciar a la persona de que es la responsable de sus experiencias y vivencias, debe enseñarle a aceptar que existen problemas que no se pueden solucionar, etc. también se explican las actitudes que tanto el profesional como la persona atendida deben tener o
  • Iniciación del plan de acción. Hace referencia a la decisión del diagnóstico, de los objetivos y la puesta en marcha de acciones encaminadas a la resolución de los
  • La evaluación. Debe ser tanto una autoevaluación como una evaluación del proceso completo: ¿se cumplieron los objetivos?

Algunas de las dificultades que pueden surgir son:

  • No saber qué decir ante determinadas situaciones y
  • Miedos de los profesionales al enfrentarse ante determinadas circunstancias.
  • Falta de comprensión y aceptación de la persona usuaria y de la manera de manifestar sus necesidades y su entendimiento de la enfermedad, especialmente cuando la persona procede de un entorno cultural diferente al
  • Hacer nuestro el sufrimiento de la persona usuaria.

Uno de los riesgos psicológicos más presentes en la relación de ayuda es la aparición de un excesivo compromiso emotivo con la persona usuaria. Hay que saber “desconectar” al acabar nuestra intervención, evitando que las cuestiones relacionadas con el desarrollo de nuestro trabajo persistan una vez terminada nuestra labor, y que se manifiesten durante nuestra propia vida personal.

Otro riesgo presente es la aparición de lo conocido como Síndrome de Burn-out (quemarse). Aparece en el profesional como una respuesta al estrés crónico, que surge al trabajar bajo “condiciones difíciles” en contacto directo con las personas usuarias, y que puede tener consecuencias negativas para la persona.

 

Para la prevención de estos riesgos, Malasch recomienda utilizar ciertas rutinas que permitan descargar esta situación cotidiana y comenzar a separar el trabajo a domicilio del trabajo exterior; las relaciones laborales de las relaciones personales o íntimas (tener presente que las personas usuarias no son nuestras amigas). Las citadas rutinas pueden ser:

  • Paseo periódico
  • Realización de ejercicio físico
  • Momentos para uno solo de contemplar un paisaje, oír música, tumbarse sin hacer nada, ciertos ejercicios de relajación.

En definitiva, todo aquello que permita reequilibrar la energía y desarrollar gradualmente una especie de separación o distancia, la cual es indispensable para sobrevivir a largo plazo en la relación de ayuda.

 

  • LA INTERVENCIÓN EN LAS SITUACIONES DE DUELO

El duelo es el proceso por el que pasa una persona que sufre una pérdida. Se define como una reacción adaptativa natural, normal y esperable ante la pérdida de un ser querido. Permite reestablecer el equilibrio roto con la muerte del ser querido. Prepara para vivir sin la presencia física de esa persona y mantiene el vínculo afectivo de forma que sea compatible con la realidad presente.

El duelo no es una enfermedad, aunque resulta ser un acontecimiento vital estresante de primera magnitud, que tarde o temprano hemos de afrontar, casi todos, los seres humanos.

Resulta especialmente relevante cuando se pierde a alguien muy importante en nuestra vida y, pese a ser algo natural, puede suponer un gran dolor, desestructuración y desorganización en la vida del doliente.

No requiere en la mayoría de los casos de intervenciones específicas, siempre que el doliente disponga de recursos adecuados tanto internos como externos para hacer frente a la pérdida. Sólo en un 10-20% de los casos suele presentar dificultades, derivando en lo que conocemos como duelo complicado o patológico.

El duelo es un proceso único e intransferible. Cada persona vive el dolor de una manera única, no hay dos duelos iguales de la misma manera que no hay dos personas iguales.

El duelo es un proceso complejo, tiene una cronología indeterminada, no podemos establecer exactamente cuándo empieza ni cuándo termina, en algunos casos puede durar toda una vida. En los casos de enfermedad terminal, como sucede en la demencia muy avanzada, puede comenzar antes del fallecimiento. Aunque su duración es muy variable, podemos considerar que los dos primeros años suelen ser los más duros, luego se experimenta un descenso progresivo de malestar emocional. De todos modos, cada persona tiene su propio ritmo y necesita un tiempo distinto para la adaptación a la nueva situación.

Está condicionado por el entorno socio-cultural. Aunque el duelo es una experiencia universal, los ritos y ceremonias que ayudan a afrontar la realidad de la pérdida están influenciados por el entorno socio-cultural en el que nos encontramos.

2.12.1. TIPOS DE DUELO. ETAPAS DEL DUELO

La enorme variabilidad del duelo depende de las características de la persona en duelo, su situación personal y antecedentes, de “quién” es la persona fallecida para el doliente, de las causas y circunstancias de su fallecimiento, de las relaciones sociofamiliares, y de las costumbres sociales, religiosas, etc. de la sociedad en la que vive. No obstante, podemos describir a grandes rasgos la evolución del duelo a lo largo del tiempo:

  • Duelo anticipado (pre-muerte). Es un tiempo caracterizado por el shock inicial ante el diagnóstico y la negación de la muerte próxima, mantenida en mayor o menor grado hasta el final; también por la ansiedad, el miedo y el centrarse en el cuidado del enfermo. Este período es una oportunidad para prepararse psicológicamente para la pérdida y deja profundas huellas en la
  • Duelo agudo (muerte y período alrededor de la muerte). Etapa de desconcierto y embotamiento. Son momentos intensísimos y excepcionales, de verdadera catástrofe psicológica, caracterizados por el bloqueo emocional, la parálisis psicológica, y una sensación de aturdimiento e incredulidad ante lo que se está viviendo, como si fuera irreal, con una sensación de embotamiento que se asemeja a una especie de shock psicológico, es una situación de auténtica despersonalización. Algunos autores señalan el carácter funcional de esta conmoción como un elemento de protección ante la gran carga aversiva que supone el momento de la muerte, es como si esta conmoción tuviera una función anestesiadora del dolor. Esta primera fase puede durar desde unas pocas horas hasta algunos días.
  • Duelo temprano. Etapa de anhelo y búsqueda de la pérdida. Desde semanas hasta unos tres meses después de la muerte. Pasadas estas primeras horas o días, aún no se puede aceptar la idea de la pérdida, los hábitos y costumbres siguen estando relacionados con el ser querido, lo que produce una continua añoranza del fallecido, todo lo que le rodea le recuerda su presencia y apenas se puede pensar en otra cosa. Es un tiempo de negación, de búsqueda del fallecido, de estallidos de rabia y/o culpa, y de intensas oleadas de dolor y llanto, de profundo sufrimiento. La persona no se da cuenta todavía de la realidad de la muerte. Esta fase que puede durar entre tres y cuatro semanas se caracteriza por una gran ansiedad e inseguridad pudiendo aparecer ataques de pánico e hiperventilación.

     Duelo intermedio. Etapa de desorganización y desesperación.

