Aplicacion del color e iluminacion al escaparate

Aplicacion del color e iluminacion al escaparate

Aplicacion del color e iluminacion al escaparate

APLICACIÓN DEL COLOR E ILUMINACIÓN AL ESCAPARATE

Teniendo en cuenta todo lo que hemos hablado del color en párrafos anteriores vamos a realizar una serie de puntos para saber que debemos tener en cuenta para realizar una buena coordinación entre la iluminación y el color.

Siempre comenzamos buscando un tema, ya puede ser por motivo de Navidad o San Valentín, o cualquiera, para así tener una idea general o por donde podamos empezar. Porque si elegimos por ejemplo, San Valentín vemos que un color por referencia es el rojo, rosa y elementos referidos a la pareja, al amor o referido a lo íntimo. En el caso de la Navidad los colores deben ser muy variados y alegres, junto con la iluminación más protagonista que en otras fechas.

Hay que tener en cuenta no solo el color que elijamos, ya que al combinarlo con la luz puede dar diferentes efectos, no solo en los productos o mobiliario expuestos sino también a la simbología.
Tenemos muchísima variedad de foco, luces o lámparas a utilizar para iluminar el escaparate, siempre pudiendo ser combinadas: Así la idea que tenemos con los recursos que nos ofrece el mercado, como por ejemplo, en la siguiente imagen, donde han rehusado de la ornamentación y la han centrado en la forma e iluminación colocada en primer lugar junto al cristal, cobrando una gran fuerza simbólica. Ya que situándola tan cerca del espectador, hay una venta más de la idea o significado. Pero sin dejar de introducir el producto a la venta.

VALORACIÓN DE UN ESCAPARATE

Para analizar un escaparate y sacar una valoración es necesario tener en cuenta una serie de aspectos. Analizar un escaparate no es de gran ayuda tanto para hacer correctamente y llegar a nuevas ideas y proyectos a realizar.

Limpieza

Antes de proceder al montaje de un escaparate, lo primero es desmontar totalmente el escaparate anterior, vaciar el recinto y limpiarlo a fondo, retirando todos los elementos de sujeción que se hayan podido quedar en las paredes, fondos y suelo, tales como alfileres clavados, grapas o chinchetas. Del mismo modo, si se ha utilizado hilo de nylon para la sujeción de elementos al techo u otro sitio, no se puede olvidar quitarlos para evitar un efecto totalmente antiestético.

Hablando de limpieza, un elemento de gran importancia es la luna o vidriera: no pueden quedar huellas, restos de adhesivos u otros elementos del escaparate anterior en ella.
No solo refiriéndonos, por supuesto siendo igual de importante, a la limpieza física del escaparate, como puede ser el polvo, el propio cristal del escaparate, hay un tipo de limpieza que es igual de perceptible, se trata de cuidar las formas, utilizar colores que no den una imagen visual muy distorsionada y los propios elementos utilizados en su composición, expresando, estos una idea clara.

Entonces tenemos por un lado, la limpieza física y la simbólica. Nosotros nos centraremos en lo simbólico.

1. Donde se trata de que dentro de nuestra idea o composición, haya una claridad y que sea un mensaje directo de entendimiento de concepto, ya sea las rebajas, que ha llegado la temporada de verano, invierno, etc.

2. Dentro del conjunto, debe haber una limpieza de formas, color y composición, donde no haya saturación. Se trata de llegar de forma directa y clara, pero potenciando la técnica y el medio, que en nuestro caso sería el escaparatismo.

Siempre hay que aportar nuevas ideas, aun pareciendo argumentos sueltos, si realizamos un trabajo mecanizado y estudiado, se pueden desarrollar sin ningún problema.
Muestra una idea clara, con pureza tanto de simbología como en formas y materiales. Incluso utiliza el juego del claroscuro, con un juego de luces y sombras.

Como conclusión, hay que trata de no saturar demasiado, sino utilizando elementos esenciales para una limpieza formal y significativa.

Iluminación

En toda fuente de iluminación hay ventajas y desventajas. Más puntualmente en este caso donde analizaremos, como la iluminación es un elemento también a cuidar en cuanto a saturación o sencillez.
Tenemos un escaparate para cada temática o negocio, donde por ejemplo, en las carnicerías, pastelerías etc., es vital para enseñar el producto pero a su vez muy perjudicial, porque en menor o mayor medida desprenden calor que estropea el producto.

También se puede dar el caso, de que la iluminación sea puramente funcional, para que se vea con claridad lo expuesto, pero aun así es necesario utilizarla en su justa medida.
Como ya tenemos elegido el estilo con el que queremos representar nuestro escaparate, debemos poner un sistema de iluminación acorde en cuestión de si queremos luces más o menos duras, el tipo de sombras y colores de las luces.

Y como también hemos decidido los elementos a introducir en la escena, debemos saber cuántos grupos de elementos, el tamaño de los mismos y el recorrido visual aproximado que queremos realizar. De esta manera, sabremos de una forma aproximada los espacios libres que nos quedan, los pesos visuales de cada elemento o grupo y así saber qué enfatizar con la luz.