Desde meses hasta años después de la muerte. A medida que va pasando el tiempo, y se van acabando las ceremonias y rituales de despedida y las personas de su entorno que constituyen su apoyo social se tienen que reincorporar a sus actividades habituales, es cuando ese empieza a ser conscientes de la magnitud de la pérdida, de lo que significa no poder volver a compartir momentos y experiencias con la persona fallecida, …

Es un tiempo a caballo entre el duelo temprano y el tardío, en el que no se tiene la protección de la negación del principio, ni el alivio del paso de los años. Es una etapa que se caracteriza por una gran desesperación y tristeza. Es un periodo de tormentas emocionales y vivencias contradictorias, de búsqueda, presencias, culpas y autorreproches, … donde continúan las punzadas de dolor intenso que llegan en oleadas. Con el reinicio de lo cotidiano se comienza a percibir progresivamente la realidad de la pérdida, apareciendo múltiples duelos cíclicos en el primer año (aniversarios, fiestas, vacaciones…) y la pérdida de los roles desarrollados por el difunto (confidente, amante, compañero, el chapuzas, …). Aparecen largos períodos de apatía y desesperanza con ausencia de ilusión y visión de futuro, se tiene la sensación de que la vida ha perdido sentido. Es también un tiempo de soledad y aislamiento, de pensamientos obsesivos,… A veces es la primera experiencia de vivir solo, y es frecuente no volver a tener contacto físico íntimo ni manifestaciones afectivas con otra persona. Se va descubriendo la necesidad de descartar patrones de conducta previos que no sirven (cambio de estatus social) y se establecen unos nuevos que tengan en cuenta la situación actual de pérdida. Este proceso es tan penoso como decisivo, ya que significa renunciar definitivamente a toda esperanza de recuperar a la persona perdida.

Finalmente los períodos de normalidad son cada vez mayores. Se reanuda la actividad social y se disfruta cada vez más de situaciones que antes eran gratas, sin experimentar sentimientos de culpa. El recuerdo es cada vez menos doloroso y se asume el seguir viviendo. Varios autores sitúan en el sexto mes el comienzo de la recuperación, pero este período puede durar entre uno y cuatro años.

     Duelo tardío. Etapa de reorganización y recuperación.

Transcurridos entre 1 y 4 años, el doliente puede haber establecido un nuevo modo de vida, basado en nuevos patrones de pensamiento, sentimiento y conducta que puede ser tan grato como antes, pero sentimientos como el de soledad, pueden permanecer para siempre, aunque ya no son tan invalidantes como al principio. Las punzadas de dolor van disminuyendo en frecuencia e intensidad, empieza a mirar hacia el futuro en vez de hacia el pasado y a reconstruir su mundo, recuperando poco a poco la esperanza, estructurando el tiempo hacia actividades con proyección de futuro y permitiéndose un progresivo acercamiento a las emociones positivas, planteándose nuevos objetivos y la posibilidad de estar abierto a nuevas relaciones.

  • Duelo latente (con el ..) A pesar de todo, nada vuelve a ser como antes, no se recobra la mente preduelo, nunca se vuelve al estado anterior a la pérdida, claramente hay un antes y un después, aunque sí parece llegarse, con el tiempo, a un duelo latente, más suave y menos doloroso, que se puede reactivar en cualquier momento ante estímulos que recuerden…

 

2.12.2. TAREAS DEL DUELO

  1. En primer lugar aceptar la realidad de la pérdida asumiendo que la marcha es irreversible, en ocasiones vemos como algunas personas tratan evitar esta realidad guardando todas las posesiones del fallecido (momificación) con la fantasía inconsciente de tenerlas preparadas para cuando vuelva o convirtiendo su casa en lo que conocemos como “casa museo” en la que todo recuerda a la persona
  2. En segundo lugar trabajar las emociones y el dolor, permitiéndonos mostrar las emociones sin negar el sufrimiento que supone la pérdida.

 

  1. En tercer lugar adaptarse a un medio en el que el fallecido ya no está presente, desarrollando nuevas habilidades asumiendo nuevos roles y buscando significado y sentido a la propia
  2. Y por último recolocar emocionalmente al ser querido muerto, teniendo claro que la tarea no consiste en olvidar, sino en encontrarle un lugar en nuestra vida psicológica que nos permita continuar viviendo

 

2.12.3. INTERVENCIÓN EN LAS SITUACIONES DE DUELO

  1. INTERVENCIÓN GENERAL

Establecer una buena relación

Supone establecer una estrategia, unos objetivos, ser una persona empática con el doliente, sin juzgar, mostrando interés y comprensión…

Escucha activa:

Es atenta, centrada e intensa; es una escucha del otro y de uno mismo. En la atención a personas que sufren profundamente se debe recordar, casi continuamente que “yo soy yo y el otro es el otro”. Se puede impregnar de los sentimientos del doliente, pero sabiendo que son de él y no suyos.

Facilitación:

Es favorecer la comunicación, esperar, tener paciencia, es también hacerle un espacio al otro (al doliente) y darle “permiso” con nuestra actitud y ese clima “seguro” que hemos creado, para que cuente lo que se le ocurra o exprese sus emociones más profundas.

La tristeza, culpa, miedo, amor y alegría, serán partos más o menos fáciles, solo hay que estar y no interrumpir; mientras que la rabia siempre será un parto difícil.

 

Son técnicas facilitadoras de la comunicación: preguntas abiertas, miradas, silencios, ecos, asentimientos, hacer resúmenes para resituar mentalmente al doliente y ayudarle a identificar sus emociones.

Informar:

  • Explicarle que lo suyo es “único” y que tiene permiso para sentir lo que quiera y cuando
  • Aclararle que la evolución teórica del proceso es hacia el ajuste, que todos los seres vivos se adaptan instintivamente a las nuevas situaciones.
  • Orientarle sobre las dudas más habituales: “¿Es bueno ir al cementerio?, ¿y llorar…?, ¿y hablar siempre del muerto…?, ¿por qué ahora no me fío de nada ni de nadie, y porqué me parece todo distinto?, ¿por qué ahora tengo más miedo de morirme y a la vez quiero morirme?.

Normalizar: es asegurarle al doliente que lo que siente, piensa, hace… es totalmente normal y lo natural en su situación… Esto valida sus reacciones y sentimientos, los legitima, confirma, desculpabiliza y además puede seguir sintiéndolos.

Orientar: es guiar, sugerir, aconsejar… o incluso prescribir mediante instrucciones concretas determinadas conductas o rituales, y a veces lo contrario; por ejemplo, disuadir de una decisión precipitada,… “quiero vender este piso, creo que aquí no puedo vivir, son muchos recuerdos, entro en casa y es como una losa que se me viene encima…”.

Como orientación general, hay que desanimar la toma de decisiones importantes durante el primer año, pero a la vez hay que animar la toma independiente de decisiones menores.

También podemos asesorar en la reorganización familiar, explicando que la pérdida de uno de los componentes de la familia lo trastoca todo,… interacciones, roles, espacios, normas, autoridad, poder, economía,… todo se tiene que renegociar y reconstituir.

 

B. TECNICAS ESPECÍFICAS

A continuación, se exponen algunas otras técnicas a utilizar con dolientes:

  • Anticipación de fechas y situaciones: da sensación de Algunas fechas (aniversario de la muerte, cumpleaños, Navidades, Todos los Santos, etc.) son especiales y con ellas llegarán nuevos tirones de dolor que si han sido previstos, no sorprenden ni desmoralizan tanto al doliente.

El darse cuenta de lo que siente, en determinadas situaciones y saber por qué, también alivia. Así, por ejemplo, saber por qué, a veces, la gente hace como que no le ve (no saben qué decir, se sienten violentos), no le tratan como antes (ya no es pareja), o en las fiestas, fines de semana, vacaciones, lo pasa mal porque nota de forma más intensa su falta y no encuentra cuál es ahora su lugar…

  • Toma de decisiones, solución de problemas y adquisición de habilidades: A veces, la persona en duelo tiene un auténtico bloqueo cognitivo mezclado con miedo, su mundo se le ha venido abajo y todo puede ser extremadamente peligroso y difícil. En esta situación, es útil la ayuda en la toma de decisiones, comenzando con problemas sencillos, tratando de que la persona llegue a ser autónoma.

Otras veces se trata de adquirir habilidades que ejercía la persona fallecida (arreglar un enchufe, cambiar una bombilla, ir al banco, etc.) o de recuperar otras que tenía y que las ha perdido por la distribución de roles entre los dos. Cada logro en este sentido, supone una mejora de la autoestima.

  • Narración repetitiva de la muerte y contar historias sobre la persona fallecida: Hablar de la muerte La repetición del relato pormenorizado de la muerte quita intensidad a la emoción, lava, purga, abre la espita de la emoción y además libera, ordena y estructura el pensamiento, hace de la muerte una parte de nosotros mismos, la normaliza.

Hablar del muerto alivia. La narración de retazos de la vida del difunto, resitúa los vínculos y asegura que nunca se romperán, pero serán de otra manera. Con ello, el doliente perfila lo que fue y lo que es, reflexiona, busca, y tiene la oportunidad de ver que los vínculos son ahora distintos, pero perviven.

  • Prescripción de tareas y rituales: El objetivo sería reestructurar la cotidianeidad con conductas saludables. Para empezar se puede prescribir salir todos los días a la compra, andar un rato, sacar a pasear el perro, … esto le obliga a resocializarse a la vez que realiza una actividad
  • Hablar de los sueños y de las presencias: visuales, auditivas, táctiles …: Los sueños representan el mundo vivencial del doliente, su abordaje aporta información sobre su estado emocional. Las presencias (ver, oír o sentir que le toca el difunto) son descargas del cerebro, ante determinados estímulos, de parte de la información que tiene almacenada sobre el fallecido, es algo parecido al miembro fantasma (se siente aunque no está). Pasado el tiempo van desapareciendo progresivamente   los   fenómenos   alucinatorios,   pero    la información no desaparece nunca y basta un estímulo lo suficientemente intenso, (aniversario,…) para provocar emociones olvidadas, incluso años después. Es importante hablar con el doliente de estos fenómenos, para normalizarlos y evitar la idea de que el difunto está interviniendo en su vida (pensamiento mágico), o pensar que se está volviendo loco, ambas ideas muy presentes, por lo novedoso e intenso de las emociones que está
  • Sondas emocionales y preguntas terapéuticas: Las sondas emocionales son preguntas que tratan de atravesar las barreras defensivas y facilitan la comunicación. Son preguntas que rastrean las emociones y liberan parte de su tormenta Simplemente un ”¿Cómo te sientes?”.

También es conveniente indagar sobre las ideas de suicidio y valorar si hay riesgo, si es algo concreto o sólo una idea fugaz, o la pérdida del “norte” existencial (propia del duelo), y qué cosas (frenos y anclajes) se lo impiden y le sujetan a la vida.

–          Tópicos sociales al uso:

Los tópicos sociales, provocan lejanía emocional y a veces enfado. Conviene evitar las frases hechas, las seguridades prematuras y los consejos no pedidos como: “te acompaño en el sentimiento”, “ya verás cómo… se te pasará con el tiempo”, “lo que tienes que hacer es… irte de vacaciones y olvidarte de todo”.

Muchas veces los tópicos son fruto del nerviosismo y del no saber qué decir, por eso puede ser más adecuado verbalizar cómo nos sentimos: “no se qué decirte…estoy nervioso, esto también me afecta…”, o mejor todavía expresarlo de forma no verbal con un apretón de manos, una palmada, un abrazo, una mirada en silencio, … La comunicación no verbal es directa y sincera, transmite entendimiento y se capta fácilmente.

–          Detección de complicaciones y filtro del sistema:

Conviene estar atentos a las complicaciones del duelo y en caso necesario derivar al nivel especializado. De 10 a 20 personas de cada 100 hacen un duelo complicado: es un duelo que no acaba, donde persiste la depresión, la ansiedad y los problemas físicos y no se da una evolución de las etapas normales.

Por ejemplo, estilos de afrontamiento autolesivos (drogas, alcohol, psicofármacos, …) para tratar de evitar el dolor, o conductas repetitivas (juego, adicción al trabajo…). Aparición de enfermedades asociadas, como ansiedad, depresión, fobias, crisis de angustia,… sospecha de duelo patológico (intensa añoranza, culpa asfixiante, enfado continuo, deterioro de las relaciones con los cercanos…

–          Otras técnicas de uso especial con dolientes:

  • El teléfono puede ser útil en el apoyo ante una fecha significativa que se avecina, una recaída…
  • Para determinadas personas, el escribir, alivia, aclara y ordena sus ideas y emociones. Se puede sugerir escribir acerca de “las cosas que le dirías y no le has dicho”, o “tener un diario escrito con tus conversaciones con él”. También se puede dibujar.
  • Se puede recomendar, en un momento dado y dependiendo del contexto, la lectura de un libro de autoayuda.
  • Elaborar un álbum de fotos o atesorar una caja con recuerdos.
  • Visualizar vídeos del
  • Tener animales domésticos. A veces juegan un papel fundamental en el duelo, enganchan a la vida, permiten expresar cariño, hablarles las cosas que no se cuentan a nadie, al acariciarles se tiene el calor del contacto físico y con el paseo (si es un perro) la socialización es
  • Internet. Cada vez hay más recursos para las personas en duelo, desde los chats» de autoayuda en duelo hasta los cibercementerios en los que se pueden erigir verdaderos “monumentos” funerarios conmemorativos, pasando por psicólogos y asesores de duelo que desarrollan sus  sesiones terapéuticas directamente “on line”, o páginas de apoyo al duelo, nacionales e
  • “La reestructuración cognitiva en el duelo es muy útil. Ayuda al doliente a identificar los habituales pensamientos automáticos que disparan sentimientos negativos asociados a la pérdida, del tipo “no podré conseguirlo,… me pondré a llorar y arruinaré el bautizo,… ya no sirvo para nada, qué pinto yo en este mundo, nada tiene sentido,…”, y se le enseña a pararlos mediante detención de pensamiento e inocular ideas positivas, como: “seguro que puedo, seré capaz, me contendré,… ahora puedo ayudar a mi hija, ella me necesita,… puedo hacerlo,… puedo vivir”, esto hará que se sientan francamente mejor y más capaces. Es una técnica muy rica por su sencillez e
  • Las fantasías y visualizaciones