De la luz hay que tener en cuenta:

1) Que no produzca variaciones de color en nuestras prendas, a no ser que sea un efecto buscado para la escenificación.
2) Que esté oculta. No es estéticamente agradable ver todo el entramado de artilugios eléctricos.
3) Que no provoque ningún tipo de deslumbramiento al observador.
4) Que acentúe los elementos que queramos resaltar.
5) Que no estropee los productos expuestos.

Colocación

La colocación en el caso de ésta, principalmente lo que hay que procurar siempre, es que el producto estando en la posición que este puede apreciarse con claridad, y el cliente pueda verlo en su estado, sin ningún tipo de aditivo que altere su imagen o la distorsione. Se puede realizar posiciones adaptando el producto y los elementos integrados en diferentes posturas, formas, colores, textura o incluso utilizando la idea materializada en el producto, camuflando un poco este, pero siempre sin olvidar, que debe ser visto por el cliente tal y como es, sin engaños.

Rotación

La rotación, puede darse en los mismos elementos del escaparate como en las composiciones del conjunto de cambio de temporada. Es un concepto utilizado refiriéndose a varios elementos y situaciones. E incluso sirve para definir la reutilización de material de anteriores temporadas.

Precios

Los precios, comentado antes en el apartado de la cartelería debe, sobre todo cumplir unos aspectos funcionales que son imprescindibles para un buen escaparate. Hay que saber cuál es el formato adecuado para cada tipo de producto, el tamaño o el tipo de diseño de soporte.

Tenemos que decidir el color, la forma numérica y la tipografía de letra. Estos detalles no deben faltar ya que son los que realmente cuentan. Si va dirigido a personas mayores, es más que evidente que deben ser números y una tipografía de gran magnitud, junto con un color que permita una visibilidad buena, en cuanto a niños bastante parecido, ya que las veces que se va con mayor prisa, para este tipo de gente es bastante incomodo tener que ir preguntando el precio de los productos, así agilizaremos el trabajo y harán un a compra directa.

En cuanto a la gente joven, debe ser de tamaño normal, pero se suele, en el escaparate mostrar los precios juntos, de manera que si le gusta el conjunto este pueda calcular cual sería la cantidad de dinero que se gastaría al comprarse el conjunto que le ha gustado, el número de productos que le han agradado, también es una manera de agilizar el trabajo y las compras de productos.

Promociones

Las promociones deben ser expresadas con mayor claridad todavía, ya que son una oportunidad para vender en un porcentaje mayor.
Las promociones pueden ser también permanentes, pero en ese caso hay mantener que estas, se adecuen siempre que haya un cambio, que no estorben, y que se integren perfectamente con el resto, ya vaya rotando o cambiando.

Hay que aprovechar las promociones, para así también saber ir mejorando en los cambios y utilizándolos para practicar los puntos que estamos explicando. Pero se deben cuidar mucho, ya que una confusión de cara al público, por mínima que sea queda mal, y eso es perder clientela, y se puede incrementar más en un negocio donde la mayoría de la gente que entra se conoce y puede provocar una mala publicidad.

Información

Un contenido que todos estos apartados están representando es la información del producto, Esta es la que representa en primer lugar al producto, ya que es lo que nos aporta todos estos elementos en primer lugar. Debe ser manejada con mucho cuidado, y saber también utilizarla para que muestre exactamente lo que nos proporciona un resultado eficaz.
Siendo información todo aquello que percibe el cliente, no solo el producto en sí, sino también los colores, la posición, el conjunto, el tema elegido, la limpieza(tanto física como simbólica, etc. ) según tratemos estos aspectos la información nos podrá beneficiar o perjudicar. Lo que envuelve todo esto, es la ambientación, donde lo mostrado anteriormente, jugando el papel importante en el conjunto.

Ambientación

Para que un escaparate cumpla con su objetivo de atraer clientes necesita, junto a la mera exhibición de productos, una presentación original y creativa de éstos. Esto se consigue, entre otras cosas, mediante la ambientación.

La ambientación enriquece el producto y la forma de ser percibido éste por el espectador, aunque nunca hay que olvidar que es complementaria: debe participar en el escaparate, pero sin anular o relegar a un segundo plano el artículo que se vende. Por eso, hay que calcular bien el número y la cantidad de artículos complementarios, ya que no se trata de sobrecargar el escaparate, pero tampoco de dejarlo semivacío. Ni insulso ni ostentoso y, sobre todo, capaz de hacer llegar su mensaje a la mayor cantidad de público posible.

Todo puede servir para ambientar un escaparate, siempre que forme parte del mensaje que se quiere transmitir. Desde elementos de ambientación provenientes de distribuidores especializados en la decoración de escaparates hasta otros obtenidos en mercadillos, pasando por los creados artesanalmente o los naturales, como el musgo, las piedras, la arena…

En cualquier caso, los elementos de ambientación más frecuentes son:

Maniquíes, bustos exhibidores y soportes.
Elementos que sugieren movimiento, como las plataformas giratorias.
Elementos fijos (espejos, cuadros, etc.).
Elementos vivos (flores, plantas, etc.).
Elementos que intervienen en la animación del escaparate (módulos, carteles, etc.).

 

 

Vea nuestro Máster en Imagen y Moda.