 

2.13 LA OBSERVACIÓN Y REGISTRO DE LA EVOLUCIÓN FUNCIONAL Y EL DESARROLLO DE ACTIVIDADES DE ATENCIÓN FÍSICA. TÉCNICAS E INSTRUMENTOS DE OBSERVACIÓN APLICADOS A LAS SITUACIONES DOMICILIARIAS.

 

2.13.1 LA OBSERVACIÓN Y REGISTRO DE LA EVOLUCIÓN FUNCIONAL Y EL DESARROLLO DE ACTIVIDADES DE ATENCIÓN FÍSICA.

Observación:

Observar consiste en recoger información relevante a través de los sentidos, especialmente la vista. La observación debe ser un instrumento constante para la programación y desarrollo del trabajo con el usuario. Observar tanto a los propios usuarios como a su entorno brinda mucha información extra que en ocasiones no surge a través del diálogo.

  • Al propio usuario: aspecto, cuidados, estado,
  • Al entorno humano: qué personas tiene a su alrededor, cómo es su relación con ellas, cómo es el trato, cómo son,
  • Al entorno físico: en qué condiciones está la vivienda, hay un elevado riesgo de accidentes, cómo es su accesibilidad,
  • La observación está muy influenciada por la experiencia profesional previa, que dota de las herramientas necesarias para saber diferenciar aquellas manifestaciones que tienen interés de las que aparentemente no la tienen, así como del conocimiento de la persona usuaria y sus En este sentido, un profundo conocimiento del usuario al que estamos atendiendo es elemento fundamental para detectar, a través de la observación, los cambios que, no sólo de manera aguda sino progresiva, van sufriendo las personas usuarias del servicio.

Registro:

Un registro es un documento donde se recogen todos aquellos datos relevantes acerca del estado, de la evolución y de las medidas aplicadas y su efectividad a lo largo del tiempo.

Los registros cumplen una serie de funciones:

  • Comunicación entre los interesados en el cuidado de la persona usuaria, no sólo entre profesionales en un momento dado, sino para un mismo profesional a lo largo del
  • Documento legal. Es un documento que puede ser aceptado como prueba en un
  • Investigación.
  • Planificación de cuidados. Los datos contenidos en el registro permiten la planificación de los cuidados a lo largo del
  • Auditoría. Permiten controlar la calidad de los cuidados que recibe la persona

 

2.13.2. TÉCNICAS E INSTRUMENTOS DE OBSERVACIÓN APLICADOS A LAS SITUACIONES DOMICILIARIAS.

Existen diferentes técnicas e instrumentos de observación y registro dentro de los servicios de atención domiciliaria, con el fin de asegurar la vigilancia de la evolución funcional y las actividades de atención desarrolladas con la persona usuaria. Destacamos entre ellas:

A.      Registros de observaciones:

Hace referencia al diario de campo (también denominado hoja de evolución, hoja de observaciones…). Documento donde se recogen las diferentes observaciones e incidencias acaecidas en el desarrollo de la atención.

B.   Las escalas de valoración:

A través de las escalas se puede conocer el estado funcional inicial de la persona usuaria del servicio, lo que permitirá planificar los cuidados y la atención precisa, y servirá como guía para la vigilancia de la evolución de las personas usuarias a lo largo del tiempo. Algunos ejemplos de escalas:

  • Índice de Katz e Índice de Barthel: Miden el nivel de independencia o dependencia funcional en las Actividades Básicas de la Vida Diaria (ABVD): baño, vestido, acudir al servicio, desplazamientos, continencia y alimentación.
  • Escala de Lawton y Brody: Analiza la independencia o dependencia respecto de las Actividades Instrumentales de la Vida Diaria (AIVD): uso del teléfono, realización de compras, preparación de comidas, realización de tareas domésticas, lavado de ropa, uso de transporte, toma de medicamentos, manejo de

Las escalas más utilizadas para evaluar las Actividades Básicas de la Vida Diaria son :

 

a.  Índice de Katz:

Valora 6 ítems: bañarse, vestirse, usar el retrete, movilidad, continencia y alimentación. Se valora cada ítem con 1 punto si la persona realiza la tarea de forma independiente o con poca ayuda, 0 puntos si no lo hace sola o precisa mucha ayuda. En función de la puntuación obtenida se clasifica al usuario desde la máxima independencia (grupo A) a la máxima dependencia (grupo G). Es una escala de aplicación fácil, rápida y sencilla y muy extendida para la valoración de personas que son atendidas en el domicilio.

 

  1. Escala de Barthel: Es la más utilizada internacionalmente. Evalúa 10 tipos de actividades (comer, lavarse, vestirse, arreglarse, deposición, micción, usar el WC., traslado al sillón o cama, deambulación y subir y bajar escaleras) y clasifica cinco grupos de Se puntúa de 0 a 100, y en función de los resultados se clasifica en Dependencia total (puntuación menor de 20), dependencia grave ( de 20 a 35), dependencia moderada ( de 40 a 55) y dependencia leve ( igual o mayor de 60).ESCALA DE LAWTON Y BRODY (AIVD)

Escala de actividades instrumentales de la vida diaria

Aspecto a evaluar Puntuación
Capacidad para usar el teléfono:

– Utiliza el teléfono por iniciativa propia

– Es capaz de marcar bien algunos números familiares

– Es capaz de contestar al teléfono, pero no de marcar

– No es capaz de usar el teléfono

asignar:

1

1

1

0

Hacer compras:

– Realiza todas las compras necesarias independientemente

– Realiza independientemente pequeñas compras

– Necesita ir acompañado para hacer cualquier compra

– Totalmente incapaz de comprar

asignar:

1

0

0

0

Preparación de la comida:

– Organiza, prepara y sirve las comidas por sí solo adecuadamente

– Prepara adecuadamente las comidas si se le proporcionan los ingredientes

– Prepara, calienta y sirve las comidas, pero no sigue una dieta adecuada

– Necesita que le preparen y sirvan las comidas

asignar:

1

0

0

0

Cuidado de la casa:

– Mantiene la casa solo o con ayuda ocasional (para trabajos pesados)

– Realiza tareas ligeras, como lavar los platos o hacer las camas

– Realiza tareas ligeras, pero no puede mantener un adecuado nivel de limpieza

– Necesita ayuda en todas las labores de la casa

– No participa en ninguna labor de la casa

asignar:

1

1

1

1

0

Lavado de la ropa:

– Lava por sí solo toda su ropa

– Lava por sí solo pequeñas prendas

– Todo el lavado de ropa debe ser realizado por otro

asignar:

1

1

0

Uso de medios de transporte:

– Viaja solo en transporte público o conduce su propio coche

– Es capaz de coger un taxi, pero no usa otro medio de transporte

– Viaja en transporte público cuando va acompañado por otra persona

– Sólo utiliza el taxi o el automóvil con ayuda de otros

– No viaja

asignar:

1

1

1

0

0

Responsabilidad respecto a su medicación:

– Es capaz de tomar su medicación a la hora y con la dosis correcta

– Toma su medicación si la dosis le es preparada previamente

– No es capaz de administrarse su medicación

asignar:

1

0

0

Manejo de sus asuntos económicos:

–         Se encarga de sus asuntos económicos por sí solo

–         Realiza las compras de cada día, pero necesita ayuda en las grandes compras, bancos…

–         Incapaz de manejar dinero

asignar: 1

1

0

Puntuación total:  

 

La información se obtendrá de un cuidador fidedigno. Se puntúa cada área conforme a la descripción que mejor se corresponda con el sujeto. Por tanto, cada área puntúa un máximo de 1 punto y un mínimo de 0 puntos. La máxima dependencia estaría marcada por la obtención de 0 puntos, mientras que una suma de 8 puntos expresaría una independencia total.

C.      La entrevista

Tiene por objeto establecer, a partir de una fuente directa, cuáles son las necesidades principales del caso. Para ello se tendrán en cuenta los siguientes aspectos:

  • Si la persona vive sola es necesario saber quién le cuida y cuándo le visitan. Si vive con más gente tendremos que informarnos sobre el número de personas, el sexo, la edad, la profesión, las obligaciones que estos tienen fuera del domicilio, horas de permanencia en la casa, posibilidades reales de colaboración,
  • Conocer el estado de salud de la o las personas. Para ello también se recurrirá a informes médicos
  • Averiguar el estado subjetivo de salud y de bienestar general de la o las personas. Indagar acerca de las áreas de dificultad y las de autonomía: estado emocional, estado de conciencia, lenguaje, percepción (modo de interpretar el mundo e interpretarlo), discurso del pensamiento (si es lógico o no), capacidad de atención o concentración, …
  • Conocer los hábitos de la o las personas: actividades de la vida diaria, actividades dentro y fuera del domicilio, horas, días o actividades especiales,
  • Saber la opinión de los cuidadores principales. Problemas y dificultades, vías de posibles soluciones, alternativas,
  • Obtener datos de la red social del o de los usuarios: familia, amistades, etc.

La entrevista es un arte que se aprende con la práctica y que depende de dos personas, el entrevistador y el entrevistado. Para realizar una entrevista correcta, no existe un formato rígido o esquema preestablecido, sino que depende de varios factores, como el objetivo que persigue, la persona a la que va dirigida, … Es conveniente realizar preguntas abiertas, que aportan más información, pero cuidando centrar la conversación en los temas de interés, sin dejar que la persona se vaya por las ramas.

 

2.14 LAS AYUDAS TÉCNICAS PARA EL CUIDADO Y LA HIGIENE PERSONAL.

Las ayudas técnicas o dispositivos de apoyo son productos, instrumentos, equipos o sistemas utilizados por una persona con discapacidad, fabricados especialmente o disponibles en el mercado, para prevenir, compensar, disminuir o neutralizar una deficiencia, discapacidad o minusvalía.

El uso de las ayudas técnicas adecuadas permite a una persona con movilidad reducida o persona mayor aumentar su capacidad funcional para la realización de las tareas cotidianas. Son, por tanto, objetos muy diversos que incrementan el nivel de independencia y autonomía personal del usuario con discapacidad en su entorno.

Existen multitud de ayudas técnicas para el cuidado y la higiene:

2.14.1.   AYUDAS TÉCNICAS PARA EL CUIDADO PERSONAL

  • Cepillos con mango: permiten la limpieza y peinado del
  • Cortaúñas adaptados: facilitan el corte de uñas, tanto de manos como de pies.
  • Aplicadores de loción.
  • Limpiadores de pies: dispositivo de mango largo con diferentes aplicadores que se pueden intercambiar para realizar una correcta higiene de los
  • Limpiadores de uñas.

2.14.2.   AYUDAS TÉCNICAS PARA LA HIGIENE Y EL ASEO

  • Sillas para la ducha: sillas adaptables a bañeras y giratorias que facilitan el aseo de personas
  • Asiento tabla de ducha: asiento adaptable a las bañeras, que permiten realizar el aseo de la persona dependiente
  • Sillas para el baño: sillas preparadas y elaboradas para la realización del aseo en

 

  • Camillas de baño: camillas que permiten realizar el aseo de las personas dependientes que no pueden realizarlo sentados. Muy poco habitual en
  • Asientos elevadores de inodoro: elevadores de las tazas de inodoro, que facilitan el asiento en el WC para la eliminación.
  • Bandejas lavacabezas: bandejas que permiten realizar con facilidad la limpieza del cabello, en silla de ruedas o a personas
  • Esponja de baño con mango: esponja que permite el acceso fácil a zonas del cuerpo donde la persona tiene dificultades para llegar (piernas, pies, espalda…).
  • Botella masculina de orina: facilita la eliminación urinaria masculina a usuarios
  • Cuña: facilita la eliminación urinaria femenina, así como la defecación en personas
  • Silla inodoro: silla donde pueden realizarse las funciones de eliminación.

Delimitación del ámbito de la atención domiciliaria

 

 

 

 

 

Plataformas online | Tienda Cursos | Cursos online  | Tutores formación |  Material Educativo | Profesionales

 

 

El proceso de envejecimiento

El proceso de envejecimiento

El proceso de envejecimiento

Del curso online de Atención Sociosanitaria

1.1. EL PROCESO DE ENVEJECIMIENTO.

 

  • Definición de envejecimiento

El envejecimiento es una más de las etapas del ciclo vital, junto a la infancia, la adolescencia y la edad adulta, que implica una serie de cambios graduales biológicos, psicológicos y sociales asociados a la edad, inevitables, y que ocurren como consecuencia del paso del tiempo.

 

Envejecer NO es sinónimo de Enfermar. Debemos diferenciar entre envejecimiento fisiológico, el que se produce por el paso del tiempo y el efecto que tiene en la persona. No puede detenerse. Y el envejecimiento patológico, en el que intervienen enfermedades o situaciones que aceleran el proceso normal de envejecimiento.

 

La vida psíquica de las personas de edad no es más que la prolongación de su historia psicológica completa, coloreada y modificada ciertamente por los datos neurofisiológicos, sociales y relacionales de la edad, pero sin rotura brusca, sin contradicción profunda. No existe fórmula hecha ni fija que se pueda aplicar a todos los individuos.

La edad es una característica importante, pero que no borra otros caracteres del individuo. Cada individuo hace su vejez según un modelo personal e incluso a pesar de las influencias culturales y del gran número de contrariedades biológicas, aunque estas se produzcan de forma homogénea en un gran colectivo de individuos.

 

Al anciano le afecta dos momentos históricos muy claves:

  1. Época Pre-industrial:

El modelo de familia era distinto, la familia era amplia, la producción se basaba en tareas agrícolas o bien en trabajos realizados en pequeños talleres artesanales o fábricas familiares, en el que el jefe o patriarca solía ser la persona de más edad, es decir, el anciano de la familia.

Las exigencias sociales al individuo eran pocas. El anciano se promocionaba más en sus actividades laborales. Se liberaba de las conductas o tareas que podían desarrollar otros miembros de la familia, cogiendo él otros papeles más especiales como eran de dirección, educación y más tarde pasaba a ser el símbolo de la familia.

La muerte era considerada como el suceso final, siendo preparado tanto el anciano como la familia de forma progresiva hacia la muerte.

  1. Etapa Industrial:

En este período, que es el actual, cambia la estructura familiar y el concepto de vejez.

No hay un desarrollo armónico, existe una diferenciación clara de una etapa de la vida a otra, marcándose unos límites muy precisos entre la adolescencia, madurez y vejez; que son paralelos a unos cambios sociales y fisiológicos que se producen en el individuo al mismo tiempo que proporcionan unas rupturas o crisis que rompe los papeles y altera la personalidad del sujeto.

Las exigencias sociales son mucho mayor, al mismo tiempo que se intenta un aprovechamiento selectivo de las cualidades del individuo.

 

Se crean unos límites muy precisos entre lo que es tiempo de trabajo y tiempo para relación familiar, la vida se centra en la productividad en la que juega el papel principal el padre de la familia. La relación personal se da, sobre todo, en el espacio laboral; al mismo tiempo la sociedad intenta promover la creación de instituciones para aquel sector de población no productivo, como son el niño y el anciano, creando escuelas y asilos.

La muerte no se contempla como un proceso natural y evolutivo sino como un fracaso de la naturaleza, enfrentándonos a ella de dos formas: una negándonos a ella, por lo que intentamos que las personas no mueran en su casa, sino que lo hagan en el hospital. La otra, exigiéndole a las ciencias, como la Gerontología, que investiguen y busquen la forma para prolongar la vida; problema que se produce después en el momento que vemos que la evolución social es más lenta que la evolución médica, produciéndose un rechazo social a las personas ancianas que generan los avances sanitarios.

2.- Envejecimiento físico.

El envejecimiento es un proceso con una gran variabilidad individual y, no debemos esperar encontrar en nuestros mayores las mismas características en todos. Además, el envejecimiento no es un proceso sincrónico o uniforme en un mismo organismo.

 

Apariencia física, postura y marcha:

El envejecimiento condiciona una disminución de la masa muscular y del agua total. Aumenta de forma relativa la grasa, cuya distribución se modifica también con los años. Estos cambios disminuyen de forma importante la fuerza muscular y suponen una menor resistencia frente a la deshidratación.

La piel sufre un importante proceso de atrofia.

La talla disminuye debido a cambios que acontecen en la columna vertebral.

La persona mayor tiende a inclinarse hacia delante, anda a pasos cortos, aumentando la separación de los dos pies, y con pobre balanceo de brazos.

Tiene dificultades de girar, o modificar, en general, su actitud en la marcha.

Cuando se dan todas estas características podemos hablar de “marcha senil”. La presentan un grupo de ancianos/as con alto riesgo de sufrir caídas.

Órganos de los sentidos:

Vista:

 

Alteraciones a nivel de retina, humor vítreo y cristalino, que pueden determinar disminución de la agudeza visual, presbicia (vista cansada), alta frecuencia de cataratas y glaucoma, disminución de la capacidad de adaptación al deslumbramiento.

Alrededor del iris suele aparecer el llamado arco senil, sin repercusión funcional alguna.

 

Oído:

Disminuye la función de las células sensoriales, apareciendo presbiacusia (disminución de la audición, especialmente para los ruidos más agudos o de alta frecuencia). Se favorece la aparición de alteraciones del equilibrio.

 

 

 

 

Gusto y olfato:

Disminuyen el número y la funcionalidad de las papilas gustativas y células sensoriales olfatorias.

Estas modificaciones, junto a una producción de saliva disminuida, condicionan una menor satisfacción con la comida.

 

Tacto:

Disminuye la agudeza táctil, y la sensibilidad a la temperatura.

 

Sistema nervioso:

A nivel cerebral se produce una pérdida neuronal variable, disminuyen el riego sanguíneo cerebral, el número de conexiones interneuronales, los neurotransmisores, la velocidad de conducción nerviosa y los reflejos. Mecanismos de control como el de la sed, la temperatura o la regulación autonómica, están menoscabados.

Susceptible a la aparición de cuadros de confusión mental, lentitud en los movimientos y respuestas, incoordinación en la marcha, propensión a la aparición de hipotensión postural, aparición de “tics”, o temblor senil, …

 

Sistema cardiovascular:

Determina una disminución de la reserva cardíaca, y una respuesta escasa al estrés. Disminución de la frecuencia cardíaca, y mayor frecuencia de arritmias.

Dilataciones del sistema venoso, por pérdida de tono parietal e incompetencia de las válvulas, facilitando la aparición de várices y edemas en extremidades inferiores, sobre todo.

 

Aparato respiratorio:

Tendencia al cierre de pequeños bronquiolos. Disminuye el flujo sanguíneo que llega a los pulmones. Déficit de oxigenación. Mayor propensión a infecciones y el mecanismo de la tos es menos efectivo.

 

Aparato digestivo:

A nivel bucal, disminución de la saliva, junto a la pérdida de piezas dentarias contribuye a una masticación deficiente.

Disminución del movimiento de propulsión a todo lo largo del tubo digestivo, condiciona a un enlentecimiento del tránsito digestivo, facilitando la aparición de alteraciones como el estreñimiento.

Aparato genito-urinario:

Pérdida funcional de los riñones en la eliminación de sustancias y mantenimiento del equilibrio de numerosas sustancias claves en el medio interno.

Incontinencia, retención urinaria o la aparición de infecciones.

 

En la mujer la mucosa vaginal se atrofia y en el hombre se distiende la bolsa escrotal.

 

Sistema endocrino:

Hay una disminución en la producción de las diferentes hormonas y una menor respuesta a su acción. Habitualmente, estas modificaciones se detectan o tienen repercusión en circunstancias de

sobrecarga.

 

Sistema inmunitario y hematológico:

No existen modificaciones significativas en los valores hematológicos. A nivel inmunitario, la respuesta frente a estímulos está enlentecida y disminuida en intensidad.

Aumenta por tanto la susceptibilidad a padecer infecciones.

 

3.- Cambios psicológicos más frecuentes.

1.- Cambio del “yo” o ego:

En la persona de edad, su propia identidad tiende a perderse, se debilita, pierde independencia.

Convirtiéndose en una personalidad débil o insegura, muy dependiente y sometida a los demás. La persona tiende poco a poco despersonalizarse llegando a convertirse en un mero órgano vegetativo. Cuando esto ocurre los comportamientos son ajenos a su persona, se comporta como los demás quieren que lo haga.

 

 

2- Cambios en la inteligencia:

La inteligencia no suele deteriorarse, lo que tiende a deteriorarse son los instrumentos del intelecto.

La persona se siente desorganizada, sin equilibrio psíquico, por lo que se siente apática y desinteresada. Al no sentir alicientes y motivación suficiente para seguir creciendo y cultivándose como persona, al no tener esta motivación no usa los instrumentos de inteligencia, cayendo en abandono y desinterés por la vida, al mismo tiempo que su capacidad de pensamiento disminuye, su memoria no utiliza los mecanismos de atención, no quiere prestar atención porque el mundo no le interesa. Por todo esto el aprendizaje se le hace costoso y difícil.

 

3- Cambios de la creatividad:

Las personas de edad pueden ser iguales o más creativas que los jóvenes, pero para ello necesita mantener los instrumentos del intelecto y sobre todo tiene que poseer interés por la vida. Si no acepta con agrado el momento que está viviendo, no potencia el pensamiento creativo que es necesario para cultivar el pensamiento divergente; cayendo en un egocentrismo que le incapacitará para desarrollar creativamente una tarea y potenciarse a sí mismo.

 

4- Deterioro de la imagen de sí mismo:

El viejo se percibe muy negativamente. La imagen que posee de sí mismo es muy pobre, no se autoestima, no se valora, cree que nadie le aprecia y que no tiene valor ni mérito su vida. Él no sólo siente su imagen, sino que la retroalimenta pensando que los demás sienten y vivencian su imagen como lo hace él.

Cuando esta imagen está muy degradada reacciona con una conducta regresiva, viviendo su pasado.

5- Cambios en la sexualidad:

Las personas ancianas está demostrado que poseen una necesidad sexual, pero tenemos que distinguir entre el instinto sexual y motivación sexual para poder comprender lo que a las personas de edad está sucediendo a este nivel.

El instinto sexual es algo innato en el hombre y a la naturaleza animal. Este instinto no desaparece con la edad. Lo mismo ocurre con la motivación sexual, pero sin embargo esta motivación puede estar, y de hecho está, trastocada como fruto de esa nueva reestructuración que está exigiendo el psiquismo, un psiquismo que permanece aturdido, confundido, que tenderá a inhibir la motivación sexual. Tampoco hay que olvidar el gran número de perjuicios sociales que se producen con respecto a la sexualidad en las personas ancianas.

 

6- Cambios en la afectividad:

El anciano tiende a perder su autoestima, buscando que los demás le ayuden a recuperarla, pidiendo un tipo de afectividad muy primaria e inmadura que no le beneficia para su propia personalidad, puesto que le produce un sufrimiento, bloqueo o shock en su afectividad; que como consecuencia le produce una vanidad secundaria que le lleva amarse y aceptarse regresando hacia el pasado, hacia todo aquello que fue, hacia todo aquello que algún día hizo o amó, queriendo poseer los mismos esquemas afectivos que le sirvieron en el pasado.

Se aferra al pasado creándose una incapacidad progresiva para amar, comprender y dar afecto a los demás.

Todo esto es consecuencia de que las personas de edad socialmente no proyectan una imagen de estima y valoración para poder autoestimarse en ese período de la vida. Esta no aceptación social marca el psiquismo del viejo conduciéndole a un mayor repliegue hacia su persona que le hace sentirse como algo y no como alguien.

 

3.- Respuesta del anciano a los cambios psicológicos.

El comportamiento del anciano lo que pretende es hacer un ajuste de la personalidad del individuo ante las vivencias que se producen en estos.

Los comportamientos más frecuentes son:

1- Ensimismamiento:

El anciano se refugia en su pasado, perdiendo todo contacto interpersonal y mostrando apatía por su entorno y desinterés ante el mundo y las cosas. Esto hace que el anciano pierda su autonomía personal, se deteriora su yo y por tanto su comportamiento se convierte en un mero hábito mecánico.

2- Somnolencia:

Es muy frecuente en las personas de edad por su desarmonía psíquica; manifiestan posturas y expresiones somnolientas intentando estar desconectado del entorno.

3- Agresión y rebelión:

Es un mecanismo de defensa fruto de la angustia psíquica que está viviendo el anciano y nos señala una inadaptación y desajuste.

Es muy frecuente que el sujeto niegue su etapa o período y no quiere aceptar su nueva etapa de vida, entonces se subleva y rebela no cambiando su forma de vestir o sus costumbres.

4- Egocentrismo:

Es un tipo de conducta regresiva o infantil, buscan ser el centro de todo, quieren estar siempre llamando la atención para buscar el reconocimiento de los demás resaltando sus actos.

 

 

5- Machaconería:

Este es un mecanismo de autoafirmación, con su afán de manifestar su personalidad anterior ya que se sienten sin su personalidad actual.

Es un querer mostrar que no tienen mucho que aportar pero que hicieron cosas importantes en su vida.

 

4.- Soledad y aislamiento social.

El problema de la soledad va unido en gran parte a la viudez. Es esta una circunstancia a la que se añaden cambios, por lo general, negativos, que contribuyen al malestar de las personas (casi siempre mujeres).

Con la pérdida del cónyuge, las ancianas ven reducidas sus relaciones sociales, así como sus ingresos. Cuando no tienen problemas importantes de salud, tienden a seguir viviendo en el mismo domicilio, experimentando en muchos casos soledad.

En las sociedades modernas, la soledad se considera unida a la vejez, pero este sentimiento no tiene por qué ser propio de la edad. Las mujeres la padecen más que los hombres, así como los de más edad con respecto a los más jóvenes. Quienes se han realizado más con su trabajo durante la etapa activa, mantienen sentimientos más positivos. Las personas que se sienten solas coinciden con las que aquejan peor salud.

El aislamiento social es uno de los aspectos más negativos para la salud física y mental de las personas mayores.

Bajo nivel económico adquisitivo, dificultad para el acceso a los recursos, … aunque hay que decir que en los últimos años se ha hecho un gran esfuerzo en el aumento de las pensiones, se ha conseguido más la generalización y la consolidación de las pensiones asistenciales, llamadas no contributivas.

Los ancianos de menor edad disponen de pensiones mayores debido a la mejora de las mismas en los últimos años.

Actualmente, los grupos más pobres entre la población anciana los constituyen las mujeres, y en concreto las viudas de edad más avanzada.

Su educación no les ha dado recursos personales para enfrentarse a las relaciones intergeneracionales de hoy, el aperturismo cultural, la pérdida de roles autoritarios, el tambaleo de las jerarquías familiares, etc., sobre todo en lo que se refiere a las relaciones con los nietos, cuyos mundos de origen están separados por un abismo.

 

1.1.2.         ASPECTOS IMPORTANTES SOBRE EL ENVEJECIMIENTO

  • La vejez no es sinónimo de enfermedad ni de
  • El envejecimiento normal debe diferenciarse del envejecimiento patológico, cuyos cambios se producen como consecuencia de enfermedades (cataratas, alzhéimer…) o de situaciones que aceleran el proceso normal de envejecimiento (malos hábitos, medio ambiente, etc.) No forman parte del envejecimiento normal y, en algunos casos, pueden prevenirse o son
  • A medida que se envejece las personas tienden a ser más heterogéneas, más distintas unas de otras en el funcionamiento fisiológico, psicológico o social, debido entre otras cosas a factores biológicos (genéticos, hereditarios) o biográficos, como, por ejemplo, el estilo de vida (actual y pasado) a lo largo del ciclo De manera que, las personas mayores presentan más diferencias entre sí que una muestra comparable de personas más jóvenes.
  • Las incidencias que el envejecimiento tendrá en la calidad de vida de la persona variarán mucho de unas personas a otras, dependiendo de varios factores, como:
  • la predisposición genética (características físicas y biológicas y enfermedades)

 

  • los hábitos de vida (actividad física regular, alimentación equilibrada, control del estrés),
  • de las características físicas y del entorno donde viva (acceso a los recursos, nivel socioeconómico y educativo).
  • Los cambios que se producen asociados al envejecimiento no tienen por qué aparecer en el mismo momento y grado en todas las personas mayores (por ejemplo, las diferencias en el encanecimiento del pelo, pudiendo encontrarse diferencias interindividuales tanto en el momento en el que comienza a producirse como en el grado en que se produce el cambio de color, pudiendo ser más o menos blanco), pudiendo manifestar algunas personas mayores más o menos cambios que
  • La forma de envejecer tendrá que ver con el modo de vida que se ha seguido. Además, hay que considerar la forma como lleva la persona el proceso de envejecer (la percepción personal del proceso).

Plataformas online | Tienda Cursos | Cursos online  | Tutores formación |  Material Educativo | Profesionales

 

 

 

 

 

Los accidentes de tráfico: Un problema de salud

Los accidentes de tráfico: Un problema de salud

Los accidentes de tráfico: Un problema de salud

DE NUESTRO CURSO DE SEGURIDAD VIAL

 

  1. Los accidentes de tráfico: ¿Una epidemia de la sociedad actual?

Los accidentes de tráfico son frecuentes en las sociedades desarrolladas. Dada su magnitud algunas personas los consideran como una auténtica epidemia de las sociedades actuales.

El objetivo de este primer capítulo es situar al alumnado en la magnitud real en la que nos movemos. Hay muchos accidentes de tráfico, demasiados. Incluso dentro de la Unión Europea la accidentalidad por tráfico sólo ha sido superior en los últimos años a la española en Grecia y Portugal. Es decir, somos uno de los países de la Unión Europea que destaca en lo que se refi ere a accidentalidad de tráfico.

Obtener los datos de accidentalidad de tráfico es fácil. Todos los años a lo largo de enero la Dirección General de Tráfico (DGT) presenta en una nota de prensa los datos del año anterior. Dicha nota se puede consultar en la web de la DGT (www.dgt.es), así como en cualquiera de los periódicos que siempre se hacen eco de estas cifras.

Para dimensionar adecuadamente los accidentes de tráfico y su magnitud es preciso saber que por cada persona fallecida en accidente de tráfico hay 18 ingresos hospitalarios, 80 casos son atendidos en urgencias y unos 100 casos han requerido algún tipo de atención sanitaria. Ello queda refl ejado en la siguiente fi gura referida a 1997: 696.000 personas tuvieron algún tipo de lesión (1.8% de la población española), 565.000 necesitaron atención sanitaria, 464.000 fueron atendidas en urgencias, 102.000 precisaron ingreso hospitalario y 5.600 fallecieron.

  1. Causas de los accidentes de tráfico

La respuesta a esta pregunta se sale del contenido de este capítulo; no obstante es preciso recordar que:

  • En la generación del accidente intervienen, por regla general, múltiples factores que se clasifi can en factores relacionados con el vehículo, con el entorno, con aspectos socioeconómicos y factor humano.
  • El factor humano está presente en el 90% de los accidentes. Atendiendo a la edad y al sexo se comprueba que jóvenes y mayores así como varones son los que mayor riesgo presentan de padecer un accidente de tráfico. ¿Por qué es importante la edad? La gente joven, entre otros motivos, asume más riesgos, es reticente al uso del cinturón de seguridad y el casco, conduce bajo los efectos del alcohol u otras drogas, con exceso de velocidad, y con frecuencia va acompañada de ocupantes también jóvenes (lo que contribuye a que se adopten conductas más arriesgadas), etc. Las personas mayores tienen mayor riesgo por las alteraciones derivadas del proceso normal de envejecimiento, la suma de patologías, así como la existencia de un entorno vial adverso.
  • El consumo de bebidas alcohólicas es, sin duda, el factor humano con mayor importancia en los accidentes de tráfico, ya que no sólo aumenta el riesgo de padecer uno, sino que se asocia a los accidentes más graves y a un peor pronóstico de las lesiones (por su importancia, el tema del alcohol se trata ampliamente en otra unidad).
  • “El accidente no es accidental” (Organización Mundial de la Salud 1961). Muchos de los factores de riesgo se pueden eliminar. Cuando se realiza la investigación de los accidentes y se identifi can los factores que han contribuido a su producción, se puede concluir que con la eliminación de uno o más de dichos factores el accidente podría haberse evitado.

Atención Socio-sanitaria a Domicilio

Curso multimedia online de atención socio-sanitaria a domicilio

Aprenda atención socio sanitaria a domicilio de forma cómoda y sencilla con este curso multimedia online.

Contenido

Curso multimedia online de atención socio sanitaria a domicilio. Curso que podrá realizar desde cualquier dispositivo con conexión a internet: ordenador, tablet, móvil o smart TV. Curso práctico, económico y sencillo. Con temas multimedia, ejemplos y ejercicios detallados paso a paso, con servicio de tutoría y diploma al finalizar.

Más Información del CURSO DE ATENCION SOCIO SANITARIA

 

 

curso online de atencion socio sanitaria a domicilio luisbonilla.